advertisment advertisment
Now Reading
Juan Pablo Gutiérrez: vida y legado de este artista y activista gay latino

Juan Pablo Gutiérrez: vida y legado de este artista y activista gay latino

+6
View Gallery

Durante décadas, Juan Pablo Gutiérrez Sánchez vivió bajo el lema “Nuestros muertos no se venden”, que mantuvo firme hasta el día de su muerte.

Gutiérrez, un pionero latino LGBTQ, artista y líder comunitario que estuvo entre los primeros directores abiertamente homosexuales del Centro Cultural de la Misión y encabezó el ritual y la procesión del Día de Muertos de San Francisco durante décadas, murió el 26 de diciembre de 2021 en San Francisco, después de una batalla de dos años contra el síndrome mielodisplásico. Tenía 68 años.

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

De personalidad gregaria, salido del clóset y cuyo ingenio a menudo era tan agudo como sus palabras, Gutiérrez fue un maestro recaudador de fondos que ayudó a establecer programas de educación temprana sobre el SIDA dirigidos específicamente a la comunidad latina de San Francisco a mediados de los ochenta. Como miembro fundador y director del Colectivo Del Rescate Cultural, defendió la procesión ritual del Día de Muertos de San Francisco de la embestida corporativa que buscaba lucrar con esa fiesta precolombina.

“Todo nuestro objetivo ha sido rescatar algo que ha sido muy singular”, dijo Gutiérrez a El Tecolote en 2014. “Estaba allí antes de que llegaran los españoles”.

Nacido en Monterrey, Nuevo León, México, el 3 de agosto de 1953, Gutiérrez llegó a San Francisco en 1982. Ese primer año en la ciudad, fue voluntario en El Tecolote, ayudando a diseñar titulares y formatear columnas, todo a mano.

En 1984, se unió al difunto renombrado poeta Francisco X. Alarcón como miembro del personal de La Revista Literaria, el suplemento literario trimestral de El Tecolote, que incluía de todo, desde reseñas de libros hasta poesía de autores locales, como Juan Felipe Herrera, quien se desempeñó como el vigésimo primer  Poeta Laureado de los EEUU de 2015 a 2017. Además de escribir poesía para La Revista, Gutiérrez también escribió cuentos y tradujo para El Tecolote.

Fue a través de su trabajo en este periódico que motivó a su buena amiga y fotógrafa Linda Wilson a iniciar el archivo fotográfico. “Estoy tan acostumbrada a llamarlo todas las tardes”, dijo Wilson. “Pero creo que sabía que era el momento. Que nos iba a dejar.

advertisment

Según Wilson, Gutiérrez se mudó a San Francisco con el sueño de trabajar junto a Peter Rodríguez, de quien había escuchado que posiblemente era gay. Rodríguez había abierto el Museo Mexicano en San Francisco en 1975.

Después de su voluntariado en El Tecolote, pasó a trabajar en el Centro Cultural de la Misión (MCC) como Director de Desarrollo. Finalmente se convirtió en su director en 1988, lo que lo convirtió en el segundo director abiertamente gay, siendo el primero el difunto Rodrigo Reyes. Mientras estuvo en MCC, Gutiérrez trabajó junto al renombrado artista Michael Roman, así como con el maestro artista gráfico chileno René Castro. Gutiérrez se desempeñó como director de MCC hasta 1992.

Reyes, Alarcón y Gutiérrez, todos hombres latinos homosexuales que abrazaron sus identidades y contribuyeron en gran medida a la rica estructura de la escena teatral, poética, artística y cultural de San Francisco, se reunían habitualmente en la casa de Wilson en la calle Harrison.

“Eran muy abiertos”, dijo Wilson. “Tal vez fue más fácil en San Francisco. Luego, cuando la gente comenzó a contraer el SIDA y a morir, Rodrigo fue el primero en morir… y luego todo cambió”. Reyes murió en enero de 1992.

“En el momento en que salimos, el mayor temor era que alguien se enterara de que teníamos VIH”, dijo Gutiérrez a El Tecolote en 2019. “Porque la gente todavía pensaba que si nos daba la mano se iba a contaminar”.

Antes de que Gutiérrez llegara en 1982, San Francisco tenía una procesión y exhibición de arte del Día de Muertos, organizada por el colectivo en la Galería de la Raza. Durante la exhibición de 1984, Gutiérrez creó un altar destacando la epidemia del SIDA con las palabras “mientras la sociedad da la espalda, morimos por miles y miles y miles”.

Ese llamado a la acción atrajo tanto el apoyo como la reacción violenta de la comunidad de la Misión: “La comunidad latina no estaba lista, pero René Yañez, el curador la exhibición se arriesgó y nos permitió hacer la instalación”, dijo Gutiérrez en The Heart of the Mission, la historia definitiva de Cary Cordova sobre Cultura latina, arte y política en la Misión. “Recibió muchas críticas de varias fuentes que querían eliminarlo de la exhibición, pero decidió mantenerlo en la exhibición después de que una pareja latina se arrodilló llorando frente a la instalación porque su hijo adolescente acababa de morir de SIDA”.

Contrayendo él mismo el virus y siendo testigo de su devastación en la comunidad, Gutiérrez sintió la necesidad de actuar: “No me crucé de brazos y me senté”, dijo en el Podcast Nuestra Cultura de El Tecolote en 2021. A finales de los ochenta, escribió con éxito una subvención de $1 millón para el Instituto Familiar de la Raza. La subvención ayudó a establecer el Proyecto Latino contra el ese virus, que proporcionó materiales educativos en respuesta a la falta de educación y servicios sobre el SIDA para los latinos. Un año después, Gutiérrez escribió con éxito otra subvención de $1 millón para ese instituto, esta vez ayudando a lanzar su proyecto Mano a Mano, un servicio de administración de casos y asesoramiento para latinos contagiados.

See Also

Además de escribir subvenciones, Gutiérrez subastó en The Farm, ahora el sitio del Parque La Raza, recaudando fondos para esfuerzos humanitarios en El Salvador.

Pero su viaje comenzó mucho antes de llegar a San Francisco. Fue su abuela y madrina Sofía en Monterrey quien lo introdujo por primera vez a las artes curativas. Su madrina fue una lectora de cartas que estableció la primera farmacia homeopática en Monterrey. No fue hasta los 8 años, cuando Gutiérrez se mudó a los EEUU con su familia, que vio a un médico de verdad.

“He estado alrededor de los curanderos y las artes curativas desde que era un bebé”, dijo Gutiérrez a El Tecolote en 2014. “No es algo que acabo de aprender. Es algo con lo que nací”.

Su abuela, Antonia Sánchez, nació en Laredo, Texas, pero se mudó a México con su padre y sus hermanos. Abrieron la primera lechería en Monterrey y albergaron caballos para las fuerzas revolucionarias de Pancho Villa.

Mientras era estudiante de primer año en la Universidad de Texas en Austin, comenzó una procesión del Día de Muertos en 1974. Y después de recibir su maestría, pasó a trabajar con el Departamento de Educación. También participó en la fundación del California Consortium for Expansion Arts, que proporcionó fondos para organizaciones sin fines de lucro que sirven a comunidades de color, y durante un tiempo sirvió en la junta directiva de CELLspace en San Francisco.

“Este es un hombre que luchó por vivir. Y este es un hombre que lidió con el dolor, que lidió con problemas físicos todos estos años y, sin embargo, hizo mucho”, dijo Wilson. “Es una de esas personas en la vida que hacen que las cosas sucedan”.

Se está programando tentativamente un memorial en su honor para principios de la primavera de 2022. Honrando sus deseos, Gutiérrez será incinerado y enterrado en la cripta familiar en Monterrey, México.

El Tecolote turns 52 this August!

X