Now Reading
Grupos indígenas unidos rechazan cumbre capitalista sobre cambio climático

[su_carousel source=»media: 38911,38912,38913,38914″ limit=»65″ link=»lightbox» width=»800″ height=»540″ responsive=»no» items=»1″]

La semana pasada, San Francisco fue sede de la Cumbre de Acción Climática Global (GCAS), donde líderes de todo el mundo, incluido el gobernador Jerry Brown, se reunieron del 12 al 14 de septiembre para debatir sobre el cambio climático y las soluciones.

También se realizó la semana pasada, en oposición directa al GCAS, fue la semana de Solidaridad a las Soluciones (Sol2Sol). El evento fue organizado por varias organizaciones comunitarias, incluidas Climate Justice Alliance, Grassroots Global Justice, Indigenous Environmental Network y Right to the City.

Aunque el GCAS afirma ser una oportunidad para encontrar soluciones, los grupos detrás de Sol2Sol argumentan que la cumbre no es más que una oportunidad para que las corporaciones obtengan beneficios de la tierra. Rechazan las ‘soluciones’ que implican prácticas tales como la venta de compensaciones de carbono y la designación de ‘áreas de conservación’ en territorios que ya están protegidos por los pueblos indígenas de la región.

Los grupos de Sol2Sol llevaron a cabo mítines y eventos en varias partes de la ciudad en un intento por hacer escuchar sus inquietudes. A medida que avanzaba la semana de eventos, las tensiones comenzaron a aumentar conforme los manifestantes se volvían más explícitos y directos con sus preocupaciones. La manifestación más audaz se produjo el jueves 13 de septiembre, cuando activistas bloquearon la entrada al Moscone Center, donde se celebraba el GCAS.

Cientos de personas se reunieron con letreros, sillas de picnic y un simbólico ‘campo petrolífero’ con réplicas de grúas de petróleo y bombas extractoras, todo mientras se negaba la entrada al GCAS en las calles Howard y la Tercera.

Entre los asistentes a la demostración se encontraba Marlon Santi, un activista de Ecuador. Santi ayudó a escribir una carta abierta al gobernador Brown, en la que expresaba la preocupación por las soluciones de control del clima basadas en el mercado como el programa Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal que permite a las empresas comprar y vender tierras en las que los activistas creen que no deberían interferir.

“La solución al cambio climático no es comprar y vender créditos de carbono”, dijo Santi, “sino más bien llegar a acuerdos con los gobiernos del sur y del norte que todos necesitamos para reducir nuestras emisiones de carbono”.

Santi agregó que la deforestación de tierras indígenas no debería ser tolerada bajo ninguna circunstancia. Sostiene que, si bien los créditos de carbono pueden parecer una buena idea, cualquier solución que permita a las empresas continuar contaminando y envenenando la tierra es una solución injusta. También señaló cómo estos efectos negativos no son solo un peligro para los bosques de Sudamérica, sino también para nuestros propios patios traseros, en áreas como Richmond, donde las compañías petroleras tienen refinerías que están poniendo en riesgo la salud de los residentes.

Elijah Oaks, un nativo de Santa Rosa que también asistió a la manifestación del 13 de septiembre, comparte la desaprobación de Santi sobre los compromisos que el GCAS parecía aceptar.

“Nuestro objetivo es ingresar [al GCAS] y hacer que se escuche nuestra voz”, dijo Oaks, “porque de lo que están hablando es de ‘tope y comercio’, que permite a las empresas y corporaciones negociar la cantidad de contaminación que pueden crear. Realmente no es una solución al cambio climático en absoluto. Queremos mostrarles que nosotros, como comunidades Indígenas Negras y Morenas, tenemos nuestras propias soluciones”.

Kitzia Esteva, una codirectora de derechos comunitarios con Causa Justa, estuvo presente en la manifestación, donde reflexionó sobre su propia migración a los EEUU y cómo ese viaje fue provocado por el racismo ambiental.

“Mi sobrino se enfermó de leucemia en una planta química que estaba en mi comunidad en México”, dijo Esteva. “Era un niño y eso fue lo que nos obligó a migrar, porque no íbamos a poder pagar la quimioterapia en México”.

Una persona que tuvo problemas con los activistas que bloqueaban la entrada al GCAS fue el político y empresario Mike Bloomberg, que fue grabado diciendo: “Aquí tenemos ecologistas que protestan por una conferencia ambiental. Me recuerda a las personas que quieren construir un muro a lo largo de la frontera con México, para alejar a la gente de un país al que vamos de vacaciones. Aquí hay algo loco”.

Esteva, y muchos otros, criticaron la declaración de Bloomberg: “Nos comparó con los seguidores de Trump”, dijo Esteva. “Es completamente ajeno a lo que somos. Es una opción interesante para él, cuando en realidad somos personas de comunidades impactadas por la posible construcción de la frontera, y también me estoy oponiendo”.

Aunque su mensaje podría haberse perdido, Santi destacó la importancia de movimientos como Sol2Sol: “Esta semana ha sido importante para construir la unidad entre los pueblos indígenas del norte y del sur”, dijo Santi. “Y también para elevar la conciencia del liderazgo. Necesitamos paz, necesitamos conciencia social, y necesitamos que todos nosotros protejamos a la madre tierra”.

En el momento en que se escribió este artículo, el gobernador Brown no había emitido una respuesta a la carta abierta ni a ninguna de las demostraciones de la semana.

Story by: Hector Aguilar