Now Reading
El Censo 2020 tendrá un rol crítico en el financiamiento de la salud para inmigrantes
Ilustración: Bhabna Banerjee

El intento de la administración Trump de agregar una pregunta sobre la ciudadanía al próximo Censo 2020 propagó el miedo en muchas comunidades de inmigrantes desalentando a muchos de participar en el censo, lo que podría afectar directamente la financiación y los recursos del condado.

Sin embargo, los grupos comunitarios de los condados de Alameda y San Francisco están haciendo esfuerzos para educar a la comunidad, por medio de programas comunitarios, sobre la importancia del censo.

“Sabemos que, de no contarse a las personas, a medida que el condado establece su presupuesto, se observa cuántas forman parte de esa comunidad y con ello toman una decisión sobre cuánto dinero se debe reservar para este proceso”, dijo Gabriela Galicia, directora ejecutiva de Street Level Health Project en Oakland.

En el condado de Alameda, se están realizando esfuerzos para trabajar con los líderes de la comunidad en la creación de espacios seguros para que las comunidades inmigrantes participen en el censo.

“La atención médica es un tercio del presupuesto en el condado de Alameda”, dijo la supervisora ​​del distrito 3 del condado de Alameda, Wilma Chan. “Entonces, cualquier pérdida de fondos allí será devastadora para el condado”.

Actualmente, ese condado recibe el 60 por ciento de sus recursos federales y estatales, según Chan. Sin embargo, dicha entidad está anticipando incertidumbre entre los grupos de inmigrantes con el Censo 2020, por lo que los funcionarios reservaron 1.5 millones de dólares para complementar su alcance y planificación, dijo Chan.

“Sabíamos que el censo iba a ser un desafío, con o sin la pregunta de inmigración porque hay mucho lenguaje y acción antiinmigrante que sale de Washington”, dijo Chan.

Maria G. Contreras, directora de la Clínica Martín Baró, una clínica gratuita dirigida por estudiantes de medicina en el Distrito de la Misión, financiada exclusivamente por donaciones comunitarias, está abierta los sábados y atiende un promedio de 265 clientes anualmente.

Según Contreras, el creciente costo de vida en San Francisco ha obligado a muchos de los que utilizan los recursos de la Clínica Martín Baró a abandonar la ciudad. La clínica ha tratado de conectar a los clientes con recursos en sus nuevas comunidades, pero recursos como los de la Clínica no siempre son accesibles o están presentes fuera de San Francisco.

Esta es una razón por la cual un recuento completo del censo en el Condado de Alameda y ciudades circundantes al Área de la Bahía será crucial para mantener los recursos disponibles para los necesitados.

“Cada persona que no sea contada [en el condado de Alameda] es una pérdida de alrededor de $2 mil al año”, dijo Chan. “Si el conteo disminuye tres por ciento, perderemos mil millones en los próximos 10 años, entonces. Tendrá un gran impacto en nuestros servicios clínicos”.

Según el Centro Laboral de UC Berkley, en 2017 había un total de 55 mil personas sin seguro en San Francisco y el condado de San Mateo, y 39 mil no son elegibles para inscribirse en un seguro médico debido a su estado migratorio, dejándolos particularmente vulnerables. En el condado de Alameda, ese número fue aún mayor, con un total de 84 mil sin seguro y 65 mil no elegibles por su estado migratorio.

Street Level Health Project es una clínica gratuita en Oakland que brinda servicios para inmigrantes recién llegados, comunidades indígenas, jornaleros y poblaciones sin seguro en el área circundante. Aunque en su mayoría se financian con recursos de la fundación, también reciben dinero del condado de Alameda que les ayuda a administrar su programa de acceso a la salud. El programa proporciona exámenes de salud básicos y ayuda a las personas a inscribirse en clínicas.

Gabriela Galicia, directora ejecutiva de Street Level Health, dijo que el condado reserva un presupuesto específico para ayudar a las comunidades de inmigrantes e indígenas en el condado. Sin embargo, un subconteo en las comunidades respectivas resultaría en una pérdida de fondos para el programa.

El año pasado, Street Level Health Project realizó 718 exámenes médicos de salud; 272 consultas de nutriólogos y herbalistas; 327 consultas de salud mental; y proporcionó a 240 participantes acceso a una de sus 16 sesiones grupales de ansiedad.

Aunque el intento de la administración Trump de incluir la pregunta del censo fracasó, el temor aún persiste, dejando a muchos indecisos sobre si participarán en el Censo 2020.

“Si se agrega esta pregunta, se va a tener que recibir mucha educación, porque sé que nuestras comunidades no van a querer responder a este documento”. dijo Galicia. “Gran parte de nuestra comunidad desconoce lo que es el censo. Esta puede ser la primera vez que participen en este proceso”.

Casey Farmer, directora ejecutiva del Comité de Conteo Completo del Condado de Alameda para el Censo 2020, está trabajando con organizaciones comunitarias para garantizar que la mayor cantidad de personas posible en el Condado de Alameda participen en él.

Contreras destacó la importancia de la colaboración: “Para que la comunidad latinx esté presente en el Censo, necesitamos crear asociaciones comunitarias. Especialmente en espacios comunitarios en los que la comunidad confía”, dijo.

El Comité de Conteo Completo del condado de Alameda está trabajando con líderes comunitarios confiables en los campos de salud y educación para crear asociaciones comunitarias al nombrar líderes comunitarios como embajadores del censo o mensajeros confiables.

Estos mensajeros comunitarios de confianza recibirán recursos para educar a sus grupos comunitarios sobre la importancia de ser contados en el próximo censo en un espacio seguro.

“[La pregunta sobre la ciudadanía] estaba tratando de negar su poder en la comunidad al ser contado”, dijo Farmer. “En realidad están aferrándose a ese poder, aferrándose a los millones de dólares en recursos que nuestra comunidad merece, haciendo que tengamos un conteo exacto de quién es nuestra comunidad”.

Según Chan, hay una sensación general de preocupación en el condado cuando se trata del censo. Sin embargo, el condado comenzó a planificar y realizar actividades de divulgación proactiva, por lo que los funcionarios se sienten seguros de que harán lo mejor que puedan con el conteo de su población en general.

En la primera reunión del Comité de Conteo Completo, asistieron 300 personas, lo que demuestra la dedicación para educar a las comunidades sobre el censo.

“Siento que toda esta campaña presidencial de 2020 en el lado de Trump va a ser sobre lo malos que son los inmigrantes, ya sabes, todas sus mentiras sobre los inmigrantes”, dijo Chan. “Estoy preocupada, pero sé que vamos a hacer lo mejor que podamos”.

Story by: Jacqueline Pinedo