advertisment advertisment
Now Reading
Al paso arrasador de la pandemia, los negocios latinos continúan batallando

Al paso arrasador de la pandemia, los negocios latinos continúan batallando

Si bien puede parecer que el comercio ha vuelto a la normalidad en San Francisco, con la apertura de las tiendas y el servicio al interior de los restaurantes, algunos de los negocios de propiedad latina en la Misión continúan teniendo dificultades desde el cierre del pasado marzo de 2020.

«Financieramente ha sido terrible, la mayoría de mi clientela se ha ido. Vivo de mis ahorros», dijo Einstein Paredes, propietario y único empleado de Latin American Barbershop, ubicado en el corredor comercial de la calle 24. «Todo lo que hago es pagar cuentas».

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Paredes gastó $40 mil en la reapertura de su barbería en marzo de 2021, y ha trabajado como peluquero en otras tiendas durante años. Comparado con el 2019, Paredes atiende a un 75 por ciento menos clientes, de 100 clientes por semana a aproximadamente 25. Muchos de sus antiguos clientes se han mudado a diferentes vecindarios o fuera de la ciudad, y ahora Paredes apenas cubre los gastos de los rótulos, los productos para el cabello y el alquiler. Paredes incluso designó recientemente su negocio como una Sociedad de Responsabilidad Limitada para evitar la ruina financiera en caso que su negocio se hunda.

«Tuve un cliente que se mudó al distrito de la Marina, no creo que vaya a venir a la Misión a cortarse el pelo, lo va a hacer en otro lugar, los cortes de pelo están a diez centavos por docena ahora», dijo Paredes.

Paredes no es el único que tiene menos clientes debido a la COVID-19. Francisco De La Torre, propietario de Regalito Rosticería en la calle 18, dijo que la administración de su restaurante sigue siendo difícil debido al requisito obligatorio de que los asientos estén físicamente distanciados. Incluso con el servicio al aire libre en parklets, el número de asientos se ha reducido a un tercio, una gran desventaja para una industria que operaba con márgenes muy estrechos incluso antes de la pandemia.

“Ha cambiado el 90 por ciento de los negocios. Económicamente no hay negocio, o casi nada. Nos va a tomar un tiempo volver a la normalidad», dijo De La Torre. «La capacidad adentro solía ser 50, ahora la hemos convertido en 20 personas adentro, y tenemos un patio afuera. Tengo 12 asientos [allí] ahora mismo».

Enfrentados a las graves dificultades financieras durante los días más difíciles de la pandemia, muchos propietarios de negocios en la Misión buscaron ayuda financiera, pero algunos se enfrentaron a obstáculos para obtener este alivio monetario, entre ellos las barreras del idioma y lidiar con el arrastre burocrático que existen en la Administración de Pequeñas Empresas SBA, (por sus siglas en ingles)  durante la entrega de becas del Programa de Protección de Nómina.

advertisment

Ariel Balam, propietario del restaurante maya Mi Yucatán en la calle Misión, enfrentó grandes barreras para obtener ayuda financiera tanto a nivel local como federal, y necesitó ayuda durante el proceso de solicitud debido a sus limitadas habilidades en inglés.

Balam obtuvo una subvención de $15 mil después de presentar una solicitud seis veces, pero no pudo obtener un préstamo PPP (Paycheck Protection Program, también por sus siglas en inglés) debido a las demoras de la SBA en el procesamiento de su solicitud. A pesar de ser elegible para un préstamo de $130 mil, que sería dispensado, Balam no vio un centavo, ya que el programa se había quedado sin fondos cuando al fin revisaron su solicitud. Aún no ha recibido actualizaciones sobre su aplicación, y cuando intenta iniciar sesión para revisar su aplicación, no aparece nada.

Erick Argüello, presidente de la junta de Calle 24, ha ayudado a solicitar beneficios durante la pandemia en nombre de pequeñas empresas ubicadas en esta zona y el área comprendida entre las calles 22 y César Chávez. Argüello dijo que muchos propietarios de negocios en el Distrito Cultural Latino fundamentalmente no confían en el gobierno y otras instituciones grandes como los bancos, lo que les ha dificultado calificar y conseguir asistencia financiera.

“Es dinero en efectivo, debajo de la mesa, y muchas veces con estos préstamos, todo debe estar documentado. Es así como, ‘¿Me van a cerrar porque le pago a mis empleados en efectivo?’”, dijo Argüello. “También es la idea de que el gobierno es muy grande… vienen de países donde el gobierno no les ha ayudado, por eso llegan aquí desconfiando de este gobierno, especialmente durante la presidencia de Donald Trump y la retórica antiinmigrante. Todo se suma a la idea de ‘mantén la cabeza baja, trabaja duro, no te vean y trata de sobrevivir'».

A esas luchas que enfrentan los negocios se añade la inflación generalizada que ha elevado el costo para estos, haciendo que todo, desde el gel para el cabello hasta la comida, sea más caro, y los propietarios de las empresas tengan que transferir ese costo a los clientes. En Mi Yucatán, los precios de los platillos populares como Poc Chuc y Panucho han aumentado de $3.50 y $15 a $5.50 y $18 respectivamente, lo que ha frustrado a algunos de sus clientes.

See Also

“Mucha gente que viene al restaurante piensa que nos estamos aprovechando de ellos, pero no es así, solo estamos tratando de llegar a fin de mes. Es como si compráramos carne a $30 la libra y luego tratáramos de obtener ganancias con eso”, explicó Balam.

Incluso cuando las empresas intentan sobrevivir a los impactos continuos del COVID-19, la nueva variante Omicron ha generado preocupaciones de un posible segundo cierre entre algunos de los propietarios de negocios de la Misión, una amenaza existencial para aquellos que ya están al borde del cierre.

“Están diciendo que no se preocupen por [Omicron], pero a mí me preocupa… pero aunque la ciudad o el estado nos cierren, tendremos que decidir cruzar ese puente cuando lleguemos a él”, dijo Paredes.

La variante Omicron ha sido una señal preocupante para muchos respecto a si la pandemia durará mucho tiempo. A medida que los habitantes de San Francisco se adaptan a esta nueva normalidad, algunos propietarios de negocios se preguntan si la pandemia ha provocado que sus clientes cambien sus hábitos, y si los que pueden permitirse salir a comer o a cortarse el pelo continuarán trabajando de forma remota, y serán cada vez menos. Se teme que se enfoquen menos en salir a la comunidad para hacer compras o divertirse, y que comiencen a que todo se les entregue en la puerta de su casa o incluso separándose de la Misión por completo.

«La gente está en casa, muchos de mis clientes son técnicos, se están mudando o están esperando para volver a la oficina», dijo Paredes. “Creo que la gente está desconectada, en todos los sentidos. Hemos hecho el envío masivo de correos electrónicos, hemos llamado a nuestros clientes. Dos o tres de mis clientes se mudaron a Los Ángeles, es mejor, es genial y lo entiendo, ¿sabes? San Francisco está patas arriba, ven a las personas sin hogar, saben lo que está pasando en la ciudad y quieren irse. Lo entiendo».

El Tecolote turns 52 this August!

X