Now Reading
Latinos en los EEUU enardecidos por elección de Trump
Estudiantes se reúnen en la Universidad Estatal de San Francisco el 9 de noviembre para protestar en contra del presidente electo, Donald Trump. Foto: Joel Angel Juárez
Estudiantes se reúnen en la Universidad Estatal de San Francisco el 9 de noviembre para protestar en contra del presidente electo, Donald Trump. Foto: Joel Angel Juárez

Tras una campaña presidencial inusual, impulsada por el miedo y el fanatismo pleno, la victoria de Donald Trump sorprendió a la nación, pero su triunfo enfrentó rápidamente una fiera resistencia, con decenas de protestas en ciudades de todo el país.

Tan sólo en el área de la Bahía, las demostraciones en la Universidad Estatal de San Francisco comenzaron la misma noche de las elecciones, mientras que las protestas más amplias se dieron en Oakland y San Francisco el 9 de noviembre, continuando durante el fin de semana y bien entrada la semana siguiente. Bien organizados o espontáneos, todos han compartido el mismo sentir: estas miles de personas se niegan a aceptar como presidente a un hombre que ha amenazado abiertamente a las comunidades de inmigrantes, las de color, a comunidades religiosas minoritarias y a las mujeres.

“Esta elección no es un reflejo de los EEUU en general ni de nuestra opinión sobre los inmigrantes”, dijo Sally Kinoshita, subdirectora del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes el 10 de noviembre, señalando que Hillary Clinton ganó el voto popular a pesar de perder ante el colegio electoral. “Para aquellos que nos dedicamos a los derechos de los inmigrantes, se siente como un gran revés. Creo que tenemos mucha esperanza y queremos compartir eso con nuestra comunidad de inmigrantes”.

Sin embargo, el mensaje de Trump resonó junto con millones de estadounidenses, en su mayoría blancos, muchos de los cuales viven en zonas rurales pobres. Las encuestas Edison Research Exit mostraron que el 63 por ciento de los hombres blancos y el 53 por ciento de las mujeres blancas, votaron por Trump. La encuesta también mostró que Trump ganó el voto del 62 por ciento de las mujeres blancas sin educación superior y el 72 por ciento de los hombres blancos no universitarios. Trump incluso obtuvo el voto del 29 por ciento de los latinos, aunque el 65 por ciento votó por Clinton.

El sesenta y cuatro por ciento de los votantes a favor de Trump creían que la inmigración era la cuestión más importante, según el New York Times, por delante del terrorismo, la economía y la política con 57, 42 y 34 por ciento, respectivamente.

Entre las presunciones más frecuentes de Trump a lo largo de su campaña electoral estaban: sus “planes” de deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados “redondeándolos de una manera muy humana, de una manera muy agradable”; así como su declaración de construir un muro “grande, hermoso, poderoso” en la frontera entre los EEUU y México; su promesa de derogar el programa DACA; y su idea de poner una prohibición temporal a los musulmanes que ingresaran al país.

¿Trump cumplirá sus

amenazas?

A pesar de sus muchas apariciones en los medios de comunicación y su retórica, Trump aún tiene que mostrar los planes específicos o incluso generales para lleva a cabo sus promesas. Y ahora, a poco más de una semana de las elecciones, Trump parece estar cambiando algunas de sus posiciones más firmemente sostenidas. Los 11 millones de inmigrantes y sus “bebés ancla” que prometió serían sus principales objetivos al inicio su campaña el año pasado, ahora se han reducido a 3 millones, y ha admitido que partes de su “muro poderoso” serían simplemente cercas.

Sin embargo, Trump nombró dentro de su equipo de transición de política de inmigración, al secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, un conservador antinmigrante que redactó la polémica SB 1070 de Arizona (el proyecto ‘Muéstrame tus papeles’).

“No hay duda de que el muro va a construirse”, dijo Kobach a la estación de televisión KWCH de Kansas, días después de las elecciones. “La única pregunta es qué tan rápido se hará y quién pagará”.

Kamal Essaheb, director de política y defensa del Centro Nacional de Derecho de Inmigrantes, no estuvo de acuerdo: “Obviamente, hay muchos problemas allí. No es práctico. Es costoso. Ni siquiera es factible”, declaró el 10 de noviembre. “Así que al final del día, simplemente no sabemos específicamente qué hará”.

Muchos temen que Trump no sólo pueda revocar la DACA —una acción ejecutiva de ley, temporal, que desde 2012 se ha concedido a más de 700 mil inmigrantes indocumentados— sino usar su base de datos para rastrear a los receptores. Esto establecería una precedencia histórica, toda vez que programas administrativos como este nunca se han utilizado como listados para ir tras gente para deportarla.

“Sería extremadamente costoso para el gobierno perseguir e intentar deportar a más de 700 mil personas que han recibido DACA”, dijo Kinoshita, pero reconoció que Trump ha resultado más impredecible que el pasado presidente electo.

Trump también ha amenazado con recortar el financiamiento a ‘ciudades santuario’, que incluiría a San Francisco. El alcalde Ed Lee, a principios de esta semana, insistió en que San Francisco seguiría siendo un refugio seguro para los inmigrantes indocumentados y sus familias. El jefe de policía de Los Ángeles, Charlie Beck, hizo eco de un mensaje similar. “No vamos a trabajar en conjunto con Homeland Security en esfuerzos de deportación”, dijo al diario Los Angeles Times. “Ese no es nuestro trabajo, ni lo haré nuestro trabajo”.

El equipo de Trump despierta preocupaciones

Además de Kobach, Trump se ha rodeado de una serie de personas polémicas, entre ellas el ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, el escéptico del cambio climático Myron Ebell y el Consejero de Investigación Familiar Ken Blackwell, quien defiende la “terapia de conversión gay”. Luego está Stephen Bannon, a quien Trump ha nombrado como su principal estratega.

Bannon es el presidente ejecutivo de Breitbart News, el sitio web conservador éticamente cuestionable que se volvió renombrado tras la publicación de una serie de entrevistas en video destinados a dañar la reputación de opositores políticos, sobre todo los demócratas. Más recientemente, Breitbart ha servido de base para el “alt-right”, un grupo de reaccionarios vagamente definidos, nacionalistas blancos, defensores de los derechos de los hombres y trolls de Internet que se oponen a los inmigrantes, el feminismo y el multiculturalismo, y que han orquestado ataques contra periodistas y miembros de las comunidades musulmanas y judías.

Estar preparados para evitar el pánico

Durante las últimas dos décadas, el movimiento por los derechos de los inmigrantes ha estado presionando por la idea de la reforma federal de inmigración, algo que podría haber proporcionado un camino a la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes indocumentados en los EEUU.

Eso es cosa del pasado. Eso no es algo que debamos esperar, ni nada parecido, a nivel federal en los próximos años”, dijo Essaheb.

Con la incertidumbre que se avecina, tanto Essaheb como Kinoshita promueven la preparación ante el pánico, instando a las comunidades inmigrantes a informarse sobre sus derechos y programas que pueden ofrecer protección pese a las amenazas de Trump.

Essaheb destacó la importancia de que los inmigrantes conozcan sus derechos constitucionales respecto a las agencias de aplicación de la ley, incluida la de inmigración y la patrulla fronteriza: el derecho a solicitar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley presenten un documento de identidad; el derecho a guardar silencio y el derecho a llamar a un abogado, entre otros.

Kinoshita también aconsejó a cualquier persona indocumentada que acuda ante un proveedor de servicios legales de renombre para saber si son elegibles para cualquier otra opción de inmigración existente que no sea DACA. Ella instó a los inmigrantes a visitar el sitio web de la Red de Inmigración Abogados, que ofrece muchos servicios gratuitos o de bajo costo, y estar atentos a posibles casos de depredación o notarios.

Al escuchar las recientes declaraciones de Trump, Kinoshita también aconsejó a los inmigrantes que se mantengan alejados de cualquier altercado con la policía, afirmando que algo como un DUI o una condena por drogas puede tener “consecuencias irreversibles de inmigración negativa”.

Aun así, Essaheb ve esperanza a futuro.

“Hay otras partes del gobierno”, dijo. “Hay estados y ciudades que han liderado el camino, sobre todo durante la última década, de manera significativa y tangible para mejorar la vida de sus residentes, incluyendo a los inmigrantes”.

El gobernador de California, Jerry Brown, por ejemplo, firmó en ley en 2015, un proyecto de ley que permite a los inmigrantes ser elegibles para obtener licencias de conducir. Otras leyes protegen las políticas de confidencialidad, como los hospitales, el acceso a la educación superior y la capacidad de obtener licencias ocupacionales.

“Definitivamente tenemos una lucha por delante, una lucha por los derechos de los inmigrantes a estar aquí, la lucha contra la criminalización de los inmigrantes y las personas de color, una lucha por la verdadera justicia económica”, dijo Essaheb. “Los inmigrantes, documentados o no, serán una parte crítica de esa lucha”.

Story by: Alexis Terrazas & Atticus Morris