Now Reading
Celebración del diálogo abierto
Ilustración: Alexia Huerta

En las últimas semanas, han tenido lugar discusiones fascinantes sobre temas de censura, libertad de expresión, corrección política y la promoción (o degradación) del pensamiento crítico.

Las discusiones han sido acaloradas, justas, indignadas, moralizantes, desmoralizadoras, inspiradoras, educativas, respetuosas o sarcásticas. Es difícil agotar el número de adjetivos que han derivado de ellas. Los intercambios ocurrieron en varios escenarios: en foros abiertos organizados por la Junta de Educación de San Francisco, a manera de ‘Cartas al editor’ convincentes, dirigidas a publicaciones locales y nacionales, en emisiones de radio, en medios sociales o en cenas entre amigos y familias. Esos espacios públicos y privados fueron enriquecidos por el diálogo.

Esta vez, la preocupación no era si los ‘Guerreros de Golden State’ ganarían otro campeonato de baloncesto, sino si ese guerrero indígena muerto, pintado en un mural, debía borrarse, porque su muerte despertó recuerdos dolorosos entre sus descendientes. Las imágenes de personas negras obligadas a realizar trabajos forzados también fueron representadas en el mural, lo que aumenta el dolor percibido.

El punto central de discusión involucró un mural que aún se encuentra en las paredes de la escuela secundaria George Washington, en San Francisco. No por mucho tiempo, si se lleva a cabo la decisión unánime (por parte de la Junta de Educación) de borrarlo o cubrirlo.

Pintado por el inmigrante ruso Víctor Arnautoff (“un miembro con tarjeta del Partido Comunista”, ¿una descripción que tal vez lo califica como más duro que un comunista sin tarjeta), el mural fue pintado como parte del Works Progress Administration Federal Art Project, un programa del New Deal de los años 1930 y 40.

Participé en algunas de las discusiones, principalmente en espacios privados y vi cómo algunos de mis amigos de Facebook participaron en discusiones acaloradas sobre el mural. En general, el nivel de discusión fue educado, aunque a veces con sarcasmo, discriminación por edad, estereotipos o simplemente por ignorancia del interlocutor. Me encontré diciendo: “¿No se conocen estos dos?” No parecía ser el caso. A pesar de eso, disfruté de un lado a otro. Aunque no me gustó el hecho de que sus mentes parecían demasiado cerradas.

Tengo una opinión sobre el tema, pero mi principal interés en escribir esta columna es abogar por una discusión más abierta y franca sobre temas difíciles entre todos nosotros. Cuando digo todos, lo digo en serio, todos en nuestra comunidad, en particular el corredor Cultural Latino de la Calle 24, aunque también necesitamos discutir esos temas a niveles más amplios, nacional e internacionalmente.

Después de todo, en este momento la mayoría no piensa mucho en la capacidad de los EEUU para pensar críticamente, considerando el hecho de que la ‘democracia’ en que vivimos probable reelija la antítesis del pensamiento crítico. De hecho, muchos dirían: “los EEUU merecen el líder que tienen”. ¿Es eso cierto?

En contra de esa decepcionante evaluación de nuestra visión, tenemos que trabajar y demostrar que está mal. Necesitamos desarrollar la conciencia a través de la promoción del pensamiento crítico. Lamentablemente, los lugares en los que esperaría encontrar discusiones intelectuales abiertas y acaloradas, ya sean escuelas secundarias, juntas de educación o universidades, a veces parecen desinteresadas. Evitar esas discusiones es la norma.

Un par de veces en mi larga carrera como docente o director de teatro a nivel universitario, algunos miembros de la audiencia, estudiantes o profesores, cuestionaron mis elecciones directivas, lo que involucró lágrimas. Supe que algunos estudiantes habían ido a ver a su maestro (una colega) y le preguntaron: “¿Por qué pasa eso? Qué significa? ¡Esos personajes son hirientes!”

Habría sido una maravillosa oportunidad para invitarme, el director de esa producción ‘hiriente’, para hablar sobre la obra en un aula. No sucedió. En cambio,  el colega que presenció el llanto de los estudiantes ofendidos escribió “una carta abierta”. La carta abierta rechazó la producción, diciendo que no debería haber sido producida, que “no representó al Departamento”. Escribí una respuesta, invitando a mi colega a una discusión abierta, donde pudiéramos debatir el tema. Nunca recibí una respuesta. El colega no estaba interesada en dialogar.

Los estudiantes que lloraban, que necesitaban aclaración y educación, perdieron la posibilidad de un intercambio de ideas acalorado e informativo. Hoy, todavía echo de menos la reunión que nunca sucedió. En el proceso de aprendizaje, a veces aparecerán lágrimas. La confusión, la ira, incluso el miedo, también pueden presentarse. ¡Sean bienvenidas esas reacciones!

En El mito de Sísifo, el filósofo francés Albert Camus expresa que “empezar a pensar  es comenzar a desmoronarse”. Provocados por nueva información, cuestionamos la validez de las certezas de larga data y podemos sentir que la tierra se mueve bajo nuestros pies, como dice la canción.

El proceso no será fácil, pero no dejemos de promover el pensamiento crítico. Nuestros estudiantes deben ser provocados e invitados a expresarse, incluso cuando parezca muy difícil. No nos censuremos más de lo que ya lo hacemos ante la actual mediocridad a cargo.

Termino con esta cita muy apropiada:

“Los sentimientos de dolor y ofensa son una tremenda fuerza política. Esta fuerza se puede usar de manera destructiva para pintar las realidades del pasado, y obtener una dudosa victoria simbólica que hace poco para abordar las quejas más profundas del racismo y la discriminación, o constructivamente para ofrecer nuevas perspectivas críticas y quizás incluso cambiar la forma en que vivimos. En esto, el arte no es el problema; es un aliado.”

—Svetlana Mintcheva, directora de programas de la Coalición Nacional contra la Censura.

Story by: Carlos Barón