Now Reading
Empleados latinos los más vulnerables al COVID-19, según resultados de estudio local

Con los primeros informes que sugerían que los latinos en San Francisco estaban siendo desproporcionadamente afectados por COVID-19 y que el Distrito de la Misión tenía el mayor número de casos positivos, las pruebas gratuitas para su detección comenzaron en la mañana del 25 de abril y continuaron hasta el día 28 para los residentes que viven en el sección del vecindario entre la calle 23 a César Chávez, y South Van Ness a la calle Harrison.

Los resultados están listos y cuentan una historia sumida en privilegios y desigualdades.

Durante cuatro días de pruebas, de 4,160 personas, 74 resultaron positivas a PCR (reacción en cadena de la polimerasa) de COVID-19, pero los participantes ‘hispanos o latinos / latinx’ representaron abrumadoramente el 95.1 por ciento de esos casos positivos.

“Podemos ver muy claramente, incluso dentro de esta sección del censo, que las infecciones en curso no se distribuyen de manera uniforme en toda la comunidad”, dijo Diane Havlir, jefa de la División de VIH, Enfermedades Infecciosas y Medicina Global de la UCSF. “Ese salario bajo, trabajadores esenciales en la comunidad Latinx, que viven en hogares saturados de residentes, soportan la mayor carga y son los más afectados. Y esto se debe en parte a los desafíos, por ejemplo, del confinamiento”.

La prueba fue realizada por Unidos en Salud, una asociación entre el Hospital General de San Francisco y la Universidad de California, de San Francisco (UCSF) y la Fuerza de Tarea Latina para COVID-19. El estudio tuvo como objetivo examinar una sección específica de la comunidad (designada por un censo) después de que el código postal 94110 del Distrito de la Misión representara la mayor cantidad de casos confirmados en San Francisco y con informes iniciales que mostraban que el 84 por ciento de las personas hospitalizadas con COVID- 19 en el Hospital General de San Francisco eran latinx. Las pruebas se basaron en gran medida en voluntarios médicos y comunitarios, con más de 450 capacitados y reclutados.

Pero tratar de evaluar a todos en la segunda área más densa de San Francisco no llegó sin “enormes obstáculos”, incluidos los desafíos de encontrar un sitio de prueba, voluntarios y protocolos sobre cómo manejar a los pacientes enfermos. “Piensa en la paradoja de esto”, dijo Havlir, “le hemos dicho a la gente que se confine y se quede en casa. Y ahora estamos diciendo, ‘Oh no, por favor, sal y hazte prueba. Haga la prueba en un lugar que creemos que será seguro para usted’. Las personas, por cualquier enfermedad, a menudo no quieren hacerse la prueba cuando se sienten bien”.

El tramo del censo donde se realizaron las pruebas, según datos de 2018, señaló una población que es 58 por ciento latinx y 34 por ciento de los hogares que ganan ingresos inferiores a $50 mil al año.

La estudiante de enfermería del CCSF y voluntaria, Karina Furlan, obtiene una muestra de saliva de John Herrera durante la campaña de masiva de un estudio para el COVID-19, llevado a cabo en el Parque Garfield el 26 de abril. Foto: Mike Kai Chen/Freelance

El estudio se dividió en tres categorías: residentes y trabajadores (2,959), residentes de la comunidad ampliada (800) y otros (401). De los residentes y trabajadores que fueron examinados, el 44.1 por ciento eran latinx y el 2.1 por ciento (62) fueron PCR positivos. Pero dentro de la misma categoría de Residentes y Trabajadores, el estudio mostró una tasa más alta de casos positivos de PCR en personas que trabajaban en el área (6.1 por ciento) en comparación con aquellos que vivían allí (1.4 por ciento). Pero de todos los que dieron positivo, el 90 por ciento, dijo no poder trabajar desde casa durante el confinamiento.

“Estos eran trabajadores de primera línea, que tenían que trabajar fuera de casa. Eso o estaban sin permiso o desempleados”, dijo Havlir. “En otras palabras, las personas que no pueden mantener sus ingresos mientras se refugian, están representadas desproporcionadamente en los casos positivos de PCR”.

Estos hallazgos, aunque no completamente inesperados, fueron inquietantes para la Supervisora del Distrito 9, Hillary Ronen.

“No creo que el estudio preguntara sobre el estado migratorio, pero si hay una gran cantidad de trabajadores indocumentados que no son elegibles para los programas estatales de desempleo, no recibirán el cheque de $1,200 por correo del gobierno federal, allí realmente no hay forma de mantener la comida en sus propios platos o en los platos de sus familias si no corren ese riesgo y se van a trabajar”, dijo.

Voluntarios médicos toman muestra de sangre de Anthony Herrera, de diez años, para prueba del COVID-19, durante un muestreo gratuito realizado en el Parque Garfield el 26 de abril. Foto: Mike Kai Chen/Freelance

Ronen dijo que presentará una legislación que respalde a los residentes de San Francisco que resulten positivos para ofrecerles a una habitación de hotel si no tienen un lugar seguro para ponerse la cuarentena; el acceso a salarios de reemplazo y el acceso a alimentos y otros artículos esenciales durante esos días. 

Casi todos los que dieron positivo fueron contactados y se pusieron en contacto con los Equipos de Respuesta Clínica y los Equipos de Bienestar Comunitario. Pero el estudio mostró que sólo 15 de 67 personas que dieron positivo tenían un médico primario.

El Biohub Chan Zuckerberg realizó un cambio “masivo y rápido” de los especímenes probados. Pero aparte de las pruebas en sí, el estudio reveló que hay una gran demanda de pruebas. En cuatro días, Unidos en Salud aumentó las pruebas COVID-19 totales de la ciudad en un 29 por ciento. Antes de que comenzaran las pruebas de la Misión el 25 de abril, San Francisco había examinado a 14,570 personas.

El estudio también reveló las correlaciones entre los casos positivos de PCR con el tamaño y los ingresos del hogar. Aunque, según los datos del censo, el 39.3 por ciento de los hogares ganaban menos de $50 mil, esos hogares representaban el 88.9 por ciento de los casos positivos. Los hogares más grandes también se asociaron con casos PCR. Los hogares con un tamaño de 3-5 representaron el 59.6 por ciento de los casos positivos y los hogares mayores de cinco, representaron el 28.8 por ciento de los casos positivos para PCR.

Jon Jacobo en la toma masiva de sangre llevada a cabo el 26 de abril en el Parque Garfield. Foto: Mike Kai Chen/Freelance

“Lo que tenemos particularmente aquí en San Francisco es una ciudad muy cara, algo que requiere un trabajo más laborioso, que requiere más dinero para alquilar, y lo que estamos viendo es que más personas tienen que vivir juntas para sobrevivir”, dijo Jon Jacobo, presidente del comité de estudio de la UCSF y miembro del Grupo de trabajo latino sobre COVID-19. “Y creo que los números que vimos resaltan y magnifican absolutamente las desigualdades que existen dentro del sistema”.

Una pregunta clave que los investigadores intentaron responder con el estudio consideró depender de los síntomas para las pruebas. “Lo que encontramos en este estudio, y esto es consistente con lo que sabemos sobre COVID-19, es que las personas manifiestan signos virales altos antes de enfermarse, y algunas personas nunca se sienten enfermas por este virus”, dijo Havlir.

De los evaluados en el estudio, el 53 por ciento de los participantes positivos de PCR no manifestaron síntomas, y de los que sí mostraron síntomas, el 33 por ciento tuvo tos, el 17 por ciento padeció dolores musculares y el 11 por ciento, fiebre.

“Creo que es realmente importante cuando compartimos estos resultados, lo que estamos diciendo es que esta tasa se encontraba en las personas que alcanzamos durante este período de cuatro días. Y uno tiene que ser extremadamente cauteloso al generalizar cuando extrañas a ciertas personas”, dijo Havlir. “Hay razones por las que podríamos haber subestimado la cantidad de PCR… porque probablemente solo se detecte el 80-90 por ciento de los casos. Podríamos haberlo subestimado porque las personas que tienen más miedo a hacerse la prueba y que podrían tener el mayor riesgo de ser positivas para PCR no vinieron a hacerse la prueba. Por otro lado, podríamos haber sobreestimado si las personas que estaban más preocupadas y las que probablemente tenían síntomas fueran las que vinieron a esta campaña de pruebas en particular”.

Actualmente se está planeando repetir el estudio en los próximos tres a seis meses.

“Los hallazgos aquí no significan que la Misión sea un lugar menos seguro para estar en la ciudad”, dijo Susan Philips, Directora de Prevención y Control de Enfermedades del Departamento de Salud Pública. “Consideramos que toda la ciudad de San Francisco es un lugar donde está ocurriendo la transmisión comunitaria. Y todos debemos tomar las precauciones que hemos estado escuchando”.

“Con cualquier enfermedad, si uno no sabe que está infectado, no puede hacer nada. Si una persona sabe que está infectada, puede hacer algo. Nuestra comunidad puede ayudar a esa persona”, dijo Havlir. “Todos deseamos tener una vacuna, todos deseamos tener tratamiento. Pero no lo hacemos ahora”. 

Story by:

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.