[Por Mara Cavallaro y Ricardo Gomez; Foto por Alexis Terrazas]Justicia reproductiva sin fronteras: lecciones desde la organización latinoamericana

En un referéndum histórico celebrado a principios de este mes, los chilenos votaron en contra de una nueva constitución que habría abordado la crisis climática, reconocido la soberanía indígena, codificado el derecho al aborto y sustituido las doctrinas de la época Pinochet. 

El devastador rechazo de la nueva Constitución —por un margen del 24%, a pesar de que el 78% votó antes a favor de una nueva redacción— se produjo tras meses de desinformación en las redes sociales. En una carta conjunta a los propietarios de Facebook, Twitter y Tiktok, cinco representantes estadounidenses exigieron a esas empresas abordar la proliferación de información inexacta en sus plataformas. En Chile, los periodistas se refirieron a las miles de cuentas dedicadas a atacar el proyecto de ley como una «tropa digital» en una guerra contra la Convención Constitucional. Una de las mentiras repetidas contra el «apruebo» fue que la nueva constitución legalizaría el aborto hasta el momento del nacimiento.

En California, la constitución estatal es igualmente un lugar de impulso político que puede remodelar la forma de salvaguardar el derecho al aborto. El mismo día en que se filtró la decisión del Tribunal Supremo de los EEUU de anular la Roe, el gobernador Gavin Newsom propuso una enmienda que protegería la libertad reproductiva a nivel estatal. El lunes siguiente a la decisión judicial oficial, el 27 de junio, la legislatura estatal votó para enviarla a referéndum. Este noviembre, los votantes de California verán la Propuesta 1 en la papeleta, y determinarán si el aborto y la anticoncepción serán reconocidos como derechos constitucionales. Mientras los ayuntamientos de ciudades conservadoras como San Clemente amenazan con prohibir las instalaciones que practican el aborto (esta resolución, afortunadamente, ha sido rechazada) a nivel estatal, los legisladores están trabajando para proteger los derechos reproductivos.

Aun así, la feminista estadounidense Jenny Brown subraya la importancia de organizarse fuera de las vías «aprobadas» por la estructura de poder liberal. «El derecho al aborto no se va a ganar o perder sólo a través de los canales establecidos, ya sean judiciales, legales o de otro tipo», escribió para Jacobin. De hecho, la anulación de la Roe v. Wade por parte del Tribunal Supremo afirmó que las protecciones judiciales por sí solas no eran, ni son, suficientes. Ahora, la urgencia generalizada de establecer el derecho a tomar decisiones sobre nuestros cuerpos requiere que re imaginemos cómo hacerlo.

El proceso de reconstitución de Chile ofrece una de esas visiones de la movilización, al convocar a un grupo de políticos no «de carrera» —liderados por una mujer mapuche— para reescribirla y votar las iniciativas populares. El día antes del plebiscito, Idle No More SF Bay, un grupo local intergeneracional de derechos de los nativos, fue una de las diecisiete organizaciones y naciones indígenas norteamericanas que firmaron una carta en la que aplaudían la nueva constitución por su compromiso con la autodeterminación indígena. Aunque la propuesta de constitución no se votó, la lucha para sustituir las doctrinas de la dictadura de Pinochet no ha terminado en absoluto.

Mientras el movimiento para codificar los derechos en los EEUU se ha bloqueado, los esfuerzos coordinados de los activistas latinoamericanos han sido motivo para repensar cómo proteger los derechos reproductivos. En México, Argentina y Colombia, las políticas de los movimientos de masas de los últimos cinco años han producido cambios transformadores que han dado lugar a la despenalización del aborto. En Chile, fue el trabajo de las organizadoras feministas el que puso el derecho al aborto en el radar constitucional. Comenzando como una iniciativa popular, la medida superó las 15 mil firmas requeridas para su consideración, y luego fue aprobada por una abrumadora mayoría de la convención constitucional.

Para Verónica Gago, miembro del colectivo argentino Ni Una Menos, el éxito de los recientes movimientos feministas latinoamericanos puede atribuirse a su ubicuidad. La «marea verde» —colectivo feminista argentino y referencia a los pañuelos verdes que simbolizan el activismo por el derecho al aborto— «inundó los espacios en todas partes, incluidas las escuelas, las barriadas, los sindicatos, las plazas y los comedores sociales», escribió en The Guardian. Inundar estos espacios compartidos ha creado un mayor sentido de causa común, uniendo a la gente fuera de los canales políticos «establecidos» y creando un nuevo terreno político.

En los EEUU, los manifestantes han recurrido a imágenes de Latinoamérica a favor del aborto en sus manifestaciones. En Nueva York, tras la filtración de la decisión sobre la Roe, las multitudes levantaron carteles verdes —algunos en español— y llevaron ropa y pañuelos verdes en una muestra simbólica de lucha y solidaridad internacional.  Aurea Bolaños Perea, directora de comunicaciones de COLOR, una organización de derechos reproductivos con sede en Colorado, tiene un tatuaje de una diosa azteca que lleva un pañuelo verde. «[Los movimientos latinoamericanos] han sido increíbles no sólo para inspirarse, sino para tranquilizarse [por]….», dijo a El Tecolote. «No se trata de conseguir un asiento en la mesa, sino de deconstruir esos sistemas opresivos y construir un sistema que [garantice] la liberación y la libertad de todas las personas. Eso es algo que hacen el 8-M [en México] y la marea verde [en Argentina]».

Entre los activistas latinoamericanos, el popular lema «aborto legal, seguro y gratuito» también pone de manifiesto la relación entre derechos y acceso. «La legalidad no es igual al acceso, y el acceso no es igual a la equidad, ni a la asequibilidad. Cuando pensamos en la justicia del aborto, estamos hablando de tener personas en los centros de salud que hablen tu idioma… que el aborto sea gratuito, que se eliminen las prohibiciones de financiación pública, que los seguros privados cubran [los abortos] sin ninguna estipulación, [y tener] acceso a más proveedores [en] las comunidades rurales… Roe nunca fue suficiente», dijo Christina Soliz, directora política de COLOR. Organizaciones por el derecho al aborto como COLOR, Indigneous Women Rising y el Instituto Nacional de Latinas por los Derechos Reproductivos subrayan la realidad de que las comunidades de color han enfrentado barreras a la atención médica del aborto durante décadas. «Antes de la caída de Roe, ya no teníamos igualdad de acceso al aborto», dijo esta última en Twitter.

La alabada decisión Roe de 1973 protegió fundamentalmente el derecho al aborto no sobre la base de la libertad, la igualdad o la autonomía de las mujeres, sino sobre la base de la privacidad en las relaciones médico-paciente. «Con Roe, las mujeres eran libres de ‘elegir’ sin que el gobierno se lo impidiera, pero también sin ningún tipo de apoyo social y financiero que proporcionara las condiciones para una elección significativamente libre, y con la libertad de las mujeres protegida no por derecho propio, sino como corolario de la libertad de otros (médicos, maridos)», escribió la historiadora de la justicia reproductiva Carolyn McConnell para Jacobin. En 1976, en un ejemplo de la ideología neoliberal que destruye las políticas sociales, el congresista antiabortista Henry J. Hyde encabezó una prohibición que impedía la financiación federal de los abortos. Hoy, el aborto cuesta alrededor de 530 dólares.

En el ámbito estatal, los programas de asistencia sanitaria tienen ahora la opción de proporcionar y financiar los abortos, de proporcionarlos sin financiación, o de crear prohibiciones absolutas. En California, por ejemplo, los abortos están cubiertos por Medi-Cal. Los deducibles de la atención privatizada y los cargos de copago tienen un promedio de 543 dólares para los abortos con medicamentos y 887 dólares para los procedimientos de aborto, aunque las compañías de seguros de salud privadas están obligadas a cubrir los abortos. En su artículo, acertadamente titulado ‘Roe siempre fue una base terrible para el derecho al aborto. Ahora podemos luchar por algo mejor’, McConnell escribe: «necesitamos no sólo el derecho a elegir un aborto, sino el derecho a obtenerlo, financiado socialmente si es necesario».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.