Now Reading
Tras larga batalla legal, MLVS logra permanecer en su edificio sede

Después de una larga batalla legal que puso a Mission Language and Vocational School (MLVS) en riesgo de perder su sede, miembros de su junta, estudiantes, políticos locales y miembros de la comunidad se reunieron el 20 de noviembre para celebrar el regreso a su edificio.

MLVS pudo conservar el edificio, ubicado en 2020 de la calle 19, por medio de una asociación con 701 Alabama Consortium LLC, que incluye a Jamestown Community Center, Mission Neighborhood Centers, Inc. (MNC) y Mission Economic Development Agency (MEDA) .

“Hoy es un milagro. Es un día histórico”, dijo el activista comunitario Roberto Y. Hernández, mientras dirigía la bendición de apertura. Recordó un correo electrónico que escribió el 29 de marzo de 2017, que decía: “Mi gente, estoy muy preocupado por las personas que hablan y hablan sobre la situación en [MLVS]”, referiéndose al momento en que la comunidad se enteró de los problemas internos que enfrentaban.

“El camino a la resolución comenzó en mayo, cuando MLVS celebró un acuerdo de compra de $4.75 millones para volver a adquirir una porción de 12,600 pies cuadrados de su edificio”, dijo Tracy Gallardo, directora ejecutiva de dicha institución. “MLVS también acordó pagar $700 mil en daños a Huckleberry Friends LLC, para evitar una venta forzada del edificio”.

Según Gallardo, el 23 de agosto de 2019, MLVS cerró la custodia de su edificio. El consorcio recibió $1 millón del programa Iniciativa de Sostenibilidad sin Fines de Lucro de la alcaldía, que sirvió como anticipo para comprar la sección del edificio perdida anteriormente.

Miembros de la junta de MLVS, estudiantes, políticos locales y miembros de la comunidad se reúnen el 20 de noviembre para celebrar el regreso de esta institución a su edificio sede. Cortesía: Christopher Gil

También hay un nuevo soporte para los programas que ofrece MLVS: “Kaiser Permanente se ha unido para apoyar el lanzamiento de la reconstrucción de MLVS a través de una subvención de $500 mil que respalda la expansión del edificio y traer el equipo del programa de Asistente Médico al día con los estándares de la industria”, dijo Gallardo.

El ambiente era jubiloso cuando la comunidad celebró el regreso al edificio. Entre los presentes se encontraban la alcaldesa London Breed, la supervisora del distrito 9, Hillary Ronen, la supervisora del distrito 10, Shamann Walton, la supervisora del distrito 11, Ahsha Safaí y el asambleísta estatal David Chiu.

“Al asumir la propiedad completa de este edificio, las organizaciones sin fines de lucro que conforman el 701 Consorcio de Alabama están enviando un mensaje claro de que no irán a ningún lado y continuarán invirtiendo en el futuro de nuestras familias más vulnerables en la Misión y en toda la ciudad”, declaró Ronen.

En julio de 2016, Huckleberry Friends presentó una demanda contra MLVS por incumplimiento de contrato derivado de un contrato de arrendamiento de 2013. Dicho contrato derivó de que MLVS se encontraba en una situación financiera grave, lo que llevó a su junta directiva y a la entonces directora ejecutiva, Rosario Anaya, a firmar el contrato de arrendamiento, dando a Huckleberry Friends la “opción de comprar” la parte del edificio que estaba alquilando.

El edificio se encuentra en un terreno que se dividiría en dos parcelas si Huckleberry Friends decidiera ejercer su opción de compra. Cuando dicha opción fue ejercida, la situación financiera de MLVS era sombría: tenía una hipoteca de $2.5 millones con Wells Fargo, quien estaba preocupado por el índice de flujo de efectivo de la institución y temía que tuviera que ejercerse la hipoteca. MLVS pudo encontrar un préstamo privado, pero los pagos fueron de $18 mil al mes.

“Tuvimos que salir este préstamo duro”, dijo Ray Sloan, miembro de la junta de MLVS. “Fue entonces cuando Saul Griffith [el miembro gerente de Huckleberry] se enteró de nuestra situación y se acercó a Rosario con un trato para comprar parte del edificio. Y con [el ex presidente de la junta] José Chapa, llegamos a un acuerdo con Saul Griffith y HF de que él se pondría del lado de Alabama y haría ciertas mejoras de las que la escuela también se beneficiaría. Por ejemplo, reemplazar el techo”. MLVS pudo asegurar el préstamo privado después de llegar a un acuerdo con Griffith.

En agosto de 2015, Anaya muere inesperadamente, sin que la comunidad supiera que había estado luchando contra el cáncer de pulmón. Antes de su muerte, llevó a Daniel Brajkovich a la junta, quien se desempeñó como director interino tras la muerte de Anaya. Sin embargo, Brajkovich dejó de hacer los pagos de la hipoteca en marzo de 2015, lo que agudizó los problemas financieros. La junta solo se dio cuenta de la situación cuando Griffith informó que no se estaba pagando la hipoteca.

“El director ejecutivo que precedió a Rosario no pudo seguir haciendo los pagos del préstamo que obtuvo después de firmar el contrato de arrendamiento de 2013”, dijo Tony Fazio, miembro de la junta de MLVS. “Ese arrendamiento fue garantizado por HF. MLVS terminó debiéndole más de $300 mil a HF, que continuaba haciendo pagos para evitar caer en mora. De lo contrario, la escuela habría caído en incumplimiento y el banco [habría] ejecutado la hipoteca [ed] en el edificio”.

Una vez que la situación de MLVS con Huckleberry Friends se hizo pública, varios miembros de la comunidad y organizaciones se unieron para ver qué podían hacer para ayuda. Después de muchas negociaciones y largos litigios, a principios de 2018, un tercio del edificio fue vendido a Griffith por $3 millones.

Junto con la ayuda de la alcaldesa, los líderes de la ciudad y los miembros de la comunidad, MLVS pudo volver a comprar la sección del edificio perdida, pese a que no todas las partes involucradas estaban contentas. Griffith señaló que perdió al menos medio millón de dólares en el acuerdo en honorarios legales y otros costos, pero estima que la pérdida probablemente sea de varios millones de dólares si incluye daños a su negocio: “Mi esposa y yo simplemente no podíamos seguir luchando, así que renunciamos y vendimos la propiedad como una pérdida significativa”, dijo Griffith.

“Creo que fue bastante desafortunado la forma en que resultó, que [Griffith] no recibió el beneficio del acuerdo que firmó originalmente con la escuela”, dijo Scott Freedman, abogado de Griffith. “Debido a la oposición que enfrentaba… finalmente tomó la decisión de alejarse del edificio y dejar que la escuela hiciera lo que quisiera”.

“Al final del día, es, para mí, un trato justo”, dijo Gallardo. “Todos ganan en este acuerdo y todos pierden… Es una pena que hayamos tenido que pasar por esta prueba”. Creo que la intención original se hizo de buena fe… Es solo [que] la comunidad nunca acordó la venta de un activo tan histórico. Cuando la comunidad salió fuerte y sintió la propiedad y la conexión con el edificio, siento que Saúl tuvo que darnos la oportunidad de al menos intentar volver a comprarlo y así… algún tipo de agradecimiento es para permitir que eso suceda”.

En la celebración del 20 de noviembre, Breed declaró: “No hay nada como tener un lugar en su comunidad para llamar hogar… MLVS ha sido ese espacio comunitario durante más de 40 años, aquí en la Misión… para abrir las puertas de oportunidades a personas que necesitan un lugar para sentirse seguros, para desarrollar las habilidades, para aprender el idioma, para aprender tantas cosas increíbles, pero lo más importante, para tener una comunidad”.

El asambleísta Chiu también destacó la importancia de la comunidad y declaró: “En un momento en que nuestra comunidad latina [y] nuestra comunidad inmigrante están bajo el asalto de un supuesto ocupante de la Casa Blanca y de las fuerzas económicas que buscan expulsarnos, tenemos que ponernos de pie en coaliciones con las familias para decir que no nos vamos a ir, que estamos aquí para quedarnos y que nadie nos va a echar”.

La importancia del edificio para la comunidad fue ampliamente reconocida durante la celebración. Además de MLVS, el edificio también alberga organizaciones sin fines de lucro que sirven a jóvenes en edad de transición, inmigrantes y familias, como el Jamestown Community Center, Five Keys Charter School, la Roadmap to Peace Initiative y el Bay Area Community Resource Access Center.

“Es uno de esos edificios en la comunidad que es el ayuntamiento de la comunidad, el lugar de organización comunitaria, la zona cero, donde las personas se unen para partir el pan, para celebrar”, dijo Gallardo. “Fue donde tuvimos muchos desayunos, bailes, muchas comunidades y grupos de César Chávez. MLVS ha sido históricamente ese lugar para la comunidad. Un lugar con muchos recuerdos y organización”. 

Story by: Elizabeth Silva