Now Reading
Tras reapertura, los latinx representan el 61 por ciento de los nuevos casos COVID-19

La transparencia sobre la pandemia COVID-19 entre la comunidad latinx sigue siendo mal informado por la Ciudad. Después de nuestra insistencia, ayer se difundió un nuevo conjunto de datos sobre casos confirmados de  este virus atendiendo a la raza y etnia, mismos que fueron difundidos a través del sitio web Data SF Gov. Sin duda, no fuimos los únicos que presionamos para que esta información se hiciera pública, pero ahora que lo es, urge informar los hallazgos sobre el impacto desproporcionado y continuo del virus entre la comunidad latina de San Francisco.

Esta población representa la mitad (49.3%) de todos los casos confirmados de COVID-19. Una estadística alarmante ya que representa el 15% de la población de la Ciudad. Ningún otro grupo demográfico por raza o etnia se ha visto tan desproporcionadamente afectado, excepto la asiática que ha sufrido casi la mitad de todas las muertes, 20 de 43.

La imagen impactante para la comunidad de latinx se agudiza cuando miramos los datos reportados del 9 de mayo al 9 de junio mostrando a esta población con el 61% del total de nuevos casos en el último mes. Solo en ese periodo se agregaron 512 casos nuevos entre esta población. En una imagen más amplia, estos nuevos casos representan el 36% del total de 1,414 casos confirmados en la misma población.

Los datos sugieren que el pico de la primera ola de la epidemia en San Francisco ocurrió en abril, un mes en el que la población de latinx vio 620 nuevos casos confirmados; un número casi doble al registrado en la comunidad el mes anterior. Esta era una situación que ningún otro grupo demográfico estaba experimentando, sin embargo, estos datos no estaban disponibles fácilmente, ni hubo esfuerzos especiales de divulgación para explicar la situación en desarrollo a la comunidad vulnerable de latinx de San Francisco, especialmente a nuestros indocumentados y de habla hispana.

A fines de mayo, la alcaldesa London Breed anunció una reapertura ampliada de servicios y negocios en la ciudad a partir de junio. El Oficial de Salud emitió simultáneamente una orden indefinida de confinamiento y el uso requerido de cubrebocas. El problema es que, si bien la curva epidemiológica puede estar experimentando una recesión general, el riesgo de que una segunda ola golpee a la comunidad latina de San Francisco sigue siendo muy alto a medida que la Ciudad entra en una próxima etapa de reapertura.

Anteriormente, El Tecolote informó en el artículo “Esenciales, enfermos y marginados: los latinxs representan la mitad de contagios por COVID-19 en la Ciudad” (publicado el 4 de junio) sobre las condiciones económicas y sociales estructurales que aumentaron la vulnerabilidad de la comunidad latinx en la ciudad y el área de la bahía a los impactos de la enfermedad cuando ocurrió el brote. Estas condiciones siguen siendo las mismas, lo que significa que las personas latinx en la ciudad, especialmente los indocumentados, continúan careciendo de ingresos para llegar a fin de mes. Los trabajadores de latinx continúan estando desproporcionadamente expuestos a la enfermedad como trabajadores esenciales o trabajadores demasiado vulnerables económicamente para quedarse en casa. Se ven obligados por necesidad económica a seguir actuando como el principal vector de transmisión de virus en San Francisco, a su vez llevándolo a sus familias.

Los primeros hallazgos del esfuerzo de prueba Unidos en Salud que se llevó a cabo en un tramo censal del Distrito de la Misión a fines de abril se anunciaron a principios de mayo, lo que demuestra que los latinos representaron el 95 por ciento de los casos positivos, con 90 por ciento de los que dieron positivo estando en necesidad de trabajar. Después de estos hallazgos, el Departamento de Salud Pública (DPH) amplió el acceso a  las pruebas para detectar el Covid-19 en los sitios de prueba de la ciudad para los trabajadores esenciales asintomáticos, ya que los trabajadores esenciales que antes se sentían enfermos pero no desesperadamente enfermos habían sido rechazados. Más recientemente, el 2 de junio, el DPH reconoció que “ la fusión de datos indica que las poblaciones que experimentan opresión estructural soportan una carga desproporcionada de enfermedad y muerte por COVID-19, con una mayor prevalencia de comorbilidades predisponentes y son más propensas a experimentar condiciones que pueden facilitar la propagación de la infección”. Dicho departamento luego amplió su definición de poblaciones vulnerables para incluir a “personas que experimentan marginación, inequidad sistémica y de salud”.

Si bien algunas medidas de la ciudad, como una extensión a la moratoria al desalojo durante la pandemia recientemente aprobada por la Junta de Supervisores, apoyan a todos en San Francisco, muchos en nuestra población indocumentada Latinx no creen que estos beneficios sean para ellos, precisamente porque entienden demasiado bien cómo operan las desigualdades estructurales. Se necesita hacer más para apoyar a la comunidad de Latinx en la ciudad y ayudar a que estas familias dejen de asumir riesgos o cargas desproporcionadas al reunir los ingresos requeridos para cubrir el alquiler y los servicios públicos.

En un informe de seguimiento publicado en línea, El Tecolote dio a conocer los testimonios de seis trabajadores esenciales que enfermaron del COVID-19. Estamos escuchando a las personas de nuestra comunidad y, al igual que en informes anteriores, concluimos con las siguientes recomendaciones para disminuir la carga de este virus sobre la población de latinx y otros grupos vulnerables, tanto documentados o no, se debe:

Garantizar ingresos que incluyen salarios dignos, licencia por enfermedad remunerada y ampliada, y condiciones de trabajo seguras;

Ofrecer pruebas gratuitas y atención médica gratuita, facilitadas por metodologías culturalmente apropiadas y campañas de divulgación; y

Garantizar vivienda estable mediante la cancelación de alquileres, hipotecas y pagos de servicios públicos y pagos atrasados, además de mantener una moratoria al desalojo.

No hemos visto ninguna respuesta efectiva de la Ciudad dirigida a satisfacer las necesidades de la comunidad de latinx durante esta pandemia. La creciente desigualdad de ingresos y los temores de desalojo afectan a los nuestros con mayor fuerza por la enfermedad. En este momento, los más vulnerables entre nosotros están posicionados como la población vulnerable más desechable de esta pandemia. ¿Por qué la alcaldesa Breed y nuestra Junta de Supervisores no abordan la situación única y creciente de la comunidad de latinx? 

Story by:

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.