Now Reading
El Movimiento de los Niños busca un mejor futuro para los chicos de California
Un grupo de niños participan de los cuentacuentos en Acción Latina el 27 de junio de 2017. Foto: Mabel Jiménez

Si le preguntas a un padre, a un profesor o incluso a un estudiante universitario como yo, crear un mundo mejor para los niños es una prioridad. Sin embargo, si ese es el caso, ¿por qué un estudio reciente clasificó a California en el puesto 36 entre 50 estados en materia de bienestar infantil? Si ser ‘pro-niños es realmente una prioridad, entonces deben recibir apoyo en todos los sectores para que cada uno viva una niñez segura, feliz y saludable.

Si bien California es aplaudido continuamente por su agenda progresiva, el estado se queda atrás en una serie de medidas importantes que impactan a los niños en todas las fases de la vida. Es una entidad hogar de aproximadamente 9.1 millones de niños, casi la mitad de ellos provienen de familias inmigrantes y 1.3 millones son estudiantes de inglés. Los datos demográficos muestran que muchos necesitan apoyo: el 43 por ciento de los niños tiene bajos ingresos, el 20 por ciento vive en la pobreza y el 21 por ciento tiene inseguridad alimentaria, lo que significa que carece de acceso confiable a una cantidad suficiente de alimentos nutritivos y asequibles. Estas impactantes estadísticas lanzan la pregunta: si California tiene la economía más sólida de los EEUU, ¿por qué muchos de sus hijos carecen de los recursos que necesitan para prosperar? La realidad es que si bien la mayoría de las personas se preocupa por los niños, la política pública no refleja esos valores. ¿Por qué? Debido a que los niños no han tenido la base sólida de apoyo, necesitan ser priorizados en las políticas públicas.

El Movimiento de los Niños espera resolver este problema creando una red que conecte a más de 2,800 organizaciones y pequeñas empresas en todo el estado con los temas de políticas actuales, y brindándoles formas de abogar por sus comunidades, como nuestras campañas de cartas enviadas directamente a políticos en Sacramento. Los miembros actuales del movimiento van desde los clubes locales de niños y niñas hasta los centros de derechos de los inmigrantes. Y si bien estos grupos diversos pueden tener agendas muy diferentes, pueden unirse en un tema crucial: los niños.

Un ejemplo es el tema de los programas de visitas domiciliarias. Sabemos que proporcionar recursos y apoyo a los padres, especialmente durante el embarazo y en los primeros años de la vida de un niño, puede ser particularmente fundamental para la salud física y emocional de un niño a largo plazo. Basado en la evidencia los programas voluntarios de visitas domiciliarias han demostrado ser efectivos, en la mejora de las prácticas de crianza, la reducción del maltrato infantil, el aumento en la preparación para la escuela, la reducción de nacimientos de bajo peso y promoción de la autosuficiencia familiar. Esto es especialmente cierto para las familias latinas, que representan el 56.5 por ciento de los participantes en esas visitas domiciliarias.

California recibe una pequeña cantidad de fondos federales a través del programa de becas Maternal Infantil y Early Childhood Homevisting (MIECHV) para financiar visitas domiciliarias voluntarias para 2,400 familias al año, pero este número es muy inferior a los cientos de miles de madres y familias que podrían necesitar y beneficiarse de las visitas domiciliarias. Las principales características demográficas que reciben servicios de visitas domiciliarias son latinas, jóvenes y personas con nivel educativo inferior al universitario.

En un esfuerzo por apoyar a estas jóvenes madres y familias, el Movimiento de los Niños se unió para presentar una carta de promoción de una nueva iniciativa de CalWORKs Home Visiting financiada por el estado en mayo de 2018. Más de 490 miembros firmaron una carta en la que se describe la necesidad de expandir los programas de visitas domiciliarias y las razones por las cuales la iniciativa debería ser permanente, en lugar de un piloto limitado a los padres primerizos, como lo había propuesto el gobernador Jerry Brown. El poder del Movimiento de los Niños ayudó a hacer realidad la iniciativa propuesta.

En julio de este año, Brown firmó el presupuesto estatal 2018-2019, que creó e hizo permanente la Iniciativa de Visitas al Hogar de CalWORKs. Esta nueva financiación es un paso monumental en la dirección correcta en términos de proporcionar recursos a los padres más vulnerables económicamente en California. Sin embargo, dado el pequeño número de familias que actualmente reciben servicios de visitas domiciliarias, está claro que todavía hay mucho trabajo por hacer para ampliar estos programas y aumentar la equidad en el estado.

El Movimiento de los Niños nos muestra lo que significa ser pro-niño. Nos muestra grupos comunitarios, empresas, organizaciones sin fines de lucro, centros educativos y grupos de salud que desean que los niños tengan prioridad en Sacramento. Nos muestra que cuando el bienestar de los niños está en debate, salimos de nuestras posiciones aisladas y nos unimos como una sola voz en apoyo de ellos.

No todos los días nos involucramos, y la promoción es crucial para un niño que carece de recursos. Instamos a sus grupos a registrarse en el Movimiento de los Niños en childrennow.org/themovement/. Debemos recordar que nuestras voces son la herramienta más poderosa en la lucha por los derechos y la distribución equitativa de los recursos para nuestros niños, nuestras familias y nuestras comunidades.

Story by: Marlene Sanchez y Lucy Schaefer, Movimiento de los Niños