Now Reading
Arte callejero y la lucha por resistir la gentrificación en Puerto Rico

Arte callejero y la lucha por resistir la gentrificación en Puerto Rico

En Santurce, Puerto Rico, el arte callejero trepa por las paredes del barrio llamando la atención de quienes frecuentan el barrio. Para un turista que visita la calle Loiza en busca de un café de moda, los mensajes en el arte pueden pasar desapercibidos ya que se convierten en meros telones de fondo para publicaciones en las redes sociales.

A favor de la visibilidad, un colectivo de mujeres con sede en Santurce, Colectivo Morivivi, utiliza la memoria y la imaginación en sus murales para resistir una narrativa colonial impuesta por la junta de supervisión y las recientes leyes fiscales que promueven la gentrificación y el desplazamiento masivo de boricuas.

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Las educadoras de arte comunitario y cofundadoras del Colectivo Morivivi, Sharon ‘Chachi’ González Colón y Raysa Raquel Rodríguez García, explican la evolución del colectivo, que surgió de la educación de su estudio de arte y se transformó en un equipo centrado en la comunidad.

“Después de nuestro primer mural, nos dimos cuenta de lo poderoso que era hacer murales en lugar de arte de estudio”, dice Chachi. «Cuando pintas murales, estás pintando al aire libre y la gente pasa y te hace preguntas, dándote sus interpretaciones».

Animadas por la respuesta a su primer mural público, las dos se dieron cuenta de su llamado y comenzaron a crear talleres inclusivos y proyectos de murales comunitarios.

Detalle del mural del Colectivo Morivivi titulado “Ellos se van con el éxodo aunque no se quieren ir”, ubicado en Springfield, Massachusetts.Courtesy: Colectivo Morivivi
advertisment

“Es una forma de hacer que el arte sea más accesible y romper el ciclo de elitismo que existe en la comunidad artística, y una forma de hacer que la gente reconozca que hay arte hermoso sucediendo dentro de nuestra comunidad y que debe ser visible”, dice Chachi.

Sin la dedicación de individuos como Chachi y Raysa, la memoria colectiva de Puerto Rico está en riesgo a medida que la población de nativos disminuye debido a las medidas de austeridad que siembran la gentrificación y el desplazamiento.

Después del huracán María de 2017, la población de Puerto Rico disminuyó en un 11.8 por ciento, según el Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College. Sometidos a un apagón prolongado, la grotesca mala gestión de la ayuda de FEMA y el severo abandono por parte de la administración Trump, los puertorriqueños escaparon a los EEUU como refugiados climáticos en busca de consuelo de la devastación.

Pintado tras el paso de María, la pieza compuesta por dos partes del Colectivo Morivivi, ‘Ellos se van con el éxodo aunque no se quieren ir’, reside en Springfield, Massachusetts, como dos murales que conversan entre sí.

En el primer mural, cuatro niñas miran al cielo a un avión invisible que ha tomado vuelo a los EEUU. Remolinándose en la espuma del océano se lee el mensaje: «Ellos se van con el éxodo aunque no se quieren ir».

El mensaje, aunque breve, revela un ajuste de cuentas trágico. El huracán María obligó a tomar la decisión de marcharse, como medio de supervivencia, a miles de personas que deseaban permanecer en su tierra natal.

En el agua, una niña parada con un espejo frente a ella, en el cual se observan los eventos del 1 de mayo de 2018, el día en que maestros, estudiantes y gente de la clase trabajadora protestaron contra las medidas de austeridad de la junta de supervisión impuesta por los EEUU, que impulsó los aumentos de matrícula, el cierre de escuelas públicas y recortes de pensiones.

“La gente estaba muy enojada por toda la situación que estábamos sufriendo debido al huracán y todo el desorden”, dice Chachi. “No teníamos comida, electricidad ni nada. Luchábamos por necesidades básicas que son esenciales y el gobierno en ese momento fue muy represivo y esa manifestación fue muy dura para nosotros”.

Detalle del mural del Colectivo Morivivi titulado “Ellos se van con el éxodo aunque no se quieren ir”, ubicado en Springfield, Massachusetts. Courtesy: Colectivo Morivivi

Según Chachi, la policía respondió a las protestas con brutalidad, tomando represalias con gas lacrimógeno y gas pimienta.

En el segundo mural, una mujer y su hijo llegan a su nuevo hogar en los EEUU. Desde su ventana, una línea de ropa cuelga con un volante que dice «promesa».

“Puedes ver a una madre y una hija leyendo una carta y la hija está cuidando a unos amigos en la casa”, dice Chachi. «Es como si la niña se estuviera ocupando de su futuro y la madre recordara su pasado y aceptara el nuevo lugar».

El diálogo entre estos dos murales confronta a los espectadores con la realidad de los puertorriqueños que huyeron hacia este país como refugiados climáticos. Para miles, la práctica de la aceptación es un camino a seguir, aunque existe oposición a su deseo de regresar a casa. Para aquellos que regresan, el hogar puede verse muy diferente.

Desde la aprobación de la Ley 20 y 22 en 2012 (en 2019, las Leyes 20 y 22 se consolidaron en la nueva Ley 60), hordas de desarrolladores inmobiliarios, inversores en criptomonedas e influencers han acudido en masa a la isla. La Ley 20 reduce la tasa de impuestos corporativos para las empresas que pagan el 21 por ciento en los estados hasta el 4 por ciento, mientras que ofrece una exención total de impuestos sobre todos los dividendos. La Ley 22 permite que las personas paguen impuestos sobre las ganancias de capital del 0 por ciento en comparación con los impuestos sobre las ganancias de capital del 37 por ciento de los estados.

See Also

Aunque se anuncia como la respuesta a la economía en apuros de Puerto Rico, economistas señalan sus caídas, como Raúl Santiago-Bartolomei Bartolomei, del Center for a New Economy, que estudia la gentrificación en Puerto Rico, y quien explica en términos sencillos cómo los incentivos fiscales impulsan la gentrificación y exacerban drásticamente la segregación racial y la segregación de la riqueza.

Quienes viven en San Juan, Vieques, Isabella, Rincón y Aguadilla han visto la expulsión de sus vecinos debido a los incentivos fiscales que conducen a aumentos de precios y aceleran la realidad inminente: Puerto Rico ya no es un lugar habitable para los puertorriqueños.

Para agravar la preocupación por el desplazamiento que se produce como resultado de la gentrificación, Bartolomei destaca cómo el estudio popularmente citado sobre los beneficios de los incentivos fiscales y el alarde de creación de empleo es de naturaleza cuestionable, ya que fue proporcionado por quienes se beneficiaron de las exenciones fiscales. Ellos mismos y la información no está disponible para el público.

“Con este tipo de estudio, siempre es importante tener acceso a los datos para poder replicar ese análisis y verificar que se hizo bien”, dijo Bartolomei a la periodista Bianca Graulau. «Si no hay forma de replicar ese análisis, entonces tenemos que tomar en fe los hallazgos de cualquier estudio encargado por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC)».

Esta fe viene en breve cambio ya que el pueblo puertorriqueño ha sufrido debido a la corrupción de su propio gobierno, más recientemente el derrocamiento en 2019 del ex gobernador Ricardo Rosello, y la explotación del gobierno de los EEUU que supervisa todas las políticas públicas a través de la junta de supervisión.

“Es en estos últimos años de paraísos fiscales e incentivos inaccesibles para los nativos que han fortalecido y mantenido el colonialismo”, dijo a la revista Time Alexandra-Marie Figueroa Miranda de Taller Salud, una organización feminista en Puerto Rico.

Figueroa Miranda continúa diciendo cómo las leyes tributarias fueron “elaboradas a puerta cerrada para hacer de Puerto Rico un paraíso para quienes irrumpen y pueden pagarlo, pero una sentencia de por vida para quienes intentamos aferrarnos a lo que nos queda de nuestro país».

La imagen de la cadena perpetua bajo el colonialismo se medita en la pieza del Colectivo Morivivi, «El colonialismo es un huracán». En la pieza, un huracán, antropomorfizado como una mujer, sopla vientos sobre los puertorriqueños que flotan sobre la bandera de la resistencia puertorriqueña.

“Lleva la misma corona que lleva la Estatua de la Libertad”, dice Chachi. “Para representar el colonialismo mirándonos en todo momento”.

El Tecolote is 51 years strong this month!

X