Now Reading
La comunidad Trans enfrenta desafíos para su salud física y mental durante pandemia

*Nota del Editor: Sam Moore es estudiante de periodismo, de la clase Medios de Comunicación Comunitarios. Impartida por el profesor Jon Funabiki, la clase es una colaboración con El Tecolote.

Jacob Cook, un empleado minorista de 22 años del Condado de Orange, estaba en camino de comenzar la terapia de reemplazo hormonal el mes pasado, pero su clínica se quedó sin testosterona: “Cuando llegué, tuve que esperar dos horas y media para que, finalmente, me dijeran que no recibiría tratamiento. Toda la testosterona había expirado y nadie se había dado cuenta”, dijo. “Todos los pedidos pendientes en T habían sido cancelados debido a COVID-19”. Después de esperar casi tres horas, dijo, lo enviaron a casa sin receta.

Cook no está sola: a medida que la pandemia por el coronavirus continúa afectando a casi todas las partes del sistema de salud, muchas personas trans y género no binario se enfrentan a la difícil tarea de buscar servicios médicos para afirmar el género, cada vez más inaccesibles, servicios que, para muchos, no fueron fáciles de acceder desde el inicio

“Voy a estar sin testosterona durante el próximo mes debido al retraso en el envío, y como mi farmacia no tiene una ubicación física, no puedo ir a recogerla”, dijo Ace Gimeno, de 19 años, que trabaja como barista en Fairfield y asiste al Solano Community College. Desde que comenzó la pandemia, dijo, no ha podido encontrar compresas de preparación de alcohol para sus inyecciones de testosterona, y ha estado usando agujas de tamaños incorrectos ya que el tamaño que usa normalmente no ha estado disponible en ninguna farmacia. “Estoy preocupado por los cambios mentales y emocionales, ya que mi cuerpo se adaptará a no tener esa cantidad de testosterona en mi sistema”, dijo Gimeno. “Mi salud mental es mi mayor preocupación allí”.

Hay retrocesos como este en las líneas médicas, desde pacientes con lupus que no pueden acceder a la hidroxicloroquina después de que fue aprobada por la FDA como un tratamiento de coronavirus de emergencia, hasta pacientes con enfermedades crónicas que enfrentan una escasez creciente de sedantes, anestésicos, analgésicos y relajantes musculares, todos utilizados por ahora para tratar a pacientes conectados a ventiladores. Pero para una comunidad íntimamente familiarizada con la forma en que una sociedad inequitativa puede permitir un sistema de salud peligrosamente inadecuado, este tipo de desafíos son especialmente difíciles.

Ilustración: Valeria Olguín

“Lo más extremo o peligroso es la tendencia suicida, cuando hay personas que están en un punto de sentir que es de vida o muerte”, dijo Danny Schnittman, quien trabaja como terapeuta familiar y coordinador de admisión en el Centro Pacífico para el Crecimiento Humano, un centro comunitario LGBTQ + en Berkeley que opera la única clínica de salud mental de escala móvil para personas LGBTQ + en el condado de Alameda. “Lo más importante, creo, es solo el bienestar general y los aspectos de salud mental del aislamiento, de no tener atención afirmativa o validada, no tener acceso a algo que potencialmente puede cambiar la vida de alguien”.

Las tasas más altas de suicidio en las comunidades trans, junto con los sentimientos de aislamiento e inaccesibilidad de la atención de afirmación de género provocada por la pandemia, podrían causar una afluencia de desafíos de salud mental entre las comunidades trans, dijo Schnittman.

“Las cirugías (de afirmación de género) no están sucediendo en este momento”, dijo. “A las personas se les ha retrasado indefinidamente la fecha de cirugía. No saben cuándo van a poder someterse a una. Podrían haber estado en una lista de espera durante mucho tiempo. Existe esa desesperanza e impotencia, ¿cuándo puede suceder esto?”

La pandemia ha afectado el propio lugar de trabajo de Schnittman: desde que se puso en vigencia la orden de confinamiento en el hogar, el Pacific Center ha transferido la mayoría de sus servicios a un formato en línea y ha dejado de recibir nuevos pacientes. Los terapeutas han reducido el costo de sus sesiones y han ofrecido algunas sesiones gratuitas para acomodar a los pacientes que han experimentado una pérdida de ingresos. Aquellos que asisten a los grupos y programas de apoyo del centro, especialmente los jóvenes trans, enfrentan sus propios desafíos, dijo Schnittman. “Co-facilito un grupo trans preadolescente que regularmente recibía de 8 a 12 niños por sesión”, dijo. “Comenzamos a hacerlo a través de Zoom, y en este punto han sido de 1 a 3 niños cada vez. No existe la misma regularidad, y para muchos de los niños, no conocen a otras personas trans fuera del grupo. No están en espacios donde se sienten afirmados, y esos espacios son tan críticos para el desarrollo con la juventud trans. Cisgender, jóvenes heterosexuales, se ven por todas partes, los jóvenes trans no lo hacen”.

La comunidad trans de San Francisco se enfrenta actualmente a sus propios desafíos de atención médica. Lyon-Martin Health Services, una clínica del Distrito de la Misión que ofrece atención médica principalmente a personas trans de bajos ingresos y mujeres cisgénero, ha estado luchando desde febrero para combatir una reubicación y reducción de personal médico que podría resultar en una disminución del 50-90 por ciento en el número de pacientes que pueden atender.

HealthRIGHT 360, la organización matriz de Lyon-Martin, anunció en febrero planes para trasladar la clínica de su ubicación actual en 1735 de la Calle Misión, a una clínica separada en el 1563 de la misma calle este mes. Si bien los fondos de la ciudad y las preocupaciones relacionadas con la pandemia han pospuesto esos planes, la medida aún podría tener lugar a fines de julio.

“Todos estos cambios son realmente desafortunados porque significaría que no podríamos ver a tanta gente como lo hacemos ahora”, dijo un empleado de Lyon-Martin, que solicitó permanecer en el anonimato. “Nos dijeron que solo un equipo podría trasladarse a la nueva ubicación. Eso significa un proveedor médico, una enfermera y un asistente médico. También nos informaron que nuestro programa de voluntariado se reduciría”.

El cambio de ubicación, dijo el empleado, podría ser su mayor preocupación. Muchos de los pacientes de la clínica confían en el entorno seguro e inclusivo que Lyon-Martin ha fomentado desde su apertura en 1979. La fusión con una clínica que no atiende a una gran población trans significa perder ese entorno, algo que podría alejar a muchos pacientes por completo.

“Pensé que me quedaría con Lyon-Martin ante cualquier cosa, pero la pérdida de la recepción es lo único que no creo que pueda manejar”, dijo el artista Scout Tran, de 38 años, que ha estado recibiendo atención médica ahí por cinco años. “Estoy empezando a envejecer lo suficiente como para que no ver a un médico general no sea una buena idea, pero prefiero arriesgarme que tener que tratar con una clínica regular. Cuando tuve una enfermedad grave el año pasado, me negué a ir a una sala de emergencias e insistí en pasar por Lyon-Martin primero”.

El personal informado de la clínica es la razón principal de Tran para esta lealtad: “La recepcionista telefónica espera que sea trans y no se asuste con mi voz”, dijo Tran. “La recepción está atendida por personas trans, que saben cómo navegar por preguntas incómodas sin ponerme ansioso. Puedo hablar abiertamente con el asistente médico sin preocuparme por su reacción. En Lyon-Martin ven a personas trans todo el día, y ningún otro lugar puede sintetizar eso”.

Algunos anticipan un regreso a modos de atención médica más alternativos y basados en la comunidad a medida que la atención médica continúa siendo más inaccesible.

“Recuerdo un momento, demasiado reciente, cuando solo la mitad de nosotros tenía recetas reales de hormonas, y todos racionamos nuestro suministro para poder compartirlo”, dijo Tran. “Ya he visto un retorno instintivo a ese método desde que la comunidad escuchó que Lyon-Martin estaba siendo reducido”.

Tran dijo que los pacientes más afectados por los cambios probablemente serán aquellos que tienen que ‘salir’ como trans para recibir la atención adecuada: “es decir, las mujeres trans que no ‘pasan’, los hombres trans que ‘pasan’ demasiado bien, las personas no binarias como categoría; agravado por otros factores que pueden hacer que alguien los tome instintivamente con menos seriedad, como ser negro o moreno, discapacitado o tener barreras del idioma, y especialmente a cualquiera que no tenga un baño privado y mucha energía extra para recuperarse antes de salir ver un doctor”.

Esta es ya la realidad de la atención médica para personas trans y con género no binario en todo el país. Y con los planes anunciados por la administración Trump el mes pasado para revertir una sección de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio que protege a las personas trans de la discriminación en la cobertura de salud y seguros, la situación podría empeorar exponencialmente, para las personas trans en todas partes, no solo para los pacientes en Lyon-Martin.

“Es una sensación de retroceder”, dijo Schnittman sobre el anuncio de la administración Trump. “Creo que eso continuaría aislando a las personas trans, especialmente las personas trans en áreas rurales o con menos recursos, porque ya tienen problemas para acceder a los recursos que necesitan. Definitivamente hay un sentimiento de impotencia aquí. Solo podemos esperar que no suceda”. 

Story by:

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.