Now Reading
El asesinato de activista negra y LGBT en Río no callará la voz de la favela
Marielle Franco en agosto de 2016. Foto: Mídia NINJA/Flickr

A menos de un mes del asesinato de la política y activista brasileña Marielle Franco, la pregunta que permanece en la mente de los brasileños y de todo el mundo es: “¿Quién mató a ella y a su conductor Anderson Gomes?”

La inteligencia de la policía brasileña aún no ha resuelto el caso, pero ya se han revelado algunas pistas: los sospechosos en dos autos de color plateado siguieron a Marielle hasta donde estaba programado que su último evento, en apoyo de las mujeres negras, tuviera lugar. Igualdad para LGBT, negros y otras minorías étnicas fueron causas por las que Marielle siempre había luchado.

Como negro brasileño y periodista que vivió allí durante 23 años, sé y entiendo lo difícil que es para los negros llegar a posiciones de gran prominencia en Brasil. Tenga en cuenta que Marielle fue la única mujer negra entre los 51 concejales electos en la Cámara Municipal de Río de Janeiro.

Marielle era la voz de la favela, la voz de los sin voz, los que sufren de pobreza, los maltratados por policías corruptos y que enfrentan muchas injusticias sociales todos los días.

No era solo otra concejala, era una mujer, era producto de la favela, donde ocurren innumerables muertes de inocentes víctimas negras debido al maltrato por parte de las autoridades policiales, que siempre ven al barrio pobre negro como un objetivo en sus operaciones.

Marielle demostró que estaba preparada para las consecuencias de su papel como concejala en el seguimiento de la brutalidad de la policía militar en Río de Janeiro y, poco antes de su muerte, incluso destacó las atrocidades cometidas por la policía militar contra los habitantes de la favela de Acari. No sin razón, Marielle siempre se mostró a favor de la desmilitarización de la policía, lo que de ninguna manera significa que ella apoyó a los bandidos. Nadie en su sano juicio quiere ver a los criminales impunes viviendo libremente entre la gente.

Tener a alguien como Marielle luchando valientemente por la supervivencia de los pobres es un soplo de esperanza que nos muestra que a través de mucho esfuerzo, lucha y dedicación, es posible enfrentar y superar las barreras que siempre nos han impuesto a los negros y los pobres.

Ella fue nuestra representante contra el racismo y contra el genocidio negro en Brasil.

De todos los homicidios en Brasil, el 71 por ciento de las víctimas son negras. Nunca tuvimos políticas públicas claras y efectivas para luchar y enfrentar el racismo en Brasil. Brasil fue el último país de América en abolir la esclavitud. Eso fue hace más de un siglo y aún nuestra población negra permanece en esta situación vulnerable.

¿Quién estaba interesado en la muerte de un activista? Ciertamente aquellos que no desean ver el crecimiento y crecimiento de nuestra gente negra, aquellos que prefieren vernos a su merced. Aquellos que están acostumbrados a estar en la cima y siempre mirando hacia abajo a las minorías. Los policías poderosos y corruptos y la policía militar que no nos permiten tomar caminos diferentes a los que siempre hemos conocido.

Por estas y otras razones, la vida de Marielle fue y seguirá siendo una inspiración para muchos de nosotros, la inspiración para no guardar silencio ante tal opresión. Y si sus asesinos pensaron que nos silenciarían con su muerte, están equivocados. Por el contrario, su muerte nos ha dado un nuevo aliento. Mucha esperanza está naciendo en cada rincón de este país, con nuevas Marielles dispuestas a ponerse de pie y nunca ser intimidadas por los desafíos que puedan enfrentar.

¡Marielle presente, ahora y siempre!

Story by: Eduardo da Silva