Now Reading
Esenciales, enfermos y marginados: los latinxs representan la mitad de contagios por COVID-19 en la Ciudad

Este informe especial se publicará en dos partes. La primera, revisa el cronograma de respuesta de la Ciudad en los primeros tres meses del brote COVID-19 y la información existente sobre los trabajadores latinx esenciales en la Ciudad. La segunda parte ofrece el testimonio de seis trabajadores latinx contagiados mientras trabajan durante la fase de cierre inicial, y sobre su experiencia buscando y teniendo acceso a ayuda durante su enfermedad.

En comparación con otras grandes ciudades, a San Francisco le ha ido notablemente bien en limitar las infecciones desde que se informaron los primeros casos de coronavirus hace tres meses. La orden anticipada de confinamiento para cinco condados del Área de la Bahía, incluido San Francisco, emitida el 16 de marzo fue crucial para este resultado. En las últimas dos semanas, la curva de casos diarios confirmados de COVID-19 y el número de pacientes hospitalizados en unidades de cuidados intensivos, comenzaron a disminuir en la ciudad. La semana pasada, el 28 de mayo, la alcaldesa London Breed trazó un nuevo cronograma y plan para reabrir San Francisco de manera segura. Sin embargo, este giro esperanzador en las restricciones por la epidemia se produjo con estrictas órdenes de salud, con la extensión indefinida de la orden de confinamiento e hicieron obligatorio el uso de cubrebocas al encontrarse en el exterior.

Para el resto del año, la válvula sobre restricciones en materia de salud se abrirá y cerrará; se tocará y se irá, dependiendo del aumento y caída de las infecciones en las próximas semanas. Los funcionarios deberán recopilar y compartir la mayor cantidad de información posible sobre el virus y su comportamiento en nuestras comunidades para todos poder dar los próximos pasos. Las lecciones también deben extraerse rápidamente de la primera ola de contagio en San Francisco en preparación para una segunda posible, o quizás inevitable, que incluya a quiénes han sido los más afectado por el virus y las razones por las cuales lo fueron.

Source: Data SFGov

Según datos de la ciudad, al 1 de junio, se perdieron 43 vidas por el nuevo coronavirus. Noventa y tres por ciento de estas muertes involucraron personas con una o más afecciones de salud subyacentes, y 46.5 por ciento son asiáticos. Las condiciones de salud específicas de esas vidas perdidas no se han dado a conocer, pero el Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) informó, con base en la información actualmente disponible y la experiencia clínica en el país, los adultos mayores y las personas de cualquier edad con graves antecedentes de afecciones médicas, como enfermedad pulmonar crónica, asma moderada a severa, afecciones cardíacas graves, diabetes, obesidad severa, enfermedad renal crónica que requiere diálisis, la enfermedad hepática y afecciones inmunocomprometidas, podrían estar en mayor riesgo de contraer la COVID-19. 

Sin embargo, en San Francisco, las muertes han afectado a las personas en la plenitud de sus vidas: el 23 por ciento de los decesos estaban en el rango de edad 31-40, el 19 por ciento entre 18-30 años y el 18 por ciento en el 41-50 años. En otras palabras, el 60 por ciento de los fallecidos han sido de jóvenes a personas de mediana edad.

A nivel nacional —y el mundo— no se ha logrado comprender el virus por completo. Por ejemplo, ¿es solo una enfermedad respiratoria o también cardiovascular, lo que explicaría por qué complica gravemente la salud de las personas con diabetes, y no solo a personas con enfermedades respiratorias subyacentes. El veredicto médico aún está fuera, y como resultado, también existe un consenso sobre el curso de tratamiento más efectivo. La prevención, por lo tanto, es la primera línea de defensa cuando se combate un nuevo evento epidemiológico como la COVID-19.

Lamentablemente, las medidas de prevención han fallado desproporcionadamente a la comunidad latina de San Francisco durante la crisis inicial. Según los datos de la Ciudad publicados el 1 de junio, los latinx representan el 47.4 por ciento de todos los casos acumulados confirmados por COVID-19 en la Ciudad desde principios de marzo, a pesar de representar solo el 15 por ciento de su población. Este porcentaje ha aumentado constantemente, incluso a medida que las tasas de contagio se han desacelerado y las de prueba aumentado.

Comprender el cronograma del brote en San Francisco y hacer un balance de la preparación y capacidad del gobierno para enfrentar una epidemia puede ayudar a explicar por qué los latinx continúan sobreexpuestos al COVID-19. El papel de los trabajadores latinx, tanto documentados como indocumentados, como trabajadores esenciales en la ciudad también es un factor claro a considerar.

El 28 de mayo, la orden de refugio en el lugar se extendió indefinidamente. La Ciudad debe proporcionar una mejor respuesta a todos los trabajadores esenciales en el futuro, pero especialmente, en este momento, a la comunidad latinx para combatir la propagación del virus entre ella y protegerla contra graves consecuencias económicas, de salud y de mayor marginación.

Cronología del brote en San Francisco

Reconociendo el alto volumen de viajes hacia y desde China continental, el gobierno de San Francisco comenzó a prepararse para la aparición de la COVID-19 el 21 de enero, mediante la activación del Centro de Operaciones del Departamento de Salud Pública (DPH, por sus siglas en inglés). Dicho centro supervisa y coordina las respuestas médicas y de salud en la epidemia. También se emitieron medidas preventivas para instruir al público a lavarse las manos, cubrirse los estornudos y la tos, y permanecer en casa.

Seis días después, el 27 de enero, el Departamento de Gestión de Emergencias (DEM, en inglés) abrió el Centro de Operaciones de Emergencia (EOC, también por sus siglas en inglés). El EOC coordina las respuestas del gobierno durante un desastre activo, mientras que el DEM, en general, apoya a las agencias gubernamentales para garantizar se brinden servicios públicos esenciales después de un desastre, y a estar preparados para acelerar la recuperación y la reconstitución a largo plazo después del desastre. Los kits de herramientas del DPH publicados en línea tienen una perspectiva decisiva posterior al desastre, y quizás la más adecuada para eventos impredecibles como terremotos que pueden afectar la infraestructura.

La capacidad de la Ciudad para evitar esta epidemia, requirió una respuesta preventiva decisiva al contagio. La prevención requiere pruebas generalizadas y rastreo de contactos para contener la propagación de un virus. 

El 25 de febrero, la alcaldesa Breed emitió una ‘declaración de emergencia local’, que legalmente permitió a la Ciudad una mayor agilidad en la movilización de recursos, acelerando la planificación de emergencias, los centros de respuesta de personal y las agencias de coordinación, entre otras acciones. Todavía no se habían informado casos de la COVID-19 en San Francisco, sin embargo solo era cuestión de horas o días dado que otros condados del Área de la Bahía habían comenzado a anunciar infecciones por propagación comunitaria: a Santa Clara y el condado de Sonoma le siguió, el 2 de marzo, San Mateo, con casos confirmados.

En otras palabras, estos casos no estaban relacionados con el viaje a China, los pacientes no estaban relacionados entre sí y no tenían contacto previo con ningún portador conocido del virus COVID-19. El virus ya se había trasladado de persona a persona, lejos de la persona o comunidad afectada originalmente, y ya no era posible rastrear la fuente original de propagación. Para San Francisco y el Área de la Bahía en general, estas fueron malas noticias; significaba que se habían perdido muchos casos no identificados y que ya no podía verificarse el origen de transmisión del virus. Estaba en circulación y se extendía.

El 3 de marzo, Twitter indicó a a sus empleados del Área de la Bahía comenzaran a trabajar desde sus hogares. Al día siguiente, Facebook y Google hicieron lo mismo. Las oficinas corporativas y financieras del centro de San Francisco cerraron al unisono.

En coordinación con los CDC y como parte de la red nacional existente de vigilancia de la influenza, el Laboratorio DPH de San Francisco comenzó el 2 de marzo a analizar la COVID-19. Tres días después, los dos primeros casos en San Francisco fueron confirmados: un hombre de 90 años en estado grave y una mujer de 40 años en buen estado en tratamiento en dos hospitales diferentes. Habían contraído el virus a través de la transmisión comunitaria. El 8 de marzo, la ciudad confirmó un total de ocho casos. En los días que siguieron, el Oficial de Salud de San Francisco intensificó las recomendaciones de salud: se cancelaron grandes eventos con más de un centenar de personas, se instó a las poblaciones vulnerables a limitar las salidas, se pidió a las empresas limitar la exposición de los empleados y se instó al público a practicar el distanciamiento social y el lavado de manos. 

También se pusieron en marcha una variedad de medidas de seguridad social, incluida una moratoria sobre los desalojos, exenciones de sanciones por pagos morosos en agua y electricidad, y fondos para refugios para personas sin hogar y SRO. 

El lunes 16 de marzo, 11 días después de identificarse los primeros casos en San Francisco, el Oficial de Salud de la ciudad emitió una orden de confinamiento para limitar aún más la propagación de la enfermedad. La orden, a un paso de un cierre de emergencia total, permitió a los residentes salir de casa solo para negocios y viajes esenciales, y enumeró una serie de negocios esenciales que permanecerían abiertos. 

La orden de confinamiento fue una acción coordinada de los funcionarios de salud en cinco condados del área de la bahía, una orden que, sin duda, salvó vidas. Hay que considerar que la ciudad de Nueva York emitió una orden similar el 20 de marzo, pero para entonces, estaba reportando 2,952 nuevos casos diarios y 29 muertes por día con números aumentando exponencialmente.

Dos semanas después de ordenarse a los trabajadores de la tecnología y corporativos, trabajar desde casa, los empleados esenciales continuaron trabajando más duro que nunca, viajando en las calles vacías de San Francisco. Por primera vez, nos despertamos para saber quiénes eran trabajadores esenciales: recolectores de basura, trabajadores de restaurantes, repartidores, conductores de grúas, trabajadores de la construcción, cajeros de supermercados y conductores de transporte, por nombrar algunos. Finalmente podríamos nombrarlos por lo que eran: esenciales para las funciones cotidianas de la Ciudad, ya sea documentados o no. Sin embargo, se encuentran entre los peor pagados.

El 17 de marzo, el doctor Grant Colfax, jefe del DPH, explicó a la Comisión de Salud de la Junta de Supervisores que la capacidad de departamento para probar y contactar el rastreo de COVID-19 era limitada y agravada por la falta de kits. Fue entonces que inició un proceso para establecer un plan de pruebas en conjunto con la UCSF para rastrear la disponibilidad de pruebas (incluso en laboratorios privados) para determinar a quiénes, cuántas y dónde se realizarían las pruebas. Tomás Aragón, Oficial de Salud de la Ciudad, en la reunión de la Junta de Supervisores ese día también enfatizó que la propagación real del virus en la Ciudad era desconocida debido a la falta de pruebas. El 24 de marzo, Aragón ordenó a los laboratorios privados y públicos en San Francisco proporcionar información completa de la prueba COVID-19 al DPH.

Las pruebas disponibles también siguieron las pautas obligatorias de los CDC que priorizaron a los trabajadores de la salud sintomáticos, personas mayores y personas con afecciones crónicas o inmunocomprometidas subyacentes. Luego, las pruebas se pusieron a disposición de personas que presentaban síntomas graves: fiebre con enfermedad respiratoria aguda, como tos o dificultad para respirar, que requerían hospitalización. En otras palabras, una persona ingresada con fiebre o tos o falta de aliento que no requiriese hospitalización, debía ser rechazada para realizarle una prueba y debía ser enviada de regreso a casa. El problema obvio con este enfoque fue que los casos pasaron desapercibidos, incluso cuando las personas se sintieron lo suficientemente enfermas como para pedir ayuda en un hospital.

Acceder a las pruebas para la COVID-19 se convirtió en un privilegio. A mediados de marzo, aquellos con seguro de salud o los medios para cubrir los gastos de su bolsillo podrían obtener una orden del médico para una prueba en un centro médico privado en el Área de la Bahía, como Stanford, Kaiser, John Muir Health y Forward. El resto tendría que esperar hasta el 23 de marzo, cuando las primeras pruebas gratuitas se pusieron a disposición en el Área de la Bahía, en la Estación de Bomberos de Hayward, sin embargo, aún se tenían criterios limitados para decidir a quiénes examinar de acuerdo con las pautas de los CDC.

Mientras que en todo el mundo, los enfermos abrumaron la capacidad hospitalaria y el recuento de muertes aumentó exponencialmente, cada día que siguió en San Francisco parecía traer una nueva respuesta positiva del gobierno de la Ciudad: se contrataron enfermeras rápidamente, se proporcionó ayuda a los artistas, la Ciudad compró máscaras N95, y habitaciones de hotel estaban disponibles para aquellos enfermos que necesitaban permanecer en cuarentena. 

La respuesta de la Ciudad pareció gloriosamente exitosa y con visión de futuro, excepto por dos eventos: un brote preocupante en el hogar de ancianos más grande de San Francisco, el Hospital Laguna Honda, a fines de marzo, seguido de un brote en el más grande refugio para indigentes de San Francisco, el MSC Sur. El 13 de abril, la Ciudad confirmó que 90 residentes y 10 miembros del personal de ese refugio dieron positivo por COVID-19. La noticia llegó a semanas de que los expertos presionaron implacablemente y los supervisores instaran a la alcaldesa a resguardar a los 8 mil residentes sin hogar de la ciudad en habitaciones de hotel vacías y disponibles para reducir la propagación de la enfermedad. En lugar de resolver la falta de vivienda, Breed adoptó su postura duradera y obstinada contra la vivienda de esas personas, justo en medio de una pandemia histórica.

Fue en los días de indignación pública por el brote de MSC Sur que también surgieron preguntas sobre si el virus acechaba sin ser detectado entre la población latina de la ciudad. Las preguntas comenzaron cuando Unidos en Salud, una asociación entre la UCSF, la Fuerza de Tarea Latina para la COVID-19, el DPH y la comunidad del Distrito 10 (D10), anunciara que el segundo tramo censal más denso de la Ciudad y el más alto con una significativo de población de latinx, había sido seleccionada para un primer esfuerzo de aplicar la prueba COVID-19 del 25 al 28 de abril. Se contactó a Unidos en Salud para preguntar sobre la propagación de la enfermedad en el Distrito de la Misión, pero las preguntas fueron desviadas. Se sintió, como muchos otros probablemente lo hicieron, que había ‘gato encerrado’, algo sospechoso. No hubo que esperar mucho por las respuestas.

Antes de las fechas de las pruebas de Unidos en Salud, el 20 de abril, el DPH lanzó un ‘Mapa del impacto del coronavirus en la ciudad por código postal’. El código postal 94110, que cubre una gran parte del Distrito de la Misión, entonces y aún ahora, muestra el mayor número de casos de la COVID-19 y la tercera mayor densidad de casos en la Ciudad. En San Francisco, la población de latinx está más concentrada en ese distrito, así como en los distritos Tenderloin y Excélsior. Los corredores norte y sur del Distrito de la Misión se superponen con los códigos postales 94103 y 94112, respectivamente. El código postal 94103 cubre principalmente SOMA pero también el borde norte del Distrito de la Misión. Este código postal sigue teniendo la mayor densidad de casos en la Ciudad. El código postal 94112 que lleva hacia el Excelsior y la periferia de la Misión, mantiene el segundo mayor número de casos de COVID-19.

Al publicar el mapa, la Ciudad informó que de 1,216 casos confirmados hasta el 20 de abril, los latinxs representaban el 25 por ciento de los casos positivos. Unidos en Salud citó estadísticas más altas: “~ 34% de los casos de COVID-19 (con raza / etnia conocida, a partir del 18 de abril) pertenecen a la población latina, a pesar de que esta representa solo el ~ 15% de la población total de SF”. Esta organización confirmó además que el 80 por ciento de los pacientes hospitalizados con el virus en el Hospital General de San Francisco eran latinx, el 30 por ciento de la población del hospital. Las estadísticas fueron alarmantes.

Antes de eso, la Ciudad divulgó datos sobre la epidemia del Coronavirus, y la información sobre el impacto en la comunidad latinx era completamente desconocida. Si no fuera por el estudio de Unidos en Salud, ¿cuánto tiempo planeaba la Ciudad retener información estadística literalmente vital para la salud de la comunidad latina? ¿Cuántos casos podrían haberse evitado si la comunidad latinx hubiera estado mejor informada de la situación en desarrollo? Los funcionarios de la ciudad actuaron imprudentemente al no revelar la propagación del virus entre esta población en tiempo real. Al 31 de mayo, el número total de casos confirmados de coronavirus en San Francisco se ha más que duplicado, y la población de latinx ahora representa el 47.3 por ciento de todos los casos confirmados por COVID-19 en toda la Ciudad.

En cuatro días de pruebas, Unidos en Salud aumentó el número total de pruebas COVID-19 en un 29 por ciento, y días después dio a conocer los resultados iniciales de ese tramo del censo: de casi 3 mil personas examinadas, 62 dieron positivo. Si bien aparentemente era baja, la tasa de infección del 2.1 por ciento era 2 por ciento superior a la tasa reportada por la ciudad en ese momento. Además, de aquellos que dieron positivo 95 por ciento son Latinx y el 90 por ciento de esos correspondía a personas que no podían permanecer en casa pues debían trabajar. Los resultados destacaron el papel que las personas latinx estaban desempeñando como trabajadores esenciales, así como su vulnerabilidad económica que les impedía quedarse en casa.

Una encuesta de 2017 realizada por Mission Promise Neighborhood a 584 hogares con niños en el Distrito de la Misión muestra que en el año anterior, dos de cada cinco familias se habían quedado sin necesidades básicas, como vivienda, atención médica, alimentos y cuidado infantil. El setenta y siete por ciento de los 447 que respondieron a las preguntas sobre los ingresos del hogar ganaban menos de $35 mil al año y el 30 por ciento vivía por debajo del umbral federal de pobreza. En ese momento, casi todas las familias gastaban más de la mitad de sus ingresos en alquiler, y los gastos relacionados con los alimentos eran el siguiente gasto más alto. El desempleo entre estas familias fue casi cuatro veces mayor que la tasa de la Ciudad, con el 21 por ciento de los padres teniendo más de un trabajo para llegar a fin de mes. Esta instantánea de las familias latinxs de la Misión ofrece una perspectiva preocupante para una comunidad que hoy enfrenta simultáneamente una epidemia y depresión económica.

Siguiendo los resultados de Unidos en Salud, el Atlas de Equidad del Área de la Bahía analizó datos de la Encuesta de la Comunidad Americana 2014-2018 proporcionada por el Centro de Investigación Económica y Política que describe las características de los trabajadores esenciales en el Área de la Bahía de nueve condados. Los datos muestran que 1.1 millones de trabajadores esenciales de la zona representan el 28 por ciento de la fuerza laboral de la región. Entre estos trabajadores esenciales, las personas de color están sobrerrepresentadas: el 66 por ciento de los trabajadores esenciales eran personas de color, aunque solo el 58 por ciento de todos los trabajadores eran personas de color. De todos los trabajadores esenciales en el Área de la Bahía, el 43 por ciento son inmigrantes, y el 31 por ciento de los trabajadores esenciales son latinxs (aunque las personas latinxs son el 21 por ciento de todos los trabajadores del Área de la Bahía). 

Un desglose adicional por industrias esenciales específicas muestra que los latinx representan un porcentaje mayoritario del trabajo esencial en construcción, limpieza y recolección de residuos, supermercados, tiendas de conveniencia y farmacias, servicios domésticos, camiones, almacenes y servicios postales, y trabajos agrícolas en el Área de la Bahía. Con respecto a las mujeres, el Bay Area Equity Atlas encontró que “las trabajadoras latinas representan una décima parte de la fuerza laboral, pero casi la mitad de todas las trabajadoras domésticas (47 por ciento); 37 por ciento de los trabajadores de servicios de limpieza de edificios, trabajadores para la recolección de residuos, y 23 por ciento de los trabajadores de cuidado infantil y servicios sociales”.

Según las cifras, la prórroga de la orden de confinamiento en el hogar emitida por la Ciudad y el Estado coloca la peor parte de nuestras necesidades de supervivencia en los hombros de los trabajadores esenciales de todos los sectores, y su trabajo los expone más al contagio. En el caso de San Francisco, es la población latina, tanto documentada como indocumentada, la que se ve más afectada por la enfermedad en la Ciudad, ya sea por exposición a la enfermedad o por falta de ingresos, sin ningún recurso de reserva.

El acceso restrictivo a las pruebas existentes en la Ciudad dejó a los trabajadores esenciales latinx sobreexpuestos y con poca asistencia. La ciudad no amplió el acceso a las pruebas gratuitas en sus dos CityTestSF para los trabajadores esenciales (sin un requisito de referencia médica) hasta principios de mayo. Ahora que la Ciudad ha ampliado significativamente el número y al hacerlas accesibles para cualquier persona que habite o trabaje en la Ciudad, los latinx como porcentaje de los casos acumulados de COVID-19 continúan en aumento.

Hay filas de más de 500 personas al día en los diversos bancos de alimentos en el Distrito de la Misión. Estas familias con estatus migratorio mixto o indocumentado no son elegibles para la mayoría de los fondos de ayuda federales y estatales ni a los beneficios de desempleo. En cualquier caso, las donaciones únicas de $500 de la Ciudad o el estado para indocumentados no pueden compensar adecuadamente su trabajo o sus pérdidas económicas en caso de enfermarse con COVID-19 por jugar un papel esencial en el mantenimiento de nuestra calidad de vida en San Francisco. El virus, incluso cuando no los ha enfermado, está llevando a la comunidad latinx hacia la pobreza extrema.

En estos días, protestamos por la crisis humanitaria de personas sin hogar en la ciudad. Protestamos por el legado de brutalidad policial e inequidad contra la comunidad negra. Pero también debemos protestar por el sufrimiento desproporcionado de la comunidad latina y otras personas de color, ya que llevan la peor parte de la enfermedad en la ciudad como trabajadores esenciales. Haciéndose eco de las recomendaciones del Atlas de Equidad del Área de la Bahía, la clase trabajadora esencial de San Francisco debe ser apoyada garantizando sus derechos humanos básicos para salarios dignos, licencia por enfermedad pagada y ampliada, condiciones de trabajo seguras, pruebas y atención médica gratuitas, facilitadas por metodologías apropiadas, y vivienda estable, mediante moratorias de desalojo, cancelación del alquiler, de las hipotecas y los pagos de servicios públicos.

Es el único camino humanitario a seguir. 

Story by:

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.