Now Reading
La batalla por salvar el Redstone, una lucha por mantener vivo el arte en la Misión
The Lab está ubicado en el histórico edificio Redstone, anteriormente conocido como el Templo Laboral Redstone en el Distrito de la Misión, en San Francisco. Foto: Emma Marie Chiang
Copyright Photography by Emma Marie Chiang @echiangphoto

Durante décadas, el Templo Laboral Redstone, ubicado en las calles 16 y Capp ha sido un símbolo de resistencia: ha servido como base para la organización sindical y provocado cam- bios sociales y económicos en todo San Francisco.

Pero ahora, al igual que la Galería de la Raza y la panadería La Victoria, este inmueble simboliza por sí mismo la lucha por mantener la cultura y la identidad del Distrito Misión constantemente amenaza- das por nuevos desarrollos.

La Agencia de Desarrollo Económico de la Misión (MEDA), una organización sin fines de lucro que asiste a familias latinas de ingresos bajos y moderados, está bajo contrato para adquirir el edificio de más de 5 mil metros cuadrados por $15 millones al propietario David Lucchesi.

The Lab is located in the historical Redstone Building formally known as the Redstone Labor Temple on 16th Street in San Francisco’s Mission District.
Copyright Photography by Emma Marie Chiang @echiangphoto

“Es un gran esfuerzo”, dijo Karoleen Feng, directora de bienes raíces de MEDA. “Hemos perdido mucho en la comunidad. Necesitamos conservar los edificios donde podamos mantener al mayor número de personas que hacen del vecindario y la ciudad lo que son”.

MEDA tiene hasta el 1 de agosto para completar la transacción, pero sigue existiendo una diferencia en el financiamiento: la organización necesita $7 millones en apoyo financiero para preservar este monumento de tres pisos como un centro permanente de recursos culturales, al mismo tiempo mantener el alquiler asequible.

“Si no conseguimos esos $7 millones, entonces nuestra capacidad para servir a las personas del Distrito Misión se reducirá al mínimo o tendremos que cambiar y reorganizarnos de manera bastante drástica”, dijo la inquilina de Redstone, Dena Beard.

La directora ejecutiva de The Lab, Dena Beard, posa para frente al The New Eagle Creek Saloon, creado por la artista Sadie Barnette. Foto: Emma Marie Chiang

Beard es directora ejecutiva de The Lab, un espacio de arte y música experimental que lleva 35 años apoyando el trabajo de artistas y sus formas de arte tradicionalmente subrepresentadas. Ella cree en los espacios públicos tales como Redstone donde las personas pueden expresar sus inquietudes, intercambiar ideas o encontrar formas de abogar unos por otros.

Es una misión en la que Redstone siempre ha servido, una que Beard espera expandir en un esfuerzo conjunto entre los residentes locales, MEDA y la Asociación del Templo del Trabajo de Redstone (RTA), que tiene como objetivo promover y proteger el edificio como un lugar para la comunidad, grupos, artistas y pequeñas empresas.

“Aunque no tengamos mucho dinero, podemos hacer mucho”, dijo Beard.

[su_carousel source=»media: 41033,41028″ limit=»100″ link=»lightbox» width=»800″ height=»540″ responsive=»no» items=»1″]

Construído en 1914, el edificio es el hogar de organizaciones de justicia social y económica de larga historia, entre ellos, el Consejo Internacional de Tratados Indios, La Radio Flash, el Proyecto de Defensa de la Región Occidental y el Foro de El/La Para Translatinas, que cuentan con la ubicación del edificio y sus espacios asequibles como apoyo a diversas comunidades de la ciudad.

“Este edificio es especial porque tenemos las personas más flexibles de la Misión”, dijo el artista Txutxo Pérez, quien, durante los últimos tres años, ha ocupado un estudio en su interior.

Txutxo Perez en su estudio en el Edificio Redstone en la Misión, el 16 de junio de 2019. Foto: Dane Pollok

Nacido y criado en la Ciudad de México, Pérez se mudó al Área de la Bahía en 1994, inspirado por la clase obrera de San Francisco y su lucha por los derechos. Es asistente de estudio del Programa Community Arts del Hospitality House, una organización en el Tenderloin que brinda oportunidades y recursos a sus vecinos que luchan contra la falta de vivienda y la pobreza. Su trabajo demuestra su impacto positivo por los servicios que ofrecidos a personas y comunidades marginadas.

“Es importante mantener una presencia aquí porque cada uno de nosotros tiene una comunidad para servir”, dijo Pérez.

[su_carousel source=»media: 41047,41046,41044,41039,41038,41037,41036,41035″ limit=»100″ link=»lightbox» width=»800″ height=»540″ responsive=»no» items=»1″]

Desde la construcción del primer sindicato de mujeres hasta ser el epicentro donde se organizó la Huelga General de San Francisco de 1934, el edificio centenario tuvo gran importancia en el desarrollo de los movimientos laborales, que influyeron incluso en ciudades mucho más allá del Área de la Bahía.

“Hay tanta historia en San Francisco, pero se está derribando, se está desmoronando”, dijo Marissa Jefferies, coordinadora de desarrollo del Comité de Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES).

Afectado por una infraestructura deteriorada y sistemas eléctricos deficientes, el edificio debe someterse a una rehabilitación importante, incluyendo las renovaciones sísmicas, así como la implementación y cumplimiento de ADA (Acta para el apoyo a Americanos con Discapacidades). Jefferies insta a los funcionarios públicos a asumir la responsabilidad financiera de los edificios históricos e influyentes como el Redstone para mantener la presencia de la comunidad para las generaciones futuras.

“La lucha por Redstone ha sido de muchos años. Creo que dice mucho sobre lo que piensan [los funcionarios] sobre San Francisco y sus prioridades si la compra no se lleva a cabo”, dijo Jefferies. Se requerirá el esfuerzo comunitario y de toda la ciudad para salvar este inmueble, pero los activistas como ella entienden que la lucha no comienza ni termina allí.

Es clave conocer la historia de la Misión y reconocer a quienes construyeron esta verdadera columna vertebral de San Francisco y la lucha por mantener la cultura y la diversidad que atraen a tantos. “La unificación entre los residentes y las personas que contribuyen a la gentrificación debe suceder para lograr un cam- bio real”, dijo Jefferies. “Si vas a beneficiarte de las riquezas de la ciudad, también tienes que contribuir y una forma de hacerlo es ayudar a mantener vivos los edificios tales como el Redstone”.

Story by: Casey Ticsay