Advertisements

Ed Lee ganó la elección a la alcaldía con una gran mayoría—aproximadamente sesenta votantes lo listaron como su primera elección—pero John Avalos, el supervisor del Distrito 11, tubo un éxito arrollador en la Misión con 4.439 votos de los 9.726 en total del distrito.

Avalos presentó una declaración de concesión el viernes 11 de noviembre.

“Quiero ofrecer mis felicitaciones a Ed Lee en su elección”, leía. “Estamos muy orgullosos de haber llegado de segundos firmemente, y estamos increíblemente orgullosos de haber tenido una campaña limpia basada en los problemas, potenciada por medio de nuestros dedicados voluntarios.”

Muchos residentes de la Misión tuvieron la oportunidad de conocer la campaña de Avalos y de verlo en persona—ya fuera en un evento de la comunidad, una reunión del comité local, o simplemente pasando en su bicicleta—y el impacto de su campaña se continúa resonando en el barrio.

“Ver a John quedar en segundo lugar refleja el lugar en que se encuentra San Francisco políticamente”, dijo Carlos Martinez, un residente de la Misión quien participó en la campaña de Avalos.

Martinez admitió que estaba desilusionado por el bajo porcentaje de votantes, tan sólo 40 por ciento votaron, pero dijo que también está orgulloso del gran impacto que tuvo la campaña de Avalos en el distrito de la Misión y en la ciudad en general.

“Este es el principio de un renacimiento progresista”, dijo.

Avalos efectivamente integró su experiencia trabajando con la comunidad y su trabajo social en su campaña. Usando una estrategia ambiciosa de base “grassroots”, logró integrar a grupos de fundadores públicos de un sector muy diverso de las comunidades

Ron Mcbeide, un profesor universitario retirado y residente de la Misión, dijo que votó por Avalos precisamente porque su mirada progresista y el financiamiento transparente de su campaña, lo situaba a distancia del resto de los candidatos

“Yo lo he visto preocuparse por los intereses de la gente trabajadora en general, gente en la Misión, inmigrantes documentados y no documentados, y también algunas de las comunidades más marginales”, dijo McBride.

La reacción del barrio ante los resultados de las elecciones este año, fue en gran parte en apoyo a Avalos, pero también hubieron algunas personas quienes apoyaron a Lee.
Gabriela Lozano, dueña de L’s café en la calle 24 es una de ellas.

“Ed Lee siempre ha sido mi candidato”, dijo ella. “En los últimos diez meses ha hecho muchos cambios positivos para ayudar a los dueños de comercios pequeños, y al mismo tiempo ha facilitado el llenar los espacios vacíos en la Misión”.

Lozano espera que Lee cree más trabajos que lleven a que la gente tenga más dinero para gastar en los comercios pequeños, tales como el de ella.

Pero como indica el porcentaje tan bajo de votantes en general, muchos residentes en la Misión dijeron que ni siquiera se preocuparon en votar.

Giovan Alonzi, un estudiante de literatura en inglés en San Francisco State, dijo que su amigo con quien monta bicicleta y quien estuvo involucrado en la campaña, le explicó los cambios en beneficio a los ciclistas que Avalos estaba planeando. Al final, eso no fue suficiente.

“No voté”, dijo Alonzi, expresando el sentimiento de casi sesenta por ciento de los votantes en la ciudad.

Alonzi dijo que por medio de sus conversaciones con otros estudiantes, aprendió que no estaba solo en su decisión—muchos estudiantes no votaron ya que no se relacionaba con los mensajes políticos de los candidatos a la alcaldía.

—Traducción Alejandra Cuéllar