Anuncios

Cada 10 años, la Oficina del Censo de los EEUU debe contar a todas las personas que viven en el país. Los datos obtenidos de él, se utilizan para determinar las asignaciones de recursos para una amplia variedad de programas gubernamentales, así como la representación política en el Congreso y otros niveles de gobierno. Durante estos tiempos sin precedentes, es absolutamente fundamental que todos completen las nueve preguntas del Censo.

Por cada persona no contada, California perderá $1,000 al año en fondos federales durante los próximos 10 años, de igual manera, perdería escaños en el Congreso. Dado el impacto desproporcionado de la pandemia entre la comunidad Latinx, que representa el 60 por ciento de los casos de COVID-19 en este estado, la necesidad de recursos críticos para esa comunidad, en términos de atención médica, asistencia alimentaria, vivienda asequible y otros más, es imperativa.

Siempre ha sido un desafío garantizar que el censo incluya a todos. Históricamente, las minorías raciales y étnicas, los que no hablan inglés, los inmigrantes y las personas mayores han sido subestimadas ni han recibido una parte justa de los recursos. En 2010, mientras me desempeñaba como presidente de la Junta de Supervisores de San Francisco, esta ciudad invirtió fondos locales para concentrarse en nuestras poblaciones ‘difíciles de contar’, y fuimos el único condado en el estado que evitó una caída en esos números. Como miembro del Comité de Presupuesto de la Asamblea, luché junto con mis colegas latinos para incluir $187 millones en nuestro presupuesto estatal para actividades de divulgación y educación relacionadas con el Censo 2020, particularmente para nuestras comunidades inmigrantes.

Como parte de su guerra contra los inmigrantes, Donald Trump ha hecho todo lo posible para desalentar la participación de las comunidades de inmigrantes en el Censo, pero estamos contraatacando. Como ex abogado de derechos de inmigrantes, nunca esperé convertirme en demandante contra un presidente de los EEUU, pero eso ha sucedido dos veces. En 2018, me uní a una demanda para bloquear exitosamente el intento de Trump de agregar una pregunta sobre ciudadanía en el actual Censo. Este verano, me convertí en demandante para impugnar la decisión de Trump de acortar el plazo del conteo del censo y excluir de él a los inmigrantes indocumentados.

Assemblymember David Chiu

Mientras el presidente intenta infundir temor entre los inmigrantes, debemos hacerles saber a nuestras comunidades que las respuestas del Censo son confidenciales y no se comparten con ninguna agencia gubernamental. La información contenida está protegida por el Título 13 del Código de los EEUU, y la divulgación o publicación de cualquier información privada se castiga con una multa de $250 mil, cinco años en una prisión federal o ambos. La información confidencial sobre los ingresos, la afiliación política, la religión y el estado de ciudadanía de una persona no se incluye en el cuestionario del censo.

En su último intento de subestimar a las comunidades de color e inmigrantes, la administración Trump acortó el plazo para completar el censo, que ahora debe completarse antes del 30 de septiembre, solo dentro de unas semanas. Únase a nuestros esfuerzos para asegurarnos de que nuestras comunidades cuenten y nuestras voces se escuchen. Puede completarlo en el momento que un trabajador del censo llegue a tocar a su puerta, pero la forma más fácil de completarlo es por internet o por teléfono. Puede completar el censo en My2020Census.gov o llamando al 844-330-2020 (en inglés) o al 844-468-2020 (en español).