Now Reading
Defensores presionan por un banco público en SF como antídoto a la avaricia de Wall Street
Ilustración: Gustavo Reyes

Citando niveles históricos de desigualdad económica en los EEUU, un movimiento de base para la creación de un banco público en San Francisco ha ido ganando impulso en los últimos dos años. La Coalición de Bancos Públicos de SF, una asamblea de personas de diversas organizaciones, entre ellas SF Defund DAPL, SF Berniecrats, ACCE, DSA SF, SF Tenants Union y California Faculty Association-SFSU, exige que la ciudad venda $11 mil millones de Wall Street y establezca una institución financiera costeada por los contribuyentes del gobierno.

A diferencia de un banco municipal convencional, que tomaría los fondos de los contribuyentes y del fondo común para invertirlos en la bolsa de valores, un banco público en deuda con los votantes podría usar los fondos para invertir directamente en aspectos tales como vivienda asequible o energía verde. Con el foco puesto en el dinero de los contribuyentes y no en los préstamos a cada ciudadano, los defensores de un banco público argumentan que estaría en un mejor lugar para realizar inversiones sostenibles y renovables.

El objetivo principal de la coalición es tomar el poder del establishment capitalista y darle a la gente el control sobre su propio dinero.

Después de los tumultuosos eventos de 2016, se formó la Coalición de Defund DAPL de SF para presionar a la Junta de Supervisores en la aprobación de una resolución instando al tesorero a eliminar las inversiones relacionadas con Dakota Access Pipeline (DAPL) en marzo de 2017. Un mes después, los supervisores aprobaron una resolución identificando y buscando oportunidades para crear un banco municipal.

“La idea es no tener un banco minorista con cajeros automáticos y cuentas corrientes. Sino ser un ‘banco bancario’, que amplíe la capacidad crediticia de toda la red de pequeños bancos del estado y eso es una forma realmente formidable de competencia para los bancos de Wall Street”, explicó la cofundadora de la Coalición de Bancos Públicos, Jackie Fielder.

Aunque existen numerosos bancos públicos en todo el mundo, solo hay uno aquí en los EEUU, el Bank of North Dakota (BND). Originalmente establecido para agricultores que luchan por obtener préstamos bancarios tradicionales, el BND le ha otorgado al estado préstamos e inversiones estables y rentables durante un siglo.

Sin embargo, debido a que el BND gastó millones para financiar la aplicación de la ley y en el clausura de campamentos durante la batalla por el DAPL en la reserva de Standing Rock Sioux, los defensores ven al BND más como un estudio de caso sobre durabilidad y estructura de un banco público, que como un modelo de cómo establecer uno.

Fielder, quien dijo que se inspiró para ayudar a construir el movimiento después de presenciar de primera mano la violencia que estalló en Standing Rock en 2016, enumeró algunos de los principios que idealmente guiarían al banco de la coalición: control local, creación de riqueza comunitaria, bienestar público, responsabilidad y transparencia, servicio a comunidades marginadas, derechos indígenas y, por supuesto, propiedad pública.

“Mis parientes [estaban] enfrentando cañones de agua, gases lacrimógenos, granadas de conmoción cerebral simplemente defendiendo su única fuente de agua”, dijo Fielder sobre su experiencia en Standing Rock. “Soy Lakota y esto fue una represión que ocurrió en las tierras ancestrales de Lakota y en el territorio del tratado”. Cuando Fielder regresó a su hogar en San Francisco, sintió que la urgencia del campamento la acompañaba.

“Convoqué un evento de Facebook realmente ad hoc para que las personas se trasladaran al ayuntamiento para presionar a los supervisores a vender, sin embargo, a pesar de que obtuvimos una resolución para que la ciudad considere sus inversiones de manera más responsable, no fue una venta total”, agregó. dijo. “Estamos decididos a asegurarnos de que la ciudad liquide”.

¿Qué tan factible es un banco público?

Amanda Kahn Fried, portavoz de la Tesorera de San Francisco, dijo que si bien el proceso cuenta con apoyo, tomara bastante para establecer el banco. De acuerdo con un informe del 1 de noviembre de 2018, publicado por el Equipo de TRabajo de Factibilidad Municipal (encargado de determinar la factibilidad y el plazo para un banco público en San Francisco), cualquier banco con estas características requiere al menos 50 meses para generar ganancias.

“Una de las cosas que el tesorero ha dicho repetidamente es que la gente viene a hablar con él sobre la idea de la banca pública todo el tiempo”, dijo Kahn Fried. “Y casi todos los que hablan de ello tienen una idea diferente de lo que debería hacer”.

El informe de factibilidad presentó cuatro modelos de cómo podría ser un banco público. Sin embargo, ninguno de los modelos mencionó la inversión en energía verde o los préstamos estudiantiles, dos temas clave en el núcleo de la plataforma de la Coalición del Banco Público de San Francisco.

Fielder dice que la inversión en energía verde y los préstamos estudiantiles han sido remarcados ​​repetidamente por su grupo como crucial para el establecimiento de cualquier tipo de banco público: “Hemos declarado que queremos un banco que financie pequeñas empresas, viviendas asequibles, energía limpia y préstamos estudiantiles. Esos han sido nuestros cuatro pilares principales durante todo este año y medio”, explicó.

Marc Armstrong es presidente de Commonomics, una organización 501 (c)(3) sin fines de lucro que aboga contra el capitalismo depredador y la privatización. Desde su punto de vista, ofreció una idea de cómo se podría manejar la inversión en energía verde desde una perspectiva bancaria: “El problema con eso es: ¿Cómo reduce el riesgo para que el banco esté seguro al momento de otorgar ese préstamo y que el riesgo no se transfiera del propietario al propietario del banco?”

Armstrong dijo que los programas federales como PACE, con sede en el condado de Sonoma (Programa de Independencia Energética del Condado de Sonoma, SCIPE) podrían ayudar con esa preocupación. PACE establecería los pagos del préstamo como un gravamen de propiedad, mostrando el impuesto a la propiedad de los residentes.

Un banco público, explicó Armstrong, en realidad sería un mejor socio que un banco privado para llevar a cabo un programa gubernamental como PACE. Hasta ahora, los bancos privados han mostrado poco interés en tomar la iniciativa de una inversión crucial en energía limpia.

“Tiene mucho más sentido que las instituciones públicas lo hagan porque estamos tratando con cosas que están en el dominio público. También podría mantener el crédito en el dominio público”, dijo.

En un evento celebrado el 10 de enero, copatrocinado por la Coalición de Bancos Públicos de SF y una gran cantidad de políticos progresistas y organizaciones de izquierda, una multitud emocionada llenó el Edificio de la Mujer en el Distrito Misión. El evento fue apodado como un ‘lanzamiento’ por Kurtis Wu, cofundador de Public Bank Coalition, quien se aseguró de informar a la multitud ansiosa que estarían en una ‘pelea’.

La supervisora ​​del distrito 1, Sandra Lee Menos, una de las asistentes, fue enfática en su apoyo al movimiento de la banca pública, “¡porque es la pinche hora!”, Dijo. “No hay justicia social sin justicia económica”.

Story by: Ian Firstenberg