Now Reading
Brasil se dirige hacia el fascismo con la elección de Bolsonaro

Brasil se dirige hacia el fascismo con la elección de Bolsonaro

Ilustración: Renata Nolasco

Después de meses de noticias falsas y de una retórica sexista, homofóbica y racista, Brasil eligió como próximo presidente al extremista y derechista Jair Messias Bolsonaro.

Bolsonaro, quien fuera víctima de un atentado en septiembre, se convirtió el 28 de octubre en el favorito para ganar la presidencia, y obtuvo casi 58 millones de votos en la ronda final, derrotando al candidato de izquierda Fernando Haddad (por el  Partido de los Trabajadores).

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Conocido por su estilo polarizador y su retórica altamente controvertida, el ascenso de Bolsonaro se ha comparado con el de Donald Trump. Él es conocido por sus posiciones radicales contra los homosexuales, los negros, las mujeres y por su oposición a las políticas básicas de derechos humanos.

Aunque Bolsonaro ha estado en el congreso durante décadas, sus opiniones extremas lo mantuvieron al margen de la política brasileña. Su reciente aceptación general ha sido muy influenciada por la proliferación de noticias falsas en las redes sociales. Estas historias falsas han llegado a una gran parte de la población, y se ha preguntado mucho sobre qué pueden hacer el gobierno federal o las plataformas digitales para evitar que esta información engañosa llegue al público.

Según el periódico Folha de São Paulo, las empresas están comprando ilegalmente paquetes de publicidad masiva que critican al Partido de los Trabajadores (el partido de Haddad) a través de WhatsApp. Esta práctica ha ayudado a difundir varias noticias falsas a favor de Bolsonaro, ya que muchas personas que usan la aplicación no comprueban la legitimidad y precisión de las historias que se comparten.

advertisment

Las compañías que apoyan a Bolsonaro compran un servicio llamado ‘disparos en masa’, que utiliza la base de usuarios del candidato determinada por las agencias de estrategia digital. Este tipo de práctica es actualmente ilegal bajo la ley electoral brasileña.

Andre Manzoni, que es brasileño y vive en Daly City, sabe todo esto muy bien.

“Puedo decirle esto porque mi padre, cada vez que ve un post sobre el PT [Partido de los Trabajadores], me lo envía de inmediato sin verificar si es verdad o no”, explicó Manzoni. “Todo el día él sigue haciendo eso. Es increíble”.

Cartel en el que se lee ‘#EleNão’ o ‘#ÉlNo’, de la artista brasileña Flavia Gonzalez.

Beatriz Escobar, una artista brasileña que vive en Berkeley y que está directamente involucrada con el movimiento llamado #EleNão (#NotHim), dijo que las plataformas de medios sociales deben ser mejores para luchar contra las noticias falsas.

Seis de diez partidarios de Bolsonaro dicen que su primera fuente de noticias proviene de plataformas como Facebook, Instagram y WhatsApp, y muchas de estas plataformas están lanzando noticias falsas que denuncian a los opositores de Bolsonaro, historias financiadas por compañías y grupos que lo apoyan.

“Durante la marcha #EleNão, nosotros, los brasileños que vivimos aquí en el Área de la Bahía, pedimos a Facebook que responda y detenga las falsas noticias que se están difundiendo”, dijo. “Parece que Facebook no está haciendo nada serio al respecto. El impacto negativo de esas noticias falsas en Brasil es enorme y puede entregar la elección a Bolsonaro… estamos muy preocupados por todo esto”.

Cartel en el que se lee ‘#EleNão’ o ‘#ÉlNo’, de la artista brasileña Flavia Gonzalez.

Si bien Bolsonaro ha sido comparado frecuentemente con Trump, muchos creen que se parece más a los autoritarios de derecha como el presidente turco Recep Tayyip Erdogan; citan sus elogios a Augusto Pinochet y el uso de la tortura por parte de los líderes de la era dictadora de Brasil. El The New Yorker ha comparado a Bolsonaro con el dictador filipino Rodrigo Duterte.

See Also

En 2003, en una confrontación con Maria do Rosário, quien era la coordinadora del Frente Parlamentario en Defensa de los Derechos de los Niños en la Cámara de Diputados, Rosário llamó a Bolsonaro un violador, a lo que respondió: “No te violaré porque No vales la pena. Eres demasiado fea”. Bolsonaro también es abiertamente homofóbico. En una entrevista de 2013 con el periodista británico Stephen Fry, Bolsonaro dijo que “… ningún padre se enorgullecería de tener un hijo gay”. En otra entrevista, dijo: “Yo sería incapaz de amar a un hijo gay”.

Fry dijo que su entrevista con Bolsonaro era “una de las confrontaciones más escalofriantes que he tenido con un ser humano”. En Brasil, cada 36 horas, un miembro de la comunidad LGBTQ es víctima de un crimen de odio, según el grupo más antiguo y grande de defensa de los derechos de los homosexuales de Brasil, Grupo Gay da Bahia. Pero Bolsonaro ha descartado esta violencia, alegando no existir razón para preocuparse por la homofobia en Brasil, porque la mayoría de los delitos cometidos contra miembros de la comunidad LGBTQ se producen debido al uso excesivo de drogas.

Entonces, ¿cómo eligieron los brasileños a un intolerante extremista, homofóbico y franco como Bolsonaro? No es solo por las noticias falsas. Después de 13 años de gobierno de izquierda e innumerables casos de corrupción que culminaron con el arresto del ex presidente Lula da Silva por cargos de lavado de dinero y sobornos, muchos brasileños se sintieron indignados por la falta de representación y el aumento de la violencia. En Bolsonaro, finalmente vieron a un político capaz de expresar los deseos de la población.

Según Marcio Santos, de 37 años de edad, de Sao Paulo, no hay más espacio para el gobierno de izquierda en Brasil: “Ya no puedo soportar al [Partido de los Trabajadores] y sus líderes corruptos que roban nuestro dinero y nuestro futuro. Mire nuestra situación, tenemos un promedio de 62 mil homicidios por año y Bolsonaro dice que luchará contra el crimen como ningún otro presidente en la historia, incluida la reducción de la edad de criminalidad, por lo que mi voto está con él”.

No todos los brasileños quieren lo que Bolsonaro promete. Muchos, como Eduardo Teixeira, un maestro de 38 años de Río de Janeiro, advierten que un gobierno dirigido por Bolsonaro traerá un daño irreparable a Brasil a largo plazo.

“Lo que los ricos no se dan cuenta es que en un gobierno autoritario, esto es lo que representa Bolsonaro”, dijo Teixeira. “Su arbitrariedad y sus excesos, dando libertad a la policía para matar sin ningún tipo de investigación, afectará no solo a los pobres de la favela, sino a toda la clase media alta. Veo un futuro sombrío para nuestro país”.

Story by: Eduardo da Silva

El Tecolote is 51 years strong this month!

X