Now Reading
Caso Bryan Carmody, un ataque a la primera enmienda

Estimado Fiscal de Distrito, Gascón y procurador general Becerra:

El Club de Prensa de San Francisco, una organización de reporteros, editores, productores, fotógrafos y otros profesionales de los medios de comunicación, se opone enérgicamente a la redada a la casa y oficina del periodista independiente Bryan Carmody ocurrida en esta ciudad el 10 de mayo.

Carmody, un profesional independiente que ha vendido historias a los medios de comunicación durante muchos años, llegó a poseer un informe del Departamento de Policía de San Francisco sobre la muerte del Defensor Público Jeff Adachi en febrero. Usando dicho informe, vendió historias a tres medios de noticias.

La policía acudió su casa el 11 de abril y, según su abogado, le pidió repetidamente identificara la fuente que lo había informado. Se negó respetuosamente a revelar su fuente, ya que tiene derecho en virtud de la Ley del Escudo de California consagrada en el Artículo I, Sección 2 (b) de la Constitución de California y la Sección 1070 del Código de Evidencia.

El 10 de mayo, la policía usó un martillo para irrumpir en su casa. Durante la búsqueda, Carmody fue esposado durante seis horas sin imputársele cargo alguno. Mientras revolvían documentos personales, la policía descubrió que Carmody tenía una oficina en otro lugar y fue allí para continuar su redada.

La policía ha afirmado que los registros del hogar y la oficina de Carmody se realizaron con las órdenes de Hobbs obtenidas de los jueces. Pero dada la Ley de Escudos y la Sección 1070 del Código de Evidencia, es difícil ver cómo podría justificarse una orden en este caso.

También resulta curioso que la policía no haya consultado con la oficina del Fiscal del Distrito antes de obtener estas órdenes, ya que es una práctica típica. Posiblemente un fiscal de distrito adjunto se habría opuesto a las órdenes debido a las disposiciones de la Ley del Escudo que se aplican a Carmody.

Si la policía argumentó en las órdenes la existencia de una excepción de ‘exigencia’ en este caso, es difícil ver su justificación. Las historias que citan el informe policial sobre la muerte de Adachi se transmitieron en febrero y la primera visita de los inspectores de la policía a la casa de Carmody ocurrió el 11 de abril. Transcurrió un mes entre esa visita y la redada. Durante ese periodo, la policía tuvo tiempo suficiente para ir a un tribunal y solicitar una citación, lo que habría permitido a Carmody comparecer en una audiencia en la que se podría realizar la prueba de equilibrio descrita en la Ley del Escudo.

En cambio, la policía pasó por alto la ley y allanó su hogar y oficina, confiscando una docena de cuadernos, documentos y más de una docena de computadoras portátiles y teléfonos celulares, según su abogado.

El Club de Prensa solicita lo siguiente:

1. Una investigación completa sobre las circunstancias que rodearon la redada de la casa y la oficina de Carmody.

2. La anulación de los dos órdenes.

3. La devolución de todos los materiales tomados por la policía en estas búsquedas.

4. Una orden para que la policía no lea ni copie ninguno de los materiales que fueron incautados.

5. Capacitación para los oficiales involucrados en esta búsqueda sobre la Ley del Escudo y los estatutos relacionados que protegen los derechos de los periodistas.

6. El fin de cualquier intento de forzar a Carmody a revelar su fuente confidencial.

Nos damos cuenta de que muchos de los puestos de liderazgo en San Francisco están avergonzados y enojados de que las circunstancias que rodearon la muerte de Adachi hayan sido divulgadas públicamente. Pero eso no justifica asaltar la casa de un reportero, confiscar sus documentos y equipos, ni esposarlo durante seis horas. La Ley del Escudo existe para proteger a los periodistas de búsquedas como las ocurridas el 10 de mayo. Como lo publicó el San Francisco Chronicle en un editorial el 14 de mayo: “Un ataque de este tipo contra un periodista debe considerarse un ataque intolerable al periodismo en sí”.

Gracias de antemano por su respuesta a esta carta.

Sinceramente,

La Junta Directiva del Club de

Prensa de San Francisco

Jim Kirkland, presidente

Antonia Ehlers, vicepresidenta

Dan Brown, secretario

Dave Price, tesorero

Directores:

Margaret Baum, Edrie Blackwelder, Juan Gonzales, Jim Henderson, Jane Northrop, Bill Parks, Ed Remitz y Alexis Terrazas

Story by: San Francisco Press Club