Now Reading
San Francisco está con El Paso en contra de la violencia supremacista blanca
Una vigilia en apoyo a El Paso tras el tiroteo masivo a manos de un supremacista blanco, fue realizada afuera de la estación Calle 24 del BART el 7 de agosto. Foto: Beth LaBerge

Entre el ruido de la música de las calles 24 y Misión, Francisco Aguirre —pese a su gran sufrimiento— se encargaba de predicar un mensaje de solidaridad y amor.

Durante una vigilia llevada a cabo el 7 de agosto para honrar a las víctimas del tiroteo ocurrido en El Paso, Aguirre, entre lágrimas, habló de su hijo, Moisés, quien al ser amenazado con ser encarcelado por la Operación de Ejecución y Remoción de ICE, regresó a El Salvador, donde después fue asesinado.

“Esto es lo que esta administración está haciendo: matar a nuestra gente” dijo Aguirre, fundador de la organización VIVA Inclusive Migrant Network para poder luchar contra su deportación. “Me encuentro muy preocupado”.

Esta vigilia fue una de las muchas que se llevaron a cabo en todo el país luego de los tiroteos masivos ocurridos en Texas y Ohio. El tiroteo en Walmart sucedido el 3 de agosto en El Paso, Texas, dejó a 22 personas muertas y 20 heridos más a manos del supremacista blanco de 21 años, Patrick Crusius. Antes de abrir fuego, Crusius (quien fue detenido ileso por la policía) publicó un manifesto racista de cuatro páginas en el sitio web 8chan.com detallando lo que llamó la “invasión hispana de Texas” utilizando el tema de la inmigración con el fin de justificar sus ataques.

Eligió la ciudad fronteriza, a diez horas de su casa, en Dallas, por la gran concentración de población hispana: El Paso tiene alrededor de un 80 por ciento de población hispana, de acuerdo a la oficina del censo de los EEUU.

Diana Gameros y Francisco Herrera cantan afuera de la estación Calle 24 del BART, en memoria de las víctimas del tiroteo de masivo en El Paso. Foto: Beth LaBerge

En este ambiente xenófobo, los latinos temen más ser víctimas de ataques violentos y el llamado a la unidad se ha acrecentado. La música Diana Gameros, originaria de Cuidad Juárez, tocó una de sus canciones que escribió abordando el tema de los ataques violentos y el llamado a la unidad latina. Gameros, de 37 años, quien solía vivir en la Misión cuando se mudó a San Francisco a los 26 años se ha encontrado viviendo los últimos cuatro años en Berkeley. Con el propósito de crear un mayor alcance, la activista local compartió la historia de Adolfo Cerros Hernández, de 68 años, y de Sara Esther Regalado, de 66 años, quienes eran amigos de su familia y sus vecinos en México. Ambos murieron en el tiroteo de El Paso.

“Si somos más de lo que amamos con convicción y seguimos ese amor con la acción correcta para la luchar por la justicia para todos, el color o estatus migratorio no adquiere importancia”, dijo Gameros.

En su manifesto, Crusius afrimaba que los hispanos estaban convirtiendo el estado (Texas), tradicionalmente republicano, en un estado demócrata debido a la migración de más latinos. Los ataques a las minorías se han convertido en una tendencia trágica en el ambiente político actual. El primer párrafo del manifesto de Crusius alaba las acciones violentas cometidas en Christchurch, Nueva Zelanda, dónde 51 personas perdieron la vida y 49 resultaron heridas el pasado 15 de marzo.

Con la ayuda de plataformas como 8chan, la radicalización facilita a las personas planificar y expresar ataques terroristas. La masacre de Christchurch atacó dos mezquitas. Otro ataque inspirado por Christchurch es el ataque a una sinagoga en Poway, California el 27 de abril.

Las conexiones entre el nacionalismo blanco y los tiroteos masivos son obvias, y el presidente Trump ha sido atacado por su propia retórica racista.

Claudia Silva durante la vigilia. Foto: Beth LaBerge

Y estas tragedias nacionales están siendo utilizadas en la campaña presidencial de 2020 por Trump. Beto O’Rourke, un nativo de El Paso y ex representante, culpó a la retórica presidencial por crear un ambiente de incertidumbre en su ciudad natal.

Trump recriminó la idea de la ‘supremacía blanca’ después de los ataques, pero fue recibido con protestas tanto en Dayton como en El Paso. Intentando desviar la crítica, el mandatario culpó a los videojuegos violentos e insinuó un posible reforma al control de armas.

Pero su empatía con la mayoría se siente distante, especialmente si se le compara con los pasados ex presidentes. Alrededor del 56 por ciento de los estadounidenses sienten que Trump no se ha distanciado lo suficiente de la ideología nacionalista blanca, según el Centro de Investigación Pew.

“Hay un lado oscuro en una parte de la población de este país que quiere victimizar a los inmigrantes y es un poco absurdo”, dijo Russell Wood, de 67 años. “Pero es poderoso y creo que Trump es el líder de este lado oscuro”. Wood, sosteniendo un cartel que citaba “la diversidad nos hace más fuertes”, ha sido miembro de la Alianza Nacional del TPS del Área de la Bahía y beneficiario por dos años de este programa.

Aracely Villatoro en la vigilia en memoria de las víctimas del tiroteo de El Paso. Foto: Beth LaBerge

El Departamento de Seguridad Nacional otorga el Estatus de Protección Temporal (TPS) a personas cuyo país de origen se enfrenta a disturbios civiles u otros factores peligrosos que han hecho difícil su regreso. La administración Trump planea poner fin al TPS para varios países centroamericanos. Esto afectará a más de 300 mil personas, según el Comité de Servicio de Amigos Americanos.

“El Paso es una ciudad extraordinaria. Con esta creciente problemática pienso que es importante comenzar a hacer algo”, dijo Wood. “De hecho, rechazamos cualquier tipo de política relacionada con la idea de la ‘supremacía blanca’ que venga directamente de la Casa Blanca”.

La Alianza Nacional del TPS, la fe y los líderes comunitarios fueron los encargados de promover la vigilia y las diferentes conferencias que se llevaron a cabo. Cristina Morales, de 38 años, llegó a este país desde El Salvador a la edad de 12 años. Actualmente, trabaja como asistente de maestra de educación especial. Ella y su hija presentaron una demanda para luchar en contra de su revocación del TPS. Como miembro de National TPS Alliance, Morales salió en apoyo de su comunidad y continúa su lucha para mantener la protección por parte del TPS.

“Creo en la unidad”, dijo Morales. “Si nos unimos podemos cambiar, podemos prevenir las muertes, podemos evitar que una persona crezca con el poder de dañar a las comunidades”.

Story by: Izzy Alvarez