Anuncios

Si los puertorriqueños son americanos, ¿por qué nuestro gobierno no proporciona el mismo nivel de ayuda a nuestros hermanos y hermanas puertorriqueñas?

Por curiosidad, empecé a investigar la historia de la implicación de los EEUU en Puerto Rico y me quedó claro que los puertorriqueños son ciudadanos de segunda clase. Según los estudios, si estuviera en una habitación con diez adultos estadounidenses, sólo cinco de ellos sabrían que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses. Ese número disminuye cuanto más jóvenes son las personas. 

Esta estadística me recordó una vez cuando mi mamá, poco después del huracán María, consultó a un abogado sobre un asunto familiar sólo para descubrir que el abogado pensaba que mi tía, residente de Puerto Rico, no era ciudadana por el hecho de ser puertorriqueña —mi mamá despidió al abogado. Me sorprendió que alguien que estudió derecho y se supone que entiende la constitución y las leyes de nuestro país no supiera algo tan básico. La realidad es que no aprendemos la historia de Puerto Rico, sino que nuestro gobierno ha participado activamente en tratar de erradicarla.

Puerto Rico pasó a formar parte de los EEUU en 1898, cuando España le cedió Puerto Rico, Guam (otro territorio estadounidense), Filipinas y Cuba en el Tratado de París. Durante sus primeros 50 años de ocupación, Puerto Rico fue una colonia clásica, caracterizada por la explotación de sus recursos naturales, concretamente del azúcar. En los 60 años siguientes se produjo una rápida industrialización de la isla, con mano de obra cada vez más barata y exenciones fiscales, luego la isla se militarizó.  

La escuela comienza, por Louis Dalrymple, en Puck Magazine, 25 de enero de 1899. Cortesía: Keppler & Schwarzmann

Recientemente, a principios de la década de los 2000, los empleos manufactureros abandonaron la isla y se recurrió a préstamos del gobierno para mantenerse a flote. Los servicios gubernamentales fueron desmantelados o privatizados, y las clases profesionales emigraron de la isla, dejando a muchos puertorriqueños sin acceso a médicos ni otros profesionistas que antes vivían allí. Con el tiempo, el Congreso se convirtió en el gobernante directo de los asuntos de la isla. Esto ha dejado a Puerto Rico dependiendo de los EEUU y nuestro gobierno les ha fallado continuamente.

En 2015, dos años antes del huracán María, Puerto Rico dejó de pagar una deuda de 72 mil millones de dólares, la mayor quiebra de un gobierno local en la historia de los EEUU. Esto se debió en gran medida a las exenciones fiscales que se establecieron para atraer empresas estadounidenses a la isla. Con el tiempo, estas empresas huyeron en busca de mano de obra más barata. Las corporaciones que fabricaban productos químicos, electrónicos, equipos científicos y farmacéuticos se quedaron, encontrando lagunas fiscales que les permitían privar a Puerto Rico de una importante base impositiva y explotar aún más la isla. 

En los años setenta, Puerto Rico tenía uno de los niveles de productividad más altos del mundo y representaba el 40% de todos los beneficios estadounidenses en América Latina. Hoy, Puerto Rico es uno de los lugares más pobres del continente.

Puerto Rico no sólo es el más pobre de todos los estados de EEUU —el 45% de sus residentes viven por debajo del umbral de pobreza— sino que los puertorriqueños también pagan más por los bienes: pagan un 25% más que los residentes en el continente por los bienes importados debido a los mayores costes de transporte. Esto se debe en parte a la Ley Jones, que exige que todas las mercancías enviadas a Puerto Rico se hagan únicamente en barcos fabricados en los EEUU, con tripulación estadounidense y procedentes de puertos estadounidenses. Debido a esta oscura ley destinada a proteger su transporte marítimo, a menudo se duplican y triplican los costes de las mercancías. La Ley Jones también provocó una pérdida de entre el 10% y el 20% de la ayuda tras el huracán María, porque sólo los barcos que cumplían con ella podían entregar mercancías en la isla. 

El acceso a la justicia también es un problema: mientras que los tribunales locales funcionan en español, el inglés es el idioma obligatorio para los tribunales federales. Esto significa que sólo los que hablan inglés pueden formar parte de los jurados federales. Los costes son más elevados en esos tribunales, ya que todos los documentos deben traducirse al inglés. Todas las apelaciones federales en Puerto Rico se tramitan en Boston, lo que dificulta aún más las cosas a los litigantes.

Nuestros tribunales también ven a los puertorriqueños como ciudadanos de segunda clase. Recientemente, el Tribunal Supremo dictaminó que los residentes de Puerto Rico y otros territorios de los EEUU no pueden recibir la Seguridad de Ingreso Suplementario si viven en la isla, pero sí si viven en los 50 estados, negando a los puertorriqueños 1.800 millones de dólares en dinero federal muy necesario.  

Aunque Puerto Rico no puede compartir algunos de los beneficios que reciben los residentes en el continente, soporta una carga desigual en lo que respecta al ejército. En un momento dado, el 14% del territorio de la isla estaba ocupado por el ejército estadounidense. Esta situación cambió recientemente, tras décadas de protestas por su exposición a los peligrosos productos químicos dejados por el ejército. Los puertorriqueños también han representado al país de forma desigual en las guerras, sufriendo el segundo mayor número de bajas en Corea (después de Hawai). Es importante señalar que los puertorriqueños no tienen voto en el Congreso ni voz en la declaración de ninguna de estas guerras.

Tampoco sus residentes tienen voto en asuntos federales si viven en la isla. No es el caso de los puertorriqueños que viven en el país. Me sorprendió saber que la primera vez que mis primos puertorriqueños pudieron votar en unas elecciones federales fue cuando se trasladaron al país para ir a la universidad.

Los puertorriqueños también han servido como conejillos de indias de nuestra nación. En la década de 1950, se probaron píldoras anticonceptivas recién desarrolladas en mujeres puertorriqueñas, a las que se obligó a la esterilización forzosa. El resultado fue la esterilización de un tercio de las mujeres puertorriqueñas. Los EEUU también intentó erradicar el idioma español, así como su herencia puertorriqueña, en la isla en un experimento educativo de varios años que fracasó estrepitosamente. En señal de rechazo a estas medidas, surgieron movimientos para abrazar la herencia y la cultura puertorriqueñas, que persisten hoy en día. 

Los puertorriqueños seguirán siendo ciudadanos de segunda clase a menos que algo cambie. Aunque no existe una solución perfecta al daño irreversible cometido, hay algunas opciones para el futuro de la isla.

La estadidad es una opción, aunque poco probable, ya que contar con una mayoría del Congreso que vote a favor de convertir la isla hispanohablante es improbable en el clima político actual. Otra opción es la independencia, que también es compleja, ya que algunos puertorriqueños quieren conservar su ciudadanía estadounidense. El país también ha perjudicado a la isla de tal manera que la independencia de Puerto Rico significaría un colapso económico total, ya que esta depende en gran medida de los EEUU. 

La solución más probable es que Puerto Rico se convierta en una república asociada, con un acuerdo de 25 años. Esto le permitiría ser una nación distinta con derecho a «soberanía y autogobierno». Garantizaría que ambos, los EEUU y Puerto Rico mantengan una «relación estrecha y mutuamente beneficiosa en una asociación voluntaria. Esto permitiría a la isla dirigir sus propios asuntos internacionales, daría la doble ciudadanía estadounidense y puertorriqueña a los nacidos en ella, proporcionaría un mercado común entre ambas naciones, permitiría a Puerto Rico negociar la presencia militar estadounidense en la isla, daría a Puerto Rico la capacidad de crear incentivos a la inversión extranjera en sustitución de las exenciones fiscales y revocaría el monopolio marítimo de la navegación puertorriqueña.

Hoy, más de la mitad de los puertorriqueños viven y trabajan en el continente. Los puertorriqueños son estadounidenses y tenemos la responsabilidad de cuidar de la isla y de nuestros ciudadanos. Puerto Rico ha sido el proyecto colonial de los EEUU durante 124 años. Es hora de que les permitamos decidir su destino y cumplir nuestra promesa a todos los ciudadanos: vida, libertad y búsqueda de la felicidad.

La primera parte de este comentario se publicó en nuestro número del 23 de marzo de 2023. 

Galicia Stack Lozano cursa el primer año de secundaria en San Francisco. Es de madre puertorriqueña y padre irlandés.