Anuncios

Con la misión de mejorar la salud de la comunidad latina, Milagros de México proporciona los productos y recursos esenciales para un estilo de vida más saludable. 

«Comenzamos Milagros de México hace 12 años, realmente con la pasión de ayudar a los latinos a navegar con su viaje de salud aquí en los EEUU y ayudarles con muchas de las condiciones crónicas que tienen», dijo a El Tecolote Mauricio Simbeck, su director ejecutivo. “Vi esa necesidad,  la Misión y Fruitvale son puntos de entrada para muchos de estos inmigrantes ya sean de México o de Centroamérica».

Viniendo él mismo de México, sabe que los hábitos alimenticios saludables pueden ser un reto para muchos, especialmente para la clase trabajadora y que no tiene acceso a opciones más saludables: «Muchos latinos trabajan muy duro y no tienen tiempo para volver y cocinar una comida en casa para el almuerzo, tienen todas estas opciones de comida rápida y eso es lo que comen», dijo Simbeck, quien suele recomendar a los trabajadores que se lleven comida de casa y que tomen menos bebidas azucaradas.

«Tenemos que asegurarnos de que somos disciplinados porque a medida que envejecemos, es muy fácil para nosotros aumentar de peso y a medida que aumentamos de peso, ahí es donde la pre diabetes, la diabetes y la obesidad viene con otros problemas o condiciones de salud que tiene un peaje en nuestro corazón y las articulaciones».

Milagros de México empezó en la zona de la bahía con cinco establecimientos diferentes, uno en Los Ángeles y dos en Houston (Texas). 

Esta cadena de tiendas en la industria de la salud tiene previsto seguir expandiéndose y abrir cinco locales más en la zona de la bahía en los próximos dos años, así como abrir locales en otros estados, como Arizona y Nuevo México.

Mauricio Simbeck, director ejecutivo de Milagros de México.

«Tenemos una clínica médica —Milagros Medical— que es una clínica dentro de nuestra tienda de San Francisco, donde ofrecemos servicios médicos a un precio muy bajo y donde los pacientes también pueden hacer análisis de laboratorio, también pueden obtener recetas», informó Simbeck quien vino de la Ciudad de México a los EEUU, asistió a la Harvard Business School y trabajó en una empresa durante seis años antes de crear Milagros De México.

«Recomendé a los jóvenes aspirantes a empresarios a trabajar en una gran empresa, aprender y ver cómo funcionan las empresas, toda la disciplina, el rendimiento, las evaluaciones y todo. Algunas personas no hacen eso, se lo saltan y van directamente a emprender desde el principio, es mejor aprender las cuerdas en una gran empresa [durante] unos años y luego puedes lanzar tu propia empresa y ahorrar todo el dinero que puedas».

Brad White, vicepresidente de operaciones y crecimiento de Milagros de México, ha trabajado junto a Simbeck durante casi un año, pero en tan poco tiempo se ha sentido inspirado por él: «Simbeck] es apasionado y comprometido y se preocupa por su gente. Cree en la misión y entiende los retos de salud a los que se enfrentan los latinos cada día. Me ha educado en la cultura, el idioma y aprendo algo de él cada día». 

A medida que termina la primavera y comienza el verano, esta tienda se centra en las alergias y la gestión del dolor, ayudando a los trabajadores de la construcción y los que trabajan con dolor en las articulaciones y un enfoque durante todo el año en quienes padecen enfermedades crónicas. 

Simbeck planea hacer más ajustes en las tiendas y seguir educando a la generación más joven, ya que es la clave para la salud futura: «Tenemos ayudantes en nuestras tiendas que enseñan a nuestros clientes una vez al mes cómo comer más sano y estamos en proceso de traer algunos nutricionistas a nuestras tiendas. Para los niños pequeños, es importante no comer demasiados alimentos y dulces poco saludables y evitar los azúcares, ya que pueden volverse adictivos».

Milagros de México escucha a sus clientes no sólo para ofrecerles los productos que necesitan, sino para relacionarse con ellos y entenderlos: «Los números te dirán que hay muchos latinos en el Área de la Bahía y cuando miras, por ejemplo en el Distrito Misión, hay muchos latinos de primera generación, ese es nuestro cliente, esa es nuestra base», dijo White. «Si nos fijamos en la segunda y tercera generación de latinos, que están fuera en los suburbios, clientes de Rite Aid y CVS, no confían en los niveles de servicio que Milagros De México ofrece que es realmente capaz de comunicarse con nuestra primera generación de clientes».