Now Reading
Recordando al huelguista de hambre de la SF State, Hassani Bell

Recordando al huelguista de hambre de la SF State, Hassani Bell

Tori Bell

Perder a Hassani significó para nuestra comunidad la ausencia de un líder en ascenso. Fue innovador y estuvo dispuesto a defender cualquier causa que trajera un gran cambio a nuestro entorno. Floreció cuando la realidad que cuestionó pasó a un estado de paz en lugar de una realidad en la que nuestras comunidades se deterioraron. Mostró promesa no solo con sus palabras sino también con sus acciones. Mantuvo su promesa y tomó en serio los lazos que creó para que nunca se rompieran. A los 18 estaba dispuesto a poner todo en juego con su educación si eso significaba retribuir a otros con más trabajo, más lugares para que los estudiantes fueran étnicamente a estudiar temas que muchos de nosotros no estamos dispuestos a abordar. Su alma es la voluntad de fuego, la voluntad de cambio. Fue el faro de luz joven para la ciudad de Oakland y realmente lo extrañaremos. Siempre serás amado. Nunca será olvidado. Su legado… Somos su legado… la voluntad del fuego sigue viva a través de nosotros. A través de todos.

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Atentamente,

Su hermana,

Tori Bell

advertisment

Sofía Cardenas

advertisment

“La educación es el pasaporte al futuro, porque el mañana pertenece a quienes se preparan hoy”. Malcolm X

Es el semestre de primavera de 2016 en la SFSU. Acabábamos de comprometernos a realizar la demostración y demanda pública más explícita para exigir el cambio en nuestro campus en casi 50 años: la huelga de hambre a favor de los estudios étnicos.

Nuestros huelguistas de hambre serían Jules, Sachiel y Ahkeel, pero de alguna manera, a su dedicación y valentía combinadas todavía le faltaba algo. Si bien no pudimos concretarlo entonces, siento que el universo sabía que nos faltaba Hassani.

A través de nuestras conversaciones con mentores, líderes estudiantiles y entre los mismos huelguistas de hambre, nos habíamos acercado a algunas personas para que se unieran. Sin embargo, todos a quienes les presentamos la idea tenían una gran razón para no poder participar. El equipo se sintió incompleto y el tiempo no estuvo de nuestro lado.

Fue cuando Larry me envió un mensaje de texto diciendo: «¡Encontramos al cuarto huelguista de hambre!» Acepté reunirme con ellos en su oficina. La única expectativa que tenía era que quienquiera que nos estuviera esperando estaría listo.

Al llegar, veo a Larry sentado frente a un joven de ojos muy abiertos. No sé qué pasó después o cuál fue la conversación, pero recuerdo sentirme por un lado dudosa de confiar a un estudiante de primer año de Estudios Afrikana una empresa que no podía salir mal, y por el otro, ver la pasión y entusiasmo contagioso por el trabajo de Hassani Bell.

El Hassani que conocí era dulce, jovial, infantil y sincero. También maduro, diplomático, intuitivo y apasionado. Inmediatamente me hizo sentirle como un amigo cercano que me mostró confianza y respeto genuinos. Se tomaba su papel de huelguista de hambre y líder con tal seriedad que a menudo lo buscaba para obtener fuerzas para hacer mi papel lo mejor que posible.

Hassani Bell no participó en la huelga de hambre para sí mismo, o simplemente para obtener patrocinio. Participó porque su visión del mundo conectaba nuestro presente con nuestro pasado y nuestro futuro. Hassani participó en Huelga de Hambre para honrar el legado de los luchadores por la liberación negra antes que él, en solidaridad con sus compañeros de lucha, y como un regalo para los jóvenes que merecían los Estudios Étnicos.

Al momento de escribir esto, me aborda el enojo, se me rompe el corazón y me disgusta. Dudo que quien sea que le haya arrebatado la vida a Hassani sea capaz de comprender el tesoro que nos robó tanto a nosotros como a ellos mismos.

El huelguista de hambre de la SF State, Hassani Bell, el 11 de mayo de 2016. Bell recibió un disparo el 28 de agosto de 2021 en Oakland y murió dos días después. Tenía 23 años. Photo Natasha Dangond

Serán sus valores, su capacidad de amar profunda y libremente, lo que espero honrar en mi trabajo de ahora en adelante. Hassani dejó este mundo mejor de lo que lo encontró y es nuestro deber como organizadores, activistas y comunidades que le sobrevivimos, forjar el mundo que Hassani merecía.

See Also

“La historia es nuestra y la construye el pueblo”, Salvador Allende.

Jules Retzlaff

No conviví mucho con Hassani, pero el tiempo que compartimos fueron algunos de los días más importantes de nuestras vidas. La huelga de hambre fue a menudo agotadora e intensa, y en los momentos difíciles, su energía y vitalidad nos ayudaron a sobrellevarla. El brillo, la valentía y el amor de Hassani serán cosas que siempre llevaré conmigo y espero compartir con mi comunidad por el resto de mi vida.

Sachiel Rosen

Hassani estaba completamente dispuesto a ser una luz en este mundo. Decidió unirse a la huelga de hambre de la Universidad Estatal de San Francisco después de saber de ella unos 10 minutos. Sabía que tenía el poder de ser una fuente de inspiración, conocimiento y paz para su comunidad. Su sonrisa tan memorable, y el sonido de su risa resonará en nosotros para siempre. La forma en que se comportó en este mundo fue un ejemplo para todos. Eligió ser feliz, sostener una sonrisa, gritar «¡Vuélvanse locos!». Es importante señalar que eligió ser feliz. Es demasiado fácil estar desesperado o indiferente en este mundo. Él decidió buscar y ofrecer la felicidad. Sabía en qué vivíamos, con qué luchaba, a qué se enfrentaba su comunidad y no se lo tomaba a la ligera, pero también conocía el poder de una sonrisa, el poder del amor. Sani siempre lo ha amado. Su energía estaba cargada de un profundo amor por este mundo y por la gente, por su pueblo. Sani, en su vida construyó caminos y recuerdos de amor real. Momentos reales de libertad. No tenía miedo cuando sonreía y reía. Él compartió eso con nosotros. Larga vida a Sani.

Shannon Deloso 

Gran sonrisa y personalidad amorosa con al menos una prenda de los Raiders. Sabrías que era Hassani al verlo, y este recuerdo de él quedará grabado para siempre en mi mente. Nos conocimos durante un momento crucial en nuestra vida y creamos un vínculo a través de nuestro amor mutuo por nuestra comunidad y la autodeterminación de los estudios étnicos. Al trabajar con Hassani durante la huelga de hambre, estaba claro que conocía su mayor propósito en el mundo. Tenía la maravillosa habilidad de encontrar el equilibrio entre un líder intrépido y un ser humano alegre. Durante los momentos más oscuros de la huelga de hambre, en los que la esperanza se perdía, Hassani nunca perdió ocasión para traer sonrisas y propósito a nuestras vidas. Continuamente nos recordaba que debíamos confiar en el proceso y que no hubiéramos pasado por ese momento crucial en la historia de nuestra universidad sin él, lo que hace que sea tan difícil aceptar que ha hecho la transición. El impacto de Hassani en nuestra comunidad y en los estudios étnicos va más allá de la huelga de hambre. Continuó convirtiéndose en organizador, líder, mentor y un faro de esperanza para todos, a pesar de los obstáculos existentes. Te amamos Hassani, y sabemos que haremos todo lo posible para continuar con tu luz y compromiso con nuestras comunidades.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

El Tecolote is 51 years strong this month!

X