Now Reading
Celebración de la cultura latinx y fin del mito monolítico

Celebración de la cultura latinx y fin del mito monolítico

Nota del editor: el mes de la Herencia Hispana, que comprende del 15 de septiembre al 15 de octubre, fue establecido en 1968 por el presidente Lyndon B. Johnson, para celebrar las culturas y a los habitantes de América Latina. Aunque progresivo entonces, el reconocimiento también impuso una imagen dañina de homogeneidad a un grupo diverso de pueblos latinx del sur, centro y norte de América, marginando aún más a las comunidades indígenas y afro latinx. En un esfuerzo por reescribir esta narrativa, El Tecolote entrevistó a líderes de Chavalos Danzas por Nicaragua y el Centro Cultural Tradición Peruana, a la que pertenece el grupo folclórico Jaranón y Bochinche, dos organizaciones que participaron en Fiesta de las Américas, organizada por Calle 24 Distrito Cultural Latino. Al compartir sus historias, esperamos reconocer lo que las comunidades latinx siempre han sabido: sólo reconociendo la diferencia podemos lograr la unidad.

“Cada vez que me he mudado, he tratado de buscar, como siempre… la comunidad”, dice Diana Aburto Vega, directora artística de Chavalos Danzas por Nicaragua, una organización que promueve las artes culturales nicaragüenses y brinda ayuda humanitaria a las comunidades transnacionales nicaragüenses. Ella solía bailar folclor profesionalmente en Nicaragua antes de emigrar a los EEUU y luego, al mudarse al Área de la Bahía, comenzó a bailar con Chavalos en 2010.

Participación del grupo nicaragüense Chavalos Danzas por Nicaragua, en Fiesta de las Américas, evento organizado por Calle 24 Distrito Cultural Latino, llevado a cabo en el Distrito Misión en San Francisco, el 18 de septiembre de 2021.Photo: Katherine Castillo

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Aburto describe la danza como «la máxima expresión de la cultura [nicaragüense]» y como «una forma de acercamiento a la comunidad. Tratamos de mantenernos lo más auténticos posible cuando se trata de todas nuestras expresiones y representaciones artísticas”, explica. Para ello, incorpora pinturas, dibujos y alfarería nicaragüenses en las representaciones y coordina los intercambios artísticos, invitando a artistas nicaragüenses que viven en el país y en el extranjero a actuar en San Francisco. Esta precisión «crea ese vínculo con la audiencia y ha ampliado esa comunidad y esa familia», afirma.

Sin embargo, el trabajo de Chavalos continúa más allá de su programación cultural: durante la COVID-19, colaboraron con Mission Meals para alimentar a los más afectados por la pandemia. El equipo integrado por ambos “eran líderes campesinos que empezaron a alimentar a la comunidad”, recuerda Aburto. «Eso fue algo bastante hermoso… Mantuvimos a todos a salvo, todos alimentados y todos culturalmente también alimentados».

La atención comunitaria integral es fundamental para la misión de Chavalos. Diana Aburto compara el alcance de la organización con las ramas de un árbol. Se le da igual importancia a las necesidades creativas y físicas de la comunidad nicaragüense. Durante la COVID-19, “las expresiones artísticas y los eventos culturales son los que nos mantuvieron unidos, son los que nos permitieron seguir vinculándonos, para seguir haciendo comunidad”.

advertisment

Aún así, hacer el trabajo es difícil. Chavalos se basó en gran medida en la generosidad de los voluntarios para crecer y ganar suficiente visibilidad para recibir subvenciones y patrocinios. Sin embargo, la pasión de los miembros de Chavalos sostiene a la organización: sus integrantes incluyen nicaragüenses que emigraron y otros, de segunda generación nacidas en los EEUU, pero «si hay algo en común que todos tenemos», dice Vega, «es ese amor por Nicaragua… [que] es la razón por la que hacemos esto».

Porque ama a su gente y a su país, Aburto debe enfrentar la realidad de que después de 200 años de independencia de Nicaragua, “las crisis políticas que están pasando en nuestro país definitivamente no representan nada que esté [en línea] con la independencia”. Su historia de inestabilidad política y opresión de los pueblos indígenas le lleva a definir la independencia en sus propios términos: “Llegué a la conclusión de que la libertad para los nicaragüenses existe ahora mismo dentro de nosotros. [La independencia existe] si podemos seguir celebrando quiénes somos, en nuestra herencia, en nuestros antecedentes y en lo que hay dentro de nosotros, no necesariamente porque nos sintamos independientes o porque somos libres».

Miembros del grupo folclórico Jaranón y Bochinche del Centro Cultural Tradición Peruana, luego de su actuación en Fiesta de las Américas, el 18 de septiembre de 2021 en el Distrito Misión en San Francisco. Entre ellos, al centro, representando a Calle 24 Distrito Cultural Latino, Susana Rojas y Aura Barba, Directora Ejecutiva y Coordinadora de Marketing, respectivamente. Photo: Katherine Castillo

Ella recuerda a sus bailarinas que “este es el trabajo que hacemos los 365 días del año: celebrar nuestra latinidad. No es solo este mes». Sin embargo, también les insta a recordar sus historias: «El que conoce su pasado no lo vuelve a repetir».

La propia historia de migración de Aburto comenzó con una misión: «llevar a Nicaragua a donde quiera que vaya y a quienquiera que conozca». Si bien Chavalos sigue siendo una de las pocas organizaciones locales ampliamente conocidas que promueven la visibilidad de su país, espera, a través de la programación cultural continua y la ayuda humanitaria, crear un espacio para futuras organizaciones culturales nicaragüenses.

Participación del grupo nicaragüense Chavalos Danzas por Nicaragua, en Fiesta de las Américas, evento organizado por Calle 24 Distrito Cultural Latino, llevado a cabo en el Distrito Misión en San Francisco, el 18 de septiembre de 2021.Photo: Katherine Castillo

Por su parte, Juan de Dios Soto, codirector del Centro Cultural Tradición Peruana, que promueve la cultura peruana localmente a través de actuaciones con cajón y danza, también usa el arte para cultivar la comunidad. Las artes culturales funcionan “como un puente para la comunidad”, explica.

La “familia” de Tradición Peruana incorpora pinturas, esculturas y fotografías peruanas en exhibiciones para mantener la autenticidad. En un evento reciente llevado a cabo en el Centro Cultural para las Artes Latinas de la Misión volvió a contar la historia del cajón, “[cómo] ha viajado del mundo… [y] ha servido como un elemento importante para unir a varias comunidades latinas y africanas”.

Soto aprendió a tocar el tambor cuando era niño, una habilidad que se transfirió «de generación en generación». Para los afroperuanos, explica Soto, «el tocar no solamente es tocar … el cajón y la danza, para nosotros, es parte de nuestra raíz cultural». El baile y el cajón conectan no solo a los afroperuanos con sus herencias, sino a los afrolatinos de Haití, Cuba y otros países entre sí, comentó.

See Also

Participación del grupo nicaragüense Chavalos Danzas por Nicaragua, en Fiesta de las Américas, evento organizado por Calle 24 Distrito Cultural Latino, llevado a cabo en el Distrito Misión en San Francisco, el 18 de septiembre de 2021.Photo: Katherine Castillo

La historia transnacional del cajón, explica Soto, refleja cómo «el hablar de herencia latina es hablar de un mundo de aprendizaje… de cultura del indio, del negro, del blanco». La identidad afroperuana en particular “es una fusión de la cultura española, africana e indígena”, concluye Soto. 

En cada exhibición, actuación y programa, Tradición Peruana tiene como objetivo preservar la cultura peruana para las generaciones más jóvenes. Para Soto, redescubrir las artes y redescubrir la comunidad son una sola cosa: “las artes están muy unidas, es como una lleva a otra. Siempre va todo de la mano». La carroza con la que Tradición Peruana participó en el Carnaval, por ejemplo, contenía varios elementos de diseño, visuales y de rendimiento, pero se mantuvo cohesionada.

Encontrar una comunidad fue especialmente crucial durante la pandemia, cuando los artistas luchaban por sobrevivir económicamente. Sin embargo, Soto recuerda cómo Tradición Peruana aprendió “otra manera de crear… Comenzamos a crear clases por Zoom. Comenzamos a crear shows por Zoom. Entonces, de esa manera, comenzamos a aprender a sobrevivir”.

La supervivencia de la cultura peruana depende tanto del financiamiento para las artes culturales como de la colaboración dentro de la comunidad Latinx: si bien la misión original de Soto era «promover, aquí, el afroperuano», también se ha esforzado por «casar una comunidad muy dividida». 

Participación del grupo nicaragüense Chavalos Danzas por Nicaragua, en Fiesta de las Américas, evento organizado por Calle 24 Distrito Cultural Latino, llevado a cabo en el Distrito Misión en San Francisco, el 18 de septiembre de 2021.Photo: Katherine Castillo

Soto insta a los latinos a deshacerse de los prejuicios coloniales y «trabajar en nuestra propia comunidad e identidad… [y] aceptarnos como somos, como latinos que somos, aceptar nuestras raíces».

El desafío de alcanzar la unidad mientras se honra la diferencia continúa enfrentando a la comunidad Latinx. Sin embargo, como demuestran agrupaciones como Chavalos Danzas por Nicaragua y el Centro Cultural Tradición Peruana, las artes culturales pueden romper el mito del monolito Latinx, creando un espacio para que personas de todas las razas y tradiciones honren, preserven y celebren su herencia.

El Tecolote is 51 years strong this month!

X