Anuncios

Parece que fue hace una década cuando el Distrito Escolar Unificado de San Francisco anunció el cierre de todas las escuelas públicas de SF, debido a los peligros de la COVID-19. Para muchos docentes, este semestre se convirtió en una cuestión básica de aprobar o reprobar, ya que tanto ellos como sus estudiantes aprendieron a navegar por un plan de estudios en línea. 

Un año después, esos mismos docentes enfrentan la ansiedad de regresar al aprendizaje presencial, sin los recursos adecuados para protegerse a sí mismos, a sus estudiantes o a sus familias del COVID.

En cualquier año ‘normal’, las escuelas (grados K-12) deben lidiar con los desafíos presupuestarios cada vez más ajustados, poblaciones estudiantiles en crecimiento y la insuficiencia de más docentes o de espacios físicos. Sumando a todo esto, una pandemia, se tiene una tormenta perfecta de decisiones imposibles de tomar. Cuándo y cómo reabrir las escuelas fue una decisión imposible; por un lado, están los estudiantes, muchos de los cuales se han rezagado como resultado de recursos dispares (computadoras portátiles, acceso a Internet, tutores) y están sufriendo emocional y mentalmente por los efectos de la cuarentena; y por el otro están los profesores, que son más vulnerables a los síntomas más letales del coronavirus y corren un mayor riesgo de propagar el virus o incluso perder potencialmente sus salario (o sus vidas) si llegaran a contraerlo.

Frank Lara, profesor de quinto grado en la primaria Buena Vista Horace Mann en San Francisco, el 26 de enero mientras trabaja desde su hogar en el Sur de San Francisco. Durante la COVID-19, profesores como él y alumnos a nivel nacional han tenido que sortear todo tipo dificultades para adaptarse a las clases virtuales. Photo: Benjamin Fanjoy

La decisión de reabrir escuelas por parte del SFUSD seguramente fue difícil, pero según un maestro involucrado en las negociaciones para reabrir, fue una decisión forzada principalmente por la presión externa de varios departamentos de la ciudad y el estado. En consecuencia, y al igual que los esfuerzos anteriores de la Ciudad para combatir el coronavirus, el SFUSD está ignorando las voces de la comunidad y adoptando un enfoque de “arriba hacia abajo versus de abajo hacia arriba”, dijo Roberto Hernández, padre de un estudiante del SFUSD y prominente activista y organizador comunitario. Si bien varias organizaciones no lucrativas y el sindicato de maestros dieron la bienvenida a la participación e ideas de los padres, a los funcionarios del distrito les dijo que «no existimos… [una] comunidad invisible».

Las preocupaciones de Hernández son principalmente por los estudiantes que han sido académicamente «dejados atrás». ¿Por qué? El SFUSD proporcionó a la mayoría de los estudiantes del distrito computadoras portátiles para que pudieran tomar sus clases en línea; también reclutaron a varias organizaciones sin fines de lucro para establecer centros comunitarios para aproximadamente 3 mil estudiantes que necesitaban ayuda adicional con el trabajo escolar, o simplemente una rutina para mantenerse enfocados. 

Pero la realidad no puede vivir solo de buenas intenciones; no solo algunas de las máquinas distribuidas por el distrito no funcionaron correctamente, sino que es muy común que los estudiantes de comunidades desatendidas no tengan acceso a una conexión a Internet confiable, lo que inutiliza las computadoras portátiles.

Además, el número de centros comunitarios no ha alcanzado la cantidad prometida, una circunstancia que quizás sea más angustiosa que una conexión a Internet irregular o una computadora poco confiable. Frank Lara, profesor de quinto grado en la escuela Buena Vista Horace Mann K-8 y miembro del sindicato de alto rango, recordó a un estudiante que rara vez ingresaba a clase o completaba cualquier tarea; pero cuando lo colocaron en uno de los centros, Lara dijo que su “transformación [fue] radical. Algo mínimo, con solo proporcionar un espacio, Internet, una consistencia silenciosa».

Frank Lara, profesor de quinto grado en la primaria Buena Vista Horace Mann en San Francisco, el 26 de enero mientras trabaja desde su hogar en el Sur de San Francisco. Durante la COVID-19, profesores como él y alumnos a nivel nacional han tenido que sortear todo tipo dificultades para adaptarse a las clases virtuales. Photo: Benjamin Fanjoy

El testimonio de Lara parecería justificar que los niños regresen al aula, pero cuando uno compara cómo funciona un centro comunitario con cómo funcionaría un aula bajo el protocolo COVID, los contrastes son marcados: además del uso habitual de cubrebocas, el lavado de manos y la desinfección de superficies, existen pautas muy específicas y estrictas que dirigen todo, desde cuántos niños pueden ingresar a un pasillo a la vez, hasta qué deben preguntar los maestros a cada estudiante cada mañana antes de ingresar a las instalaciones, y donde los estudiantes deben poner sus cubrebocas al almorzar. Si bien ese nivel de detalle proporciona cierto grado de comodidad, también plantea preguntas: ¿a quién y cómo se pagarán todos los alojamientos y suministros adicionales? ¿Cómo es posible que más de treinta estudiantes en aulas pequeñas mantengan dos metros entre ellos? ¿Cómo pueden los maestros ayudar mejor a los estudiantes que están académicamente rezagados sin personal adicional?

Es la falta de respuestas a preguntas como estas lo que tiene a los maestros preocupados por regresar al aula. Las circunstancias se complican aún más por el hecho de que los funcionarios y maestros del SFUSD están en páginas diferentes; los maestros y su sindicato están enfocados en cómo mejorar el aprendizaje a distancia en lugar de saltar directamente al complejo y predilecto modelo de aprendizaje híbrido del Distrito. «Creo que los educadores comprenden la gravedad de la situación», dijo Lara. «Pero el problema es que no puedes moverte rápidamente».

Lara continuó hablando sobre estudiantes que actualmente no están en California. “Tenemos estudiantes que todavía están fuera del país, fuera del estado… ¿cómo mantenemos una rutina? Y están aprendiendo… están sucediendo muchas… cosas innovadoras. Pero si se ve involucrado en esta discusión sobre cómo será el [aprendizaje] en persona, de repente tendrá que repensar e interrumpir esa transición [en línea], y sinceramente, no estamos preparados para eso». 

Al parecer, el Distrito tampoco estaba preparado para reunirse con los maestros ni siquiera a mitad de camino en las negociaciones sobre la reapertura. Las discusiones se detuvieron en diciembre cuando los funcionarios del distrito presionaron para que las escuelas reabrieran a pesar de que los niveles de riesgo del COVID en el condado estaban en su nivel más alto (en púrpura). Según Lara, los profesores estaban dispuestos a ser flexibles, mas no imprudentes. «Estábamos dispuestos a escuchar y el distrito no… [mató] toda la conversación». 

¿Hay algo que pueda ayudar a las escuelas, los maestros y los estudiantes a regresar correctamente al aprendizaje presencial? «Sí», dijo Lara. «Todo se reduce al dinero, y ellos tienen el dinero, simplemente eligen gastarlo, siempre, en los rubros equivocados».