advertisment
Now Reading
Gran victoria para la banca pública en SF

Gran victoria para la banca pública en SF

La Junta de Supervisores de San Francisco dio un salto gigantesco en favor de la banca pública el pasado 15 de junio al votar 10-0, una mayoría a prueba de veto, para promover la Ordenanza de Reinversión en San Francisco, legislación que garantiza una recuperación equitativa a largo plazo de la economía de la ciudad que fue devastada por la pandemia del COVID-19. 

Con este voto se inicia un proceso para constituir un Banco Público. El supervisor Dean Preston fue el autor principal cuando el Comité de Rendición de Cuentas y Supervisión del Gobierno (GAO), que él preside, votó por unanimidad el proyecto de la ordenanza para su aprobación por el pleno de la Junta de Supervisores. Aunque la audiencia del 3 de junio de la GAO sobre el banco público fue la primera durante esta sesión de la Junta, no es la primera vez que se habla de la banca pública en el ayuntamiento. 

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

El programa Reinvest In San Francisco se basa en años de trabajo de los ex supervisores John Avalos y Sandra Lee Fewer, la Coalición del Banco Público de San Francisco y muchos otros que ven la necesidad de un banco municipal para contrarrestar el poder concentrado de los bancos de Wall Street. La Coalición del Banco Público de San Francisco, que ha liderado los esfuerzos para impulsar una institución de este tipo, incluye al Comité de Abogados por los Derechos Civiles, la Alianza SF Defund DAPL, PODER, UESF, DSA, BiSHoP y CCHO.  Esta legislación hará que San Francisco redirija los fondos de la ciudad de los bancos «demasiado grandes para quebrar» a los bancos comunitarios y a las cooperativas de crédito que son mucho mejores para invertir localmente. 

El Banco Público de San Francisco servirá como «banco de los banqueros» redirigiendo una parte de los fondos de inversión de la enorme cartera de 13 mil millones de dólares de la ciudad a manos de bancos comunitarios, cooperativas de crédito e instituciones financieras de desarrollo comunitario (CDFI) que invierten en beneficio de las comunidades de San Francisco.

Un plan para poner en marcha el banco público

El año pasado, un extenso informe del Budget and Legislative Analyst, acerca de un Banco Municipal para San Francisco, recomendó una transformación gradual de la banca de la ciudad comenzando con una corporación financiera municipal no depositaria (MFC, por sus siglas en inglés). La emisión de préstamos por parte de la MFC comenzaría con proyectos de prueba que aporten un alivio inmediato a los sanfranciscanos con dificultades. Los préstamos para pequeñas empresas, la adquisición de inmuebles para viviendas asequibles y la construcción de infraestructuras sostenibles generarán ganancias para la ciudad y crearán un historial para establecer un banco público con funciones de depósito. Una vez constituido, este banco obtendrá una cuenta en el Banco de la Reserva Federal que le dará acceso a fondos de bajo coste con la misma normativa a la que están sujetos todos los bancos. Como banco depositario, podrá apalancar su capital varias veces en préstamos, amplificando su capacidad crediticia.  

Illustration: Chiara Di Martino

Una vez que el Banco Público de SF esté en pleno funcionamiento, podrá aportar importantes fondos por debajo del promedio del mercado para asegurar y construir viviendas asequibles. Cuando las mejoras públicas son financiadas por bancos corporativos, cerca de la mitad del coste se destina a intereses y comisiones que se les pagan para cubrir gastos, beneficios y salarios de los ejecutivos. Un banco público reducirá los costos de los préstamos y devolverá las ganancias de los mismos a las arcas de la ciudad o para ampliar las oportunidades de préstamo. La modernización del transporte, la energía eléctrica y los edificios públicos a través de un banco municipal supondrá un ahorro de recursos y dará lugar a las tan necesarias infraestructuras resistentes al clima. Teniendo en cuenta el aumento de la frecuencia de las catástrofes relacionadas con el clima, un banco público es esencial como medio para la rápida disponibilidad de fondos para proyectos de recuperación, reconstrucción y mitigación resistentes al clima.

advertisment

Las grandes instituciones financieras y las organizaciones afines a las empresas afirman que no es necesaria la banca pública porque los grandes bancos ya están haciendo un buen trabajo. Dicen que la banca pública hará que los políticos jueguen a favor de los proyectos de su interés y creen que las empresas de gestión privada son mejores que las entidades públicas. Dicen que un gran número de quiebras de bancos públicos en el pasado ha acabado con la buena idea. Sin embargo, los bancos privados han sufrido mucho las quiebras bancarias. Entre 2001 y 2021 se produjeron 561 quiebras bancarias, según la Reserva Federal; ninguna de ellas fue de bancos públicos. De hecho, los bancos públicos que se crearon durante la Era Progresista para contrarrestar el poder monopólico de los gigantes bancarios (incluida la banca postal, que funcionó de 1911 a 1966) fueron expulsados del negocio en gran medida debido a los grupos de presión de los bancos corporativos y a la presión política, no a las quiebras bancarias. La principal excepción, el Banco público de Dakota del Norte, ha funcionado de forma rentable durante más de un siglo y ha superado todas las crisis financieras, además de aportar un superávit al fondo general del estado.  

See Also

Ventajas de la banca pública

Los defensores de la banca pública subrayan la independencia económica que conlleva el hecho de que una institución financiera pública maneje los fondos de los contribuyentes. Abordan los posibles problemas estructurando el banco con un consejo de administración formado por profesionales financieros y representantes de la comunidad que actúen con total independencia de los políticos de la ciudad. Los partidarios de la banca pública afirman que los banqueros públicos actuarán de forma más responsable que los banqueros de Wall Street que buscan beneficios y que han causado la ruina con la especulación desenfrenada de los últimos tiempos. Afirman que es irónico que los mismos banqueros que hundieron la economía en 2008 y utilizaron los fondos de los contribuyentes para rescatarse a sí mismos, digan ahora que es un error tener fondos públicos en un banco público.  

La dirección de los bancos públicos será la que rinda cuentas a los residentes y garantice que las inversiones sean financieramente sólidas y se ajusten a las normas favorecidas por los sanfranciscanos. El desarrollo responsable de la comunidad que puede reducir la desigualdad de riqueza y de ingresos necesita una planificación deliberada y una financiación simultánea en una variedad de áreas diferentes para tener éxito. La financiación pública puede ayudar a coordinar estas actividades y ampliar el capital disponible. El Banco Público de San Francisco se centrará en invertir en comunidades de color y en otras desatendidas por los grandes bancos para financiar la adquisición, renovación y construcción de viviendas asequibles, así como la renovación de pequeñas empresas, infraestructuras verdes, cooperativas de trabajadores y servicios financieros comunitarios.  

Rick Girling, residente desde hace mucho tiempo en la ciudad, es un profesor de economía jubilado que participa activamente en United Educators of SF y ofrece su tiempo como voluntario en la Coalición de Bancos Públicos de San Francisco.

El Tecolote turns 52 this August!

X