Now Reading
La Iglesia Católica, a rendir cuentas por internados y misiones

La Iglesia Católica, a rendir cuentas por internados y misiones

+8
View Gallery

Esta publicación analiza el genocidio activo perpetrado por las naciones colonizadoras de Canadá y los EEUU, y contiene un análisis del abuso y la muerte de niños. La línea de crisis de los internados indios está disponible las 24 horas del día para cualquier persona que experimente dolor o angustia como resultado de su experiencia en los internados: 1-866-925-4419. Puede llamar al 1-800-273-TALK (8255) para hablar con un consejero de crisis.   

El descubrimiento de más de 751 tumbas sin marcar en el valle de Qu’Appelle, en Saskatchewan, en el emplazamiento del antiguo internado indio de Marieval, se produjo pocas semanas después del descubrimiento de otras 215 tumbas en el internado indio de Kamloops. 

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

El descubrimiento de miles de restos, en su mayoría de infantes, en Canadá es una confirmación de los abusos de los que se han hecho eco los Primeros Pobladores, los Metis y los Inuit durante décadas. Sus historias orales han reflejado constantemente los abusos físicos, mentales y sexuales, los trabajos forzados, la asimilación cultural y la negación de la lengua que sufrieron a manos de los colonos de Canadá, en lo cual los internados funcionaron como una táctica de genocidio.

Loyen Redhawk y su hija participan en la marcha del 1 de julio en San Francisco ‘Regresen a nuestros niños a casa’.Photo: Kathryn Styer Martínez

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá publicó en 2015 un documento en el que se exponen las repercusiones de los internados, escuelas creadas para separar a los niños indígenas de sus familias con el fin de la conversión forzosa. El gobierno canadiense lo hizo con el fin de eliminar cualquier compromiso financiero, relacionado con la tierra o los tratados con los Primeros Asentamientos, los Metis y los Inuit, ya que se les privaría de su cultura y de ser indígenas. Esto formaba parte del proyecto genocida asimilador más amplio de Canadá: «matar al indio, no al hombre». 

Las escuelas residenciales estaban dirigidas por instituciones religiosas, principalmente las iglesias católica romana, anglicana, unida, metodista y presbiteriana, financiadas con subvenciones del gobierno canadiense. Más del 50 por ciento de los internados fueron dirigidos por la iglesia católica romana, con más de 80 internados en funcionamiento en la década de 1930. La Comisión de la Verdad y la Reconciliación calcula que entre los más de 150 mil niños que pasaron por el sistema de internados, hay miles perdidos. 

advertisment

Estos recientes descubrimientos en Saskatchewan y Kamloops son sólo dos casos de investigaciones de escuelas de internado, y dichas tumbas sin nombre son más que un símbolo del genocidio cultural cometido contra las Primeros pobladores, los Metis y los Inuit, sino también un genocidio físico. Los internados funcionan como una de las técnicas de desposesión de los colonos, que no sólo intentan borrar las identidades y culturas indígenas de los niños, sino que la imposición de la religión y el idioma judeocristiano, lo que provoca graves abusos y asesinatos en caso de oposición.

Las tumbas sin nombre muestran el intento de ocultar este genocidio, simplemente ‘desapareciendo’ a cientos de niños y negándose a devolverlos a sus familias. Como escribe Chief Red Bear Children’s Lodge, un grupo de servicios de bienestar infantil por y para el pueblo Cowessess: «Todavía hay niños que traer a casa».  

Mujeres y niñas marchan el 1 de julio de 2021 en San Francisco en honor a los niños asesinados que asistieron a escuelas residenciales en Canadá. Photo: Kathryn Styer Martínez

La historia de los internados de los EEUU ha sido tan cómplice de las violaciones de los derechos humanos y del genocidio cultural como la de Canadá. De hecho, los internados estadounidenses sentaron las bases de los canadienses. Los internados, que se denominan así, estaban dirigidos principalmente por la Iglesia católica. La National Native American Boarding School Healing Coalition (NABS) ha identificado más de 367 internados de integración en los EEUU entre 1870 y 1970, pero sólo ha podido localizar el 38% de sus registros.

Como el número de internados y sus registros siguen siendo desconocidos, la cantidad de niños que asistieron, desaparecieron o murieron en dichas escuelas está deliberadamente oscurecida. Andrea Carmen, directora ejecutiva del Consejo Internacional de Tratados Indios, fue citada por NABS: «El destino de los muchos niños indígenas que nunca volvieron a casa después de ser trasladados a la fuerza por los EEUU a los internados, incluidos los que se encuentran en las numerosas tumbas sin marcar en los antiguos emplazamientos de los internados, sigue siendo una violación continua de los derechos humanos según el derecho internacional».

También se ha pedido que se investigue a las Misiones de California, cuestionando aún más el papel de las iglesias católicas en la asimilación forzada y el genocidio de los pueblos indígenas. Weshoyot Alvitre, un artista tongva de la cuenca de Los Ángeles, escribió un llamamiento para que las Misiones de California rindan cuentas por su genocidio. «Los Estados de Norteamérica tiene la misma sangre en sus manos que Canadá. ¿La única diferencia? No han empezado a cavar», publicó en las redes sociales el 24 de junio de 2021. «Exijan que las Misiones de California rindan cuentas por el genocidio. Exijan que la iglesia católica rinda cuentas por sus crímenes. Exijan la verdad en Canadá. Exijan la verdad aquí en los EEUU».

See Also

Dado que los internados y las misiones eran instituciones permitidas por el Estado español y por los EEUU con el fin de convertir a los nativos a través de la negación del idioma y la cultura, la Iglesia católica aún no ha presentado una disculpa formal ni ha tomado ninguna medida para reconocer su papel en el genocidio. 

Lakota Holder (a la derecha) comienza un baile durante la marcha y manifestación titulada ‘Regresen a nuestros niños a casa’, el 1 de julio de 2021 en San Francisco. Photo: Kathryn Styer Martínez

El legado de los internados y escuelas residenciales es un recordatorio del proyecto colonial más amplio que los estados colonizadores como los EEUU y Canadá emplean para borrar y privar de derechos a los pueblos indígenas en todo el continente americano. Otros ejemplos son la detención de protectores del agua en el oleoducto de arena de alquitrán de la línea 3 de Enbridge Energy en Minnesota, la profanación de tumbas y antepasados perpetrada por instituciones académicas, y la constante negación de tierras a las comunidades indígenas.

El descubrimiento de estas fosas comunes sin marcar en Canadá y la investigación de los internados en los EEUU representan a niños, con nombres, con sueños, con familias, con futuros robados en nombre del genocidio. El propio El Tecolote, como periódico bilingüe con sede en la Misión, opera en tierras Ohlone robadas y no cedidas, ya que los pueblos Ohlone están luchando por sus derechos para preservar lo que queda de sus tumbas sagradas.  

Apoyar y solidarizarse con proyectos como Save the Shellmounds en West Berkeley, y pagar el impuesto sobre la tierra Shummi son medidas necesarias que hay que tomar, porque no hay reconciliación ni ‘disculpas’ formales que puedan explicar las vidas robadas por los colonos. 

El Tecolote is 51 years strong this month!

X