golden gate bridge highway and transportation district day of the dead banner
Now Reading
Madre, mentora y maestra: La Misión recuerda a la artista chicana Yolanda López

Madre, mentora y maestra: La Misión recuerda a la artista chicana Yolanda López

Yolanda M. López, la icónica artista y activista chicana cuyo arte político allanó el camino para muchos y que llamó hogar al Distrito Misión durante más de 40 años, murió de cáncer la mañana del 3 de septiembre de 2021. Ella estaba apenas en sus 79.

Más tarde ese día, decenas de seres queridos y amigos se reunieron en el sitio de su mural en la Misión, pintado por Jess Sabogal, en la calle Folsom, en señal de luto y para celebrar su vida. “Fue profundo”, dijo su hijo Río Yañez sobre el encuentro. “Lamento que no estuviera allí. Porque era su comunidad y familia elegida. Muchos de los que estaban allí la ayudaron en los últimos dos años de su vida».

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

La reunión incluyó grabados de López creados por Sabogal y un altar improvisado elaborado por la gente de la comunidad. “Me sentí como estar en la vieja Misión en la que crecí”, dijo Río. «Era la reunión de amigos y familiares con la que siempre había soñado».

Foto: Alexa «LexMex Treviño lexmexart.com

Nacida en San Diego el 1 de noviembre de 1942, López comenzó a pintar mujeres jóvenes como Modigliani a la edad de 12 años usando acuarelas Pelikan que le había regalado su tío peluquero. López, una niña tímida, recorría las estanterías de la biblioteca con la misma emoción que los adolescentes mayores recorrían los bulevares. A los 16 años, descubrió a los poetas beatnik y colgó un cartel de Alfred E. Neuman en las paredes del dormitorio que compartía con sus dos hermanas menores.

A principios de la década de 1960, cuando su madre ya no podía mantenerla, López se mudó al Área de la Bahía. El movimiento chicano comenzaba a encontrar su voz, al igual que ella.

advertisment

“Salí de la huelga de la Estatal de San Francisco, una más de los pequeños munchkins que caminaban al frente”, dijo a El Tecolote en 2019. “Yo era solo una pequeña chica mexicana de clase trabajadora que tomaba clases de arte allí”. Trabajó en el Golden Gate Theatre para mantenerse durante la escuela, y ocasionalmente consiguió que sus amigos entraran gratis.

La huelga estudiantil duró de 1968 a 1969 y dio origen a la Facultad de Estudios Étnicos, donde comenzó su incursión en el arte político. “Me veía mucho como una revolucionaria”, refiriéndose a su trabajo político en ese momento. «Lo que significó una forma completamente diferente de construir una sociedad y una política».

Poco después de la huelga, siete jóvenes centroamericanos del Distrito Misión, que luego se conocieron como Los Siete de la Raza, fueron acusados de matar al oficial Joe Brodnik en mayo de 1969. Los arrestos galvanizaron a la Misión y siguiendo el ejemplo del portavoz del Frente de Liberación del Tercer Mundo, Roger Alvarado, y a la organizadora de Los Siete, Donna Amador, López se unió a la lucha para liberar a Los Siete.

Foto: Alexis Terrazas

“Era nadie en el departamento de arte del estado de San Francisco. Y cuando fui con Donna y Roger, era artista. Podría dibujar. El mayor beneficio que obtuve de Los Siete fue una forma completamente nueva de ver el mundo. Comprendí lo que tenía que hacer como artista». López pasó a crear los carteles políticos de Los Siete, la primera vez que su trabajo fue publicado. «Lo veo ahora. Y me estremezco un poco porque se ve muy primitivo, rió López. «Pero eso es lo que fue».

También diseñó, con la ayuda del Ministro de Cultura de Black Panther, Emory Douglas, el periódico radical Basta Ya!, que servía como voz de Los Siete. Incluso se desempeñó como dibujante en la sala del tribunal. Su colección de archivos se mostró en la exhibición de Acción Latina 2019, Recordando Los Siete. López formó parte de la ola de artistas chicanos que dio origen a las futuras generaciones de mujeres y artistas latinas.

A fines de la década de 1970, conoció a su colega, el renombrado artista chicano y cofundador de la Galería de la Raza, René Yañez. Los dos habían pasado juntos su último año en la misma escuela secundaria en San Diego, pero se conocieron en Galería durante uno de los espectáculos de López. Años más tarde, en 1980, nació su hijo Río. Incluso después de separarse, López y Yáñez vivían en el mismo edificio de departamentos en la Misión.

“Pienso en ella como una artista”, reconoce Río. «Alguien que tuvo que ponerse de pie y defender el trabajo que creó». Su arte más conocido fue también el más controvertido. Y eso incluyó su serie ‘Retrato del artista como la Virgen de Guadalupe’ (1978), que fue un desafío directo a los orígenes coloniales y patriarcales de la iconografía guadalupana. La serie de tres imágenes presenta al ícono mexicano, que es sagrado incluso para los no creyentes, pero en lugar de la virgen, López presenta el cuerpo de su madre inclinado sobre una máquina de coser. En las otras imágenes, reemplaza a la virgen por su abuela y por ella misma en zapatillas de correr.

Yolanda Lopez’s art

Río recuerda la reacción violenta: amenazas de muerte, ventanas rotas, protestas al exterior de los lugares donde se llevaban a cabo sus exhibiciones, hombres que intentaban intimidarla físicamente: “Realmente tuvo que defender el trabajo que hizo. Como su hijo, eso siempre fue muy inspirador para mí». Artista por derecho propio, Río recuerda las palabras de sus padres: «Convertirse en artista es hacer un voto de pobreza». En su casa, ese dicho sonaba cierto. Sus padres vivían de sueldo a sueldo.

“No endulzaron la realidad de ser un artista”, dijo. «Vi los desafíos». Sin embargo, López alimentó al artista en la persona de su hijo: “Mi mamá siempre me animaba a dibujar. Tenía una fascinación muy fuerte por los cómics. Ella se acostaba en la cama conmigo y leía cómics de X-Men. Lo que sea que me interese, ella siempre estuvo ahí para animarme y motivarme «.

See Also

López también fue colaboradora frecuente del periódico El Tecolote, ilustrando varias portadas a mediados de los 1980. “Era alguien con quien se podía contar para contribuir”, dijo Juan Gonzales, fundador del periodico. “Era una persona muy cariñosa que estaba dispuesta a dar todo lo que pudiera. Ella dedicó su vida a dar».

En una entrevista de 1988 para El Tecolote, López habló sobre los desafíos de ser una artista en activo: “La situación para los artistas es… imposible. Cuando los jóvenes me preguntan sobre ser artista, les digo que no lo hagan. No tengo plan de salud, ni plan de jubilación, ni Seguro Social (beneficios), pero sé que eso no los detendrá. El arte está más allá de la lógica, estamos motivados a hacerlo».

En la misma entrevista, habló abiertamente sobre el diagnóstico de la enfermedad autoinmune, el lupus, la maternidad y su amor por la vida: “Sé que la muerte siempre está al acecho, todo lo que tengo es el aquí y ahora”, dijo en aquella entrevista. Las lecciones de vida, como la muerte de su amada abuela y que el trabajo duro no garantiza el éxito, la liberaron de restricciones, como las cuerdas de un globo al romperse. «Me enseñaron que no hay nada que perder».

“Quiero sentir todo”, continuó. “Quiero tocar todo, por eso me obligué a presentarme a la gente y convertirme en madre. No quería perderme la experiencia de tener un hijo. La curiosidad me impulsa. La emoción siempre ha sido un gran atractivo, es la seductora de la vida. Siento que he vivido muchas cosas emocionantes, a través de la generación beatnik, desde el SNCC (Comité Coordinador Estudiantil No Violento) hasta los hippies y música rock. Ha sido como un placer. ¿Cómo no amar la vida?

A fines de 2013, los padres de Río enfrentaron desalojos bajo la Ley Ellis de sus apartamentos en los que habían estado viviendo desde 1978. “Habían pasado tantas épocas de la comunidad y el vecindario. Fue un momento increíblemente difícil, tener que enfrentarme al rostro cambiante de San Francisco». Ambos artistas resistieron los avisos de desalojo y se convirtieron en habitantes ilegales de sus propios hogares. Eso fue hasta que la Agencia de Desarrollo Económico de la Misión (MEDA) compró su edificio y les permitió quedarse. “Si se hubieran rendido, ese habría sido el final de su presencia en San Francisco. Era algo que admiraba profundamente de ellos. Salieron del otro lado y pudieron quedarse en su casa”.

Incluso ahora, Río está atestiguando el peso que la figura de su madre tuvo en la comunidad que la rodea: “Una de sus contribuciones más importantes a la Misión, San Francisco y el Área de la Bahía fue su tutoría para muchos otros artistas, durante las últimas tres o cuatro décadas. Ella jugó un papel muy silencioso pero fundamental en la tutoría de estos jóvenes artistas. Es asombroso ver su legado vivo a través de esa influencia. Cómo continúa su legado con tantos otros artistas».

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

El Tecolote is 51 years strong this month!

X