Now Reading
Activistas exigen a propietario cumplir promesa sobre vivienda accesible

Activistas exigen a propietario cumplir promesa sobre vivienda accesible

La gentrificación y la falta de comunicación entre los propietarios y los inquilinos, aunque son relativamente nuevos en el Distrito de la Misión, han llegado a un punto de ruptura en los últimos meses.

Subscribe to our newsletter for the latest news from El Tecolote
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las noticias más recientes de El Tecolote

* indicates required

Después de 67 años, la panadería La Victoria, cerró sus puertas; la icónica Galería de la Raza está a punto de ser desalojada tras un aumento del cien por ciento en su renta, y la lucha contra el polémico desarrollo ‘Monster in the Mission’ ubicado en el 1979 de la Calle Misión, sigue.

Ahora, el lote vacío en las calles 22 y Misión ha entrado en la contienda. Hawk Lou es el propietario del inmueble que una vez albergó un edificio comercial y residencial de tres pisos, antes de que se incendiara en 2015. El mes pasado, Lou propuso un desarrollo de viviendas de lujo de nueve pisos, para construir unidades de vivienda asequible para los inquilinos desplazados por el incendio de 2015, que se determinó fue culpa de la negligencia de Lou. La propuesta provocó una reunión de emergencia de defensores en la comunidad y personas de Nuestra Misión No Desalojo, la Coalición Plaza 16 y el Consejo del Distrito Cultural Latino de Calle 24.

“Dejamos en claro que… de venderlo a cualquier desarrollador, pelearíamos, pelearíamos y pelearíamos para asegurarnos de que ningún desarrollador venga aquí para desarrollar condominios de lujo”, dijo Roberto Hernández de Our Mission No Eviction.

Los organizadores de la comunidad realizaron una protesta en el negocio de la calle 24 de Lou, Low Cost Meat Market, el 10 de noviembre, presionándolo para que construya viviendas asequibles en el terreno baldío o venda la propiedad a una organización que lo hará.

Los gritos del “¡Boicot al Low Cost Market!”, se escucharon en la calle 24 cuando los manifestantes se reunieron para atacar la tienda. “Irá tan lejos como él quiera que llegue”, dijo Hernández. “Él necesita responsabilizarse”.

Durante la protesta, Hernández explicó cómo el incendio de cuatro alarmas fue el resultado de la negligencia de Lou en el mantenimiento del edificio. El inmueble no contaba con alarmas de incendio en función ni escapes. Después del incendio, Lou intentó vender el terreno vacío por casi $20 millones, como informó Mission Local. Pero él nunca vendió.

Muchos en el vecindario recuerdan el incendio mortal que mató a Mauricio Orellana e hirió a seis personas; desplazó a 57 residentes y 26 pequeñas empresas, incluido un mercado centroamericano y un Popeye’s.

Después del incendio, el alcalde Ed Lee visitó su negocio de venta de carne y convenció a Lou para que vendiera la propiedad a la ciudad. Hernández reveló que Lou posee diecinueve propiedades en el Área de la Bahía, un valor estimado acumulado de $15.3 millones, según registros públicos descubiertos por Mission Local.

El 8 de octubre, el arquitecto de Lou, Ian Birchall y Asociados, presentó planes de desarrollo en una solicitud de Evaluación de Proyecto Preliminar (PPA) con el Departamento de Planificación de San Francisco. El edificio de uso mixto incluirá 129 unidades. Solo 24 de ellos estarán por debajo de las unidades de precio de mercado disponibles, incluyendo 11 para residentes de muy bajos ingresos.

Aparentemente, estas unidades propuestas no son suficientes para recuperar a sus 57 inquilinos anteriores ni los 26 pequeños negocios. El proyecto también ofrece 29 estacionamientos, según el PPA.

Los manifestantes entregaron volantes de boicot a los transeúntes interesados ​​en la escena frente al 2918 de la Calle 24. Los manifestantes caminaron en círculo y sosteniendo carteles con consignas tales como ‘Boicot a Low Meat Market’ y ‘Lou Hawk No Tiene Palabra’. Algunas personas se abstuvieron de ingresar en el establecimiento al enterarse de las acciones de este propietario.

“Tenemos que seguir luchando por los que todavía están aquí, por los que ya no están”, dijo Vicky Castro, miembro del Consejo de Calle 24. “Solía ​​ir a esta carnicería cuando era niña. Realmente espero que regrese a la mesa”. Los autos que pasaban tocaron el claxon para apoyar al grupo manifestándose.

Arnoldo González es uno de los muchos espectadores que se detuvieron a escuchar los cantos. Trabaja en la librería St. Peter, al otro lado de la calle. “Solía ​​comprar aquí”, dijo y aseguró. “No voy a comprar más aquí”.

Christopher Cook, autor, periodista y residente de la Misión durante 25 años, también apoyó la protesta: “El vecindario está siendo completamente atacado por el capital, por las ganancias y la codicia, y está sin resolver”, dijo.

El 2 de noviembre, se llevó a cabo una conferencia de prensa frente al paisaje vacío en las calles 22 y Misión. La supervisora ​​Hillary Ronen apoyó las demandas de la oposición de viviendas asequibles para recuperar a los inquilinos que se quedaron sin hogar después del incendio.

See Also

“Siempre es bueno que nuestro supervisor trabaje con la comunidad para obtener los mejores resultados”, dijo Erick Arguello, fundador y presidente del Consejo Calle 24. “Tenemos presión de la comunidad y eso es lo que es importante en este momento. Para hacerle saber que la comunidad está decepcionada con él”.

Arguyo dijo que los abogados de la organización han tratado de hablar con Lou y sus abogados para resolver las crecientes tensiones entre el propietario y la comunidad.

La Agencia de Desarrollo Económico de la Misión (MEDA) ha hecho varias ofertas a Lou, pero él nunca respondió a su última oferta. Los organizadores temen que un mayor desarrollo desplace a la comunidad de la Misión.

“¿Por qué la gente está sin hogar hoy?”, cuestionó Roberto Hernández a través de un megáfono, “Están sin hogar porque las rentas son demasiado altas”, el mismo respondió.

Lou no respondió a las repetidas solicitudes de réplica de El Tecolote. Los trabajadores de su carnicería  también se negaron a comentar sobre su empleador.

En la protesta afuera de Low Cost Meats hubo un momento de silencio para la víctima, Mauricio Ollerano. Hernández dijo que el próximo paso es repartir folletos en iglesias y escuelas en el vecindario para crear mayor conciencia sobre el boicot. También continuarán las protestas frente a Low Cost Meats.

La protesta se cerró con cantos de “Sí se puede”.